Una aproximación a la brecha de género en las pymes españolas

Es necesario profundizar en las causas de los desequilibrios sectoriales en la remuneración

Una aproximación a la brecha de género en las pymes españolas
GETTY IMAGES

El compromiso de toda la sociedad en pro de la igualdad va produciendo efectos cada vez más visibles, y cada vez está más cerca la meta de que a las personas se les valore sin tener en cuenta su condición de hombre o de mujer. El número de mujeres que ocupan puestos en los niveles elevados de toma de decisiones públicas y privadas ha ido paulatinamente incrementándose de modo significativo. Así se puede visibilizar en los altos cargos de las Administraciones públicas y en los consejos de administración de las grandes empresas españolas. La reducción se encuentra plenamente justificada si contemplamos el dato de la formación académica: la mitad de las mujeres alcanza un título de grado universitario frente a solo un tercio de los hombres.

El Colegio de Registradores es especialmente sensible a los logros en materia de igualdad, quizá porque está al borde de la paridad, y en el ámbito de las decisiones, los puestos están mayoritariamente ocupados por mujeres. Por ello, desde el Registro Mercantil estamos estudiando la proporción de empleo femenino agrupada por ramas de actividad. Partiendo de las pymes, nos referimos en nuestro análisis a un universo de más del 98% de las unidades empresariales con estructura societaria de nuestro país. Los resultados, agrupados por ramas de actividad, muestran cómo, en algunos casos, difieren los salarios independientemente del nivel de cualificación que requieran y parecen sugerir nuevamente un cierto sesgo de género en la remuneración.

Entre los sectores de las pymes con mayor presencia laboral de mujeres, por encima del 60% del total, en las micro, pequeñas y medianas empresas, se encuentran: educación y actividades sanitarias y de servicios sociales. Aunque ambas ramas exigen normalmente un nivel cualificado, sus costes salariales se sitúan en la gama baja de las diversas ramas sectoriales analizadas. El coste salarial medio en las micro oscila entre los 17.800 euros en educación y los 20.200 euros en actividades sanitarias y servicios sociales, hasta llegar, en las medianas, a los 25.600 euros en actividad sanitarias y servicios sociales y a los 32.400 euros en educación. La situación inversa se produce en ramas tradicionalmente masculinas, es decir, con proporción de mujeres inferior al 20%, que, aunque exigen una cualificación mínima, como, por ejemplo, el transporte y almacenamiento, tienen costes salariales superiores, que oscilan entre los 27.400 euros para las micro y los 35.500 para las medianas.

Como ejemplo de igualdad, con presencia femenina entre el 50% y el 55% del empleo, se puede resaltar la rama financiera y de seguros, con el coste salarial medio más elevado de todos los sectores, oscilando desde los 33.000 euros de las micropymes hasta los 49.000 euros de las medianas.

Los datos se han comparado con cinco años de diferencia y se demuestra que son estructurales, es decir, que la proporción de mujeres y hombres se mantiene básicamente estable dentro de las diferentes ramas de actividad, lo que hace necesario profundizar en las causas de los desequilibrios sectoriales en la remuneración. Este es el desafío por la igualdad que nos presenta este 2022.

María Emilia Adán García, Decana del Colegio de Registradores de España.

 

Normas
Entra en El País para participar