La gran banca contiene la morosidad a la espera de un impacto por los créditos ICO

En el último año los bancos logran bajar la ratio de mora

EY estima un repunte de los impagos hasta el 4,6% para 2022

Morosidad banca pulsa en la foto

Los grandes bancos españoles encaran un trimestre decisivo para conocer el impacto de posibles impagos en sus carteras de crédito por la pandemia del Covid-19. Aunque el golpe del virus a la economía se produjo hace prácticamente dos años, el balance de los bancos todavía no ha registrado un deterioro por los préstamos concedidos con el aval del Instituto de Crédito Oficial (ICO) debido a las medidas de alivio para empresas y autónomos (esencialmente las carencias de pago del principal del crédito).

Es decir, hasta ahora el grueso de los beneficiarios de estos créditos solo pagaban los intereses. Esta medida se puso en marcha con la intención de que en este tiempo recuperasen sus niveles de facturación y eso les permita cumplir con las obligaciones de pago de forma más cómoda.

Sin embargo, tanto las entidades como el Banco de España cuentan con un repunte de la morosidad a partir del segundo trimestre del año. Debido a la normalización de la actividad económica, las medidas de contención han ido cesando paulatinamente y se espera que la mayor parte de las carencias vigentes para los créditos avalados por el ICO venzan entre abril y junio. Será el momento de tomar el pulso a la capacidad de pago de las empresas.

Hasta ahora, la ratio de morosidad de los principales bancos se ha mantenido contenida e incluso, en algunos casos, ha evolucionado a la baja en el último año. En ese sentido, Bankinter es el banco del Ibex 35 con el nivel de morosidad más bajo, con un 2,2%, después de rebajar en 4 puntos básicos en el último trimestre. Le sigue CaixaBank, con un 3,5% y después de mantenerse prácticamente estable durante los últimos 12 meses. Sabadell se mantiene en un nivel similar (3,66%). Por su parte, BBVA España se ha mantenido en el 4,2% y Santander España, aunque cerró marzo de 2022 con una ratio del 4,47%, es el banco que más ha rebajado la morosidad en los últimos trimestres (130 puntos básicos respecto a diciembre de 2021 y 171 puntos básicos respecto a marzo de 2021). La morosidad media del sector se sitúa en el 4,31%, según los últimos datos del supervisor.

Deterioro manejable

En todo caso, aunque el sector se prepara para un repunte, se considera que será manejable. En 2020 la banca dotó provisiones milmillonarias para hacer frente a estos posibles deterioros y todavía no se han liberado por precaución.

La semana pasada, el Banco de España detalló que ya hay 3.000 millones en créditos con aval del ICO impagados (el 3,5%) y 17.900 millones que se encuentran en situación de vigilancia especial, lo que supone más del 20% del volumen concedido. Además, advirtió que 94.000 millones de euros, en torno al 8% del total de la deuda de empresas y hogares, están a un paso de considerarse morosos. En ese sentido, apunta la incertidumbre que arroja sobre la capacidad de pago la guerra en Ucrania y la alta inflación.

Según el informe 'EY European Bank Lending Forecast Spring' publicado ayer por la consultora y que analiza las previsiones de préstamos bancarios en la Eurozona, la tasa de morosidad en España será del 4,6% este año y del 4,5% el próximo, frente al 4,3% registrado en 2021. El documento pone de relieve que la morosidad en España ha empezado a aumentar en el crédito al consumo, alojamiento y restauración, y en préstamos sujetos a moratorias vencidas y garantías públicas.

La firma tiene una expectativa de que los préstamos hipotecarios sigan aumentando en 2022 y en 2023, con subidas del 0,5% y del 1,4%, respectivamente. También señala que es probable que los costes de los préstamos sean sensibles al cambio de política monetaria del BCE, "lo que podría endurecerse por la inflación".

Sobre el crédito al consumo, que cayó un 0,7% en 2020 y un 1,4% en 2021, prevé que vuelva a crecer un 1,5% en 2022.

Normas
Entra en El País para participar