Tavares (Stellantis) desmiente al Gobierno: “No hay conversaciones para fabricar baterías en España”

El consejero delegado del mayor productor de coches del país ha asegurado este martes que no ha hablado con nadie del Ejecutivo para levantar una gigafactoría

Industria afirmó en enero que sí se había comunicado con la automovilística

Carlos Tavares, consejero delegado de Stellantis.
Carlos Tavares, consejero delegado de Stellantis. Getty Images

El consejero delegado del grupo automovilístico Stellantis, Carlos Tavares, ha asegurado este martes en un encuentro con un reducido grupo de periodistas, que la compañía que dirige no ha hablado con nadie del Ejecutivo para levantar una planta de baterías en España. "No he hablado con ellos [con el Gobierno], aunque siempre estamos abiertos a cualquier discusión", ha afirmado el máximo dirigente de Stellantis, fabricante que en 2021 produjo poco más de 900.000 vehículos en España, varios de ellos modelos eléctricos (es la única automovilística que ensambla vehículos 100% eléctricos en todas la plantas que tiene en el país). Stellantis es el mayor productor de coches de España por delante del grupo Volkswagen.

"Seguro que es lógico [poner una planta en España], pero yo no discuto con los Gobiernos a través de los medios de comunicación. Si quieren hablar, que llamen a mi puerta y discutimos, no hay problema", ha añadido el directivo. De esta forma, el empresario desmiente al secretario general de Industria, Raül Blanco, quien en una declaraciones a El Mundo, había afirmado que sí había pedido a Stellantis que levantase una fábrica de baterías en España.

La empresa, de momento, está centrada en las tres gigafactorías que quiere levantar en Europa, que se instalarán en Italia, Alemania y Francia. "Esto va muy rápido, estamos abiertos a otras oportunidades", ha añadido.

Por otra parte, el directivo se ha mostrado preocupado por la lenta evolución del mercado de coches eléctricos, sobre todo en el sur de Europa, y ha planteado que sería más útil para la lucha contra el cambio climático apostar los por vehículos híbridos, incluso mild-hybrid (de hibridación suave). Estos, ha argumentado Tavares, emiten en torno a 70 gramos de CO2 menos por kilómetro en comparación con un vehículo de combustión de hace doce años (170 gramos de CO2 contra 100 gramos).

Europa debe de tener un mercado de entre 18 y 20 millones de coches

Tavares, que ha aprovechado la ocasión para sacar pecho de que Stellantis se ha quedado con el 22% de la cuota del mercado europeo en 2021, se ha mostrado preocupado por el bajo volumen de ventas desde el comienzo de la pandemia. Según datos de ACEA (la patronal europea de fabricantes de vehículos), el ejercicio anterior se matricularon en Europa y Reino Unido más de de 13,75 millones de automóviles.

"Un mercado sano para Europa debería estar entre 18 y 20 millones", ha indicado el empresario. De continuar así, ha alertado, "habrá consecuencias" para la industria del Viejo Continente. Para este ejercicio, la compañía prevé que el mercado de vehículos nuevos crezca un 3%.

"Hemos perdido tres millones de coches en comparación con antes de la pandemia. Si Europa quiere mantener esta industria, tiene que crear las condiciones adecuadas para sostener el mercado", ha señalado Tavares, quien ha indicado que los motivos de la caída del mercado es una pregunta para hacerle a los dirigentes políticos y no a los fabricantes de coches.

Conflicto con los concesionarios

El consejero delegado del fabricante ha incidido en que la intención de la compañía es continuar adelante con el proceso de reordenamiento de su red comercial, que en España supondrá el cierre del 39% de sus concesionarios a partir de 2023. "Podemos tener una red mucho más eficiente de la que tenemos hoy día, la red no es tan buena como los clientes podrían esperar", ha afirmado Tavares.

El directivo ha asegurado estar negociando con los concesionarios en "un clima colaborativo, constructivo y pacífico". Esta afirmación contrasta con la posición expresada por Faconauto, asociación que representa a la red comercial en España, la cual ha asegurado que agotarán todas las vías para defender a los concesionarios que se han visto afectados por esta medida de Stellantis. Además, los que se queden con el fabricante, continuarán bajo la amenaza de que a partir de 2027 Stellantis impondrá el modelo de agencia, que convertirá a las concesionarios en meros entregadores de coches sin incidencia alguna en el precio.

En cuanto a la invasión de Rusia a Ucrania, el consejero delegado de Stellantis ha explicado que en términos económicos la guerra "tiene efectos marginales" para la compañía. Sin embargo, ha mostrado su preocupación por el conflicto, ya que hay 71 trabajadores de la empresa en suelo ucraniano a los que Stellantis está dando apoyo para garantizar su seguridad. Según ha dicho Tavares, estos empleados de la compañía "ya se encuentran a salvo" desde el lunes.

Normas
Entra en El País para participar