Servicios en la 'nube'

IBM elige a Interxion, Data4 y NTT para lanzar su región ‘cloud’ en España

Espera que el 20% de su negocio provenga de países europeos.

Contratará a entre 60 y 80 personas en una primera fase

Alfred Escala, responsable del negocio Cloud de IBM SPGI.
Alfred Escala, responsable del negocio Cloud de IBM SPGI.

En 2023 IBM pondrá en marcha su región cloud en España. Y lo hará, como ya avanzó el pasado septiembre, con tres centros de procesamiento de datos que estarán conectados entre sí. Para avanzar en su objetivo, el gigante azul ha apostado por Interxion, Data4 y NTT, tres de los principales proveedores de centros de datos, para instalar su nube en el país. Según explica a CincoDías Alfred Escala, responsable del negocio Cloud de IBM SPGI (España, Portugal, Grecia e Israel), uno de los centros de la compañía se situará en el MAD4, el nuevo centro que Interxion está construyendo en la capital española y que inaugurará a finales de este año, y los otros dos estarán ubicados en uno de los centros que tiene Data4 en Alcobendas y en el datacenter que acaba de abrir el gigante japonés de las telecomunicaciones en el Parque Empresarial y Tecnológico Európolis, en Las Rozas. Ambos en la Comunidad de Madrid.

Los contratos en los tres casos son por cinco años renovables por otros cinco y ampliables hasta tres veces la capacidad ahora firmada. Robert Assink, director general de Interxion en España, explica que MAD4 fue elegido por IBM tras un proceso abierto a distintos proveedores. “MAD4 tendrá una capacidad total cuando esté totalmente construido de 30 MW de potencia eléctrica y una superficie de 35.000 m2. Ahora estamos construyendo 5 MW e IBM tiene contratados 1,5 MW, con opciones de dos ampliaciones. En cuanto a metros cuadrados de sala, han contratado 700, y ampliables también en 1.400 m2”.

La configuración de los otros dos centros es la misma, pues apuestan por un modelo simétrico, una configuración de red con idénticas características de tal forma que si se cae un centro los otros dos puedan asumir su carga, según detalla Escala, que precisa que la distancia mínima entre los centros de IBM en sus regiones cloud es de 20 kilómetros para minimizar el riesgo a fallos y una distancia máxima de 40 kilómetros para poder garantizar latencias inferiores a los 2 milisegundos. Con Interxion, la compañía ha firmado un doble contrato de alquiler a largo plazo, uno el del propio data center y otro el alquiler del punto de acceso a la red de telecomunicaciones.

Escala explica por qué han decidido abrir una región cloud en España. “IBM tiene 10 regiones cloud en el mundo, pero solo dos están en Europa, una en Alemania y otra en Inglaterra, y a raíz del Brexit se tomó la decisión de abrir una segunda región cloud en la UE. Y que se eligiera España para ello responde a varios factores. Entre ellos, que España es una región en la que el sector del datacenter está haciendo fuertes inversiones.

"Aunque se paró hace unos años, todos los operadores internacionales están mostrando interés en invertir en centros de datos en el país. Una prueba más de ello es que el fondo Thor Equities Group ha anunciado hace unas semanas una inversión de 600 millones en España para construir el que será el mayor centro de datos de España con 100 MW de capacidad. Además, España se está configurando como un hub de comunicaciones tanto con Europa, como con el norte de África y Latinoamérica, y después está la posición competitiva de IBM España, con una cuota de mercado muy significativa y mayor que en otros países de Europa en ciertas industrias estratégicas sobre las cuales pivotan nuestra oferta de cloud pública, como ocurre en servicios financieros y sector público”, continúa el directivo del gigante azul.

IBM no revela la inversión que va a hacer para lanzar su región cloud en España. Asegura, eso sí, que es “una de las más grandes que hacemos en Europa en los últimos años”. Assink sí señala que la inversión que hace Interxion es de entre 7.000 y 10.000 euros por Kw, “pero lo que pone el cliente, en este caso IBM, multiplica esa cifra por n veces. Y esa n puede ser 5, 10 o 100, según la tecnología que ponga”. “Contablemente, los contratos de alquiler con los proveedores de centros de datos los consideramos como capex”, dice Escala, que añade la importante inversión que hará su compañía en elementos de infraestructura (racs, servidores, discos…) y sistemas de networking para prestar el servicio.

El directivo de IBM explica que ya están contratando personal para la región cloud española y que en esta primera fase planean crear entre 60 y 80 empleos directos, una cifra que irán elevando según escalen el proyecto. También Interxion añadirá 10 personas adicionales a su plantilla en esta primera fase, aunque como recuerda Assink el negocio de los proveedores de centros de datos no es muy intensivo en mano de obra, pero sí en capital.

Obras del MAD4, de Intexion, en Madrid, donde estará uno de los centros de IBM.
Obras del MAD4, de Intexion, en Madrid, donde estará uno de los centros de IBM.

Escala no avanza la previsión de negocio que maneja IBM para cuando lance su nube en España, pero advierte que los servicios cloud están creciendo en torno a un 20-22% anual y que las previsiones apuntan a que el volumen de inversión y de gasto de las empresas en este tipo de servicios será mayor que en los servicios tradicionales a partir de este año. “La forma en que las empresas contratan y consumen servicios de TI está cambiando hacia tecnologías cloud, por lo que la región cloud es una apuesta estratégica para nosotros”. El director de Interxion da otro dato que confirma esta tendencia: “Solo este año fiscal, mi compañía va a invertir más de 1.000 millones de euros en ampliaciones de centros de datos y una gran parte de esas inversiones ya tiene demanda para servir”.

La región cloud española de IBM tendrá a CaixaBank como su primer cliente. La entidad financiera adoptará IBM Cloud for Financial Services para avanzar en su transformación digital. Escala reconoce que la región se enfoca al mercado empresarial, y especialmente al sector financiero, donde esperan poder anunciar más clientes en poco tiempo. La compañía espera que el 20% del negocio de su nueva región cloud proceda de otros mercados europeos y el 80% de los países que gestiona la filial, que engloba España, Portugal, Grecia e Israel. Y de ese 80%, casi el 40% corresponderá al sector financiero. Un porcentaje que esperan baje con el tiempo a un 15%. IBM espera diversificar hacia otras industrias como las del retail o las utilities de la mano de socios como SAP.

IBM sabe que ahora comienza una dura batalla por el cliente en España, pues sus más directos rivales (Amazon Web Services, Microsoft, Google y Oracle) también van a poner en marcha, con diferencia de meses, sus propias regiones cloud. Pero Escala defiende que tienen una estrategia “bastante diferencial”. Destaca la seguridad. “Todo lo que es el mundo del mainframe, de la criptografía, de la seguridad, lo hemos trasladado a nuestras soluciones en la nube. Por ejemplo, en lo que respecta a la tecnología Confidential Computing, hemos ido más allá de otros hiperescalares y somos el único proveedor que encripta los datos en todo el ciclo de vida, utiliando tecnología Keep your own key, que permite al cliente quedarse con su clave de desencriptación, de manera que IBM no puede acceder a sus datos”.

El gigante tecnológico también apuesta por el concepto de cloud distribuido “para amortización de inversiones, por latencia o por protección de datos”. Con su solución Satellite, sus servicios cloud se pueden utilizar de forma local en casa del cliente o incluso en otros hiperescalares. “Tenemos acuerdos con Alibaba y estamos intentando cerrar acuerdos con otros proveedores de nube pública”. La compañía apuesta igualmente por la cloud híbrida, “pues aunque hay mucha evolución hacia la nube, las empresas todavía manejan entornos on premise (en sus servidores locales) y cuando hablan del cloud quieren un entorno multicloud”.

Normas
Entra en El País para participar