Inmobiliario

Interxion expande su negocio en España con su primer centro de datos en Barcelona

Abrirá en Sant Adrià una infraestructura en 2024 con 15 MW. Esta inversión se suma a un sector con fuerte crecimiento

'Data center' de Interxion.
'Data center' de Interxion.

Interxion, la división europea de centros de datos de la inmobiliaria estadounidense Digital Realty, sigue creciendo en España. Este operador desembarca en Barcelona con un proyecto para levantar su primera infraestructura en Cataluña, según confirman fuentes de la empresa a Cinco Días. Se sumará a los tres centros que ya opera en Madrid y a otro macrocentro que actualmente construye en la capital. Esta operación viene a reafirmar el elevado interés de inmobiliarias y operadores en seguir desarrollando en el país este tipo de puntos neurálgicos para soportar la creciente actividad en la nube de compañías de telecomunicaciones y tecnológicas.

La matriz Digital Realty publicó en sus cuentas a finales de abril que ha comprado por 11,4 millones de euros un terreno en Barcelona de casi 10.000 metros cuadrados, radicado en la colindante ciudad de Sant Adrià de Besòs. Interxion, que no ha desvelado el montante de la inversión prevista para su infraestructura en la Ciudad Condal, espera iniciar este año las obras y tenerla lista en 2024.

El data center de Barcelona, llamado BCN1, tendrá una capacidad para albergar 15 megavatios (MW) de potencia instalada. La compañía de origen holandés ya cuenta con tres centros en Madrid, todos en la zona de Julián Camarillo (al este de la ciudad), con una capacidad conjunta de 12MW. En esa misma área levanta actualmente un macrocentro, de capacidad máxima de 30 MW, que prevé esté operativo en el último trimestre de este año tras invertir 230 millones de euros. Este centro tiene 35.000 metros cuadrados (cinco veces más que el anterior, el MAD3, y es el mayor de la región). Robert Assink, director general de Interxion en España, asegura que siguen buscando parcelas en ese barrio madrileño para garantizar el crecimiento futuro. Desde su llegada a España en 2000, la empresa ha invertido en Madrid 321 millones (12 millones en MAD1, 35 en MAD2, 44 en MAD3 y los 230 millones del MAD4).

Mercado desatendido

Desde Interxion se explica que el futuro campus de Barcelona estará situado “en un punto de intersección clave” a lo largo de la autopista global de internet, conectando América, África y Medio Oriente y Asia. De esta forma, la empresa busca reforzarse en la región del Mediterráneo, donde ya cuenta con presencia en Marsella, Atenas y Zagreb. Barcelona “es un mercado de centros de datos desatendido”, según la compañía, y está emergiendo como un importante punto, que complementa el de Marsella.

“Nuestro centro de datos y conectividad BCN1 fortalece aún más la posición de España como el principal centro digital del sur de Europa”, dice Assink. Con este campus, la firma espera que los clientes de Interxion en España puedan llegar a casi el 90% de las poblaciones de la Península Ibérica y del sur de Francia dentro de una latencia de 4 milisegundos, una velocidad de respuesta necesaria para una economía cada vez más digital.

Interxion es uno de los operadores clave en el mercado español de centros de datos. Un negocio en ebullición. Recientemente, la socimi Merlin Properties anunció un plan de casi 600 millones de euros para construir una capacidad de 70 MW en la península. Es la primera de las inmobiliarias tradicionales que buscan entrar en este sector y ha comenzado con proyectos en Madrid, Barcelona, Bilbao y Lisboa. Existen otras compañías con relevantes iniciativas en marcha como Equinix, Nabiax, Data4, Cyrus One y X Data.

Desde 2019, Interxion, con 107 centros en 13 países europeos, pertenece a Digital Realty. Este gigante estadounidense es un REIT, la figura fiscal similar a la socimi española, con una capitalización bursátil de más de 40.000 millones de dólares.

Un informe de marzo de Spain DC, la recién creada Asociación Española de Data Centers, revisó al alza las previsiones de inversión directa en nuevas instalaciones de este tipo, hasta los 6.837 millones, a los que se sumarán al menos otros 10.000 millones en inversión indirecta.

Un imán para los negocios digitales

La inversión de Interxion en Barcelona ayudará a desarrollar el ecosistema digital de Cataluña y podría animar a otras empresas a establecer allí nuevos centros de datos. Hasta ahora, Madrid ha acaparado la mayor parte de las inversiones en estas infraestructuras en España. Según destacó la presidenta de la Comunidad de Madrid Isabel Díaz Ayuso durante una visita a las obras del MAD4 de Interxion el pasado noviembre, “un barrio [de Madrid] como San Blas” concentra ya el 65% del tráfico de internet de toda España”, pues ahí se alojan los servidores de empresas como Netflix, Amazon, Facebook, Google y Disney. Y, como indicó Robert Assink en ese acto, “el mismo papel que tienen los aeropuertos para el turismo en España, lo tienen los centros de datos para la economía digital del país. Son un imán para los negocios digitales”.

Normas
Entra en El País para participar