Aerolíneas

Ciudadanos planta cara al rescate de Plus Ultra ante la CE: "Ni es legal ni proporcionado"

Luis Garicano pide explicaciones al Gobiermo; sostiene que la ayuda triplica los límites permitidos y pone en duda su devolución

El eurodiputado de Ciudadanos Luis Garicano esta mañana en Madrid.
El eurodiputado de Ciudadanos Luis Garicano esta mañana en Madrid.

A la delegación europea de Ciudadanos, encabezada por Luis Garicano, no le han convencido los argumentos ofrecidos por el Gobierno de Pedro Sánchez en defensa del rescate de 53 millones de euros a la aerolínea Plus Ultra. El eurodiputado ha argumentado esta mañana ante los medios de comunicación en Madrid los pilares de su alegación contra una ayuda que considera ilegal por variadas razones de tipo societario y por contravenir las normas del propio fondo de rescate gestionado por la SEPI. Garicano no considera a Plus Ultra ni estratégica ni sistémica.

Ciudadanos defiende en primer lugar que el rescate a Plus Ultra fue posible gracias a un préstamo simulado desde una sociedad panameña. Ese crédito participativo otorgado en 2017, de 6 millones de euros, hizo que la aerolínea pudiera mostrar que no llegó en crisis a la pandemia. Pero Luis Garicano argumenta que 4 millones de ese préstamo ofrecido por la entidad panameña Panacorp están depositados como garantía en una cuenta de Panamá. Es decir, no estarían disponibles para la propia Plus Ultra ni para sus acreedores en caso de quiebra.

Sobre esta base, Luis Garicano exige explicaciones a los ministros Ábalos, Montero y Calviño, así como al propio presidente Sánchez, en sede parlamentaria. "Hemos conseguido que el Gobierno tenga que dar explicaciones en Bruselas, pero también debe hacerlo aquí", argumenta el miembro de Ciudadanos.

Denuncia y respuesta

Su primera denuncia ante la Comisión Europea está fechada el 6 de abril y en ella ya sostenía que se habían incumplido los requisitos exigidos por la normativa europea para la concesión de una ayuda de Estado a Plus Ultra. El 27 de abril el Gobierno envió su respuesta cimentada en una decena de documentos, entre ellos el plan de viablidad de la aerolínea, y el pasado jueves, 20 de mayo, el eurodiputado Garicano presentó sus alegaciones.

"La respuesta del Gobierno no solo no elimina la sospecha, sino que confirma todos los extremos de la denuncia”, ha declarado ante los medios. Y ha añadido que las autoridades españolas no cumplieron con la diligencia debida y que esa falta “levanta sospechas sobre la existencia de una voluntad de beneficiar a una empresa concreta”.

Además de intentar demostrar que Plus Ultra estaba en crisis, las alegaciones desmontan la consideración de empresa estratégica y explican que el respaldo que ha recibido la compañía aérea "es del todo desproporcionada", llegando a triplicar el límite de lo que marca el propio fondo de rescate (no podía ser mayor a las pérdidas entre enero y octubre de 2020: 16,3 millones de euros).

Sentencia por el caso de Air Europa

La Unión Europea abrió la mano a las ayudas de Estado a empresas estratégicas en el marco de la actual crisis económica, pero prohíbe la concesión de las mismas a entidades que fueron sorprendidas por la pandemia ya en estado crítico. Así lo argumenta el Tribunal General de la UE en sentencia del pasado 19 de mayo ante la denuncia de Ryanair a la ayuda recibida por Air Europa, que la justicia comunitaria sí avaló. El fallo también advierte que España concedará apoyo a empresas claramente estratégicas.

En el caso del rescate de Plus Ultra se argumentó que formaba parte del sector turístico, clave para la economía, además de facilitar la conectividad de España. "¿Se va a rescatar a los bares y restaurantes, que también son fundamentales para el sector turístico?", se ha preguntado el economista Garicano.

La normativa europea considera a una “empresa en crisis” cuando “haya desaparecido más de la mitad de su capital social suscrito como consecuencia de las pérdidas acumuladas”. En las alegaciones de Garicano se relata que el asesor financiero de Plus Ultra, DC Advisory, constató que las pérdidas acumuladas a diciembre de 2019 ascendían a 13,4 millones y el capital social suscrito a 19,3 millones de euros. Las pérdidas acumuladas, por tanto, dejarían un patrimonio neto de 5,8 millones, "lo que refleja que habría desaparecido más de la mitad del capital social suscrito".

Sin embargo, el asesor financiero consideró que el citado préstamo participativo de la panameña Panacorp, por 6,3 millones, debía asimilarse a capital y sumarse al patrimonio neto. Con los cálculos de este asesor financiero, el patrimonio neto era de 12,1 millones, superando el umbral de empresa en crisis que marca la mitad del capital social suscrito, 9.634.000 euros.

Es en este punto donde Garicano y su equipo dicen haber descubierto que 4 millones de ese crédito no están disponibles y se mantienen como prenda en una cuenta de Panacorp.  "En el caso de que fuese necesario disponer de ese dinero para pagar a otros acreedores de la compañía sería misión imposible para un juez español embargarlos, ya que están en una cuenta en un paraíso fiscal", asevera Garicano, "se hace creer que la compañía tiene dinero para que puedan recibir la ayuda, pero en realidad los propietarios no se juegan el dinero porque lo tienen asegurado en una cuenta en Panamá”.

Respecto al carácter estratégico de Plus Ultra, que la propia compañía ha venido defendiendo al considerarse un contrapeso de Iberia y Air Europa en rutas a Ecuador, Perú y Venezuela, Ciudadanos recuerda que "su cuota de mercado en España es del 0,2% entre las compañías de clase A y del 0,1% en número de pasajeros en el total de compañías que operan". La aerolínea, por contra, asevera que la ayuda recibida se basa en informes legales, financieros, de auditoría y operativos independientes, firmados por Daiwa, PwC, Deloitte y la Agencia Española de Seguridad Aérea.

Dudas sobre la devolcuión del crédito

El equipo que ha elaborado las alegaciones contra el salvavidas a Plus Ultra ve imposible que la empresa devuelva la ayuda de 53 millones. El préstamo ordinario de 19 millones de la SEPI vence en 2024 y el préstamo participativo de 34 millones debe ser amortizado en 2026. La empresa en 2019 contabilizó unas pérdidas de 2,78 millones y, según su propio plan de viabilidad, del que Garicano dispone con tachones, los números rojos esperados entre 2020 y 2022 ascienden a 34,6 millones de euros.

"No hay razón para creer que la empresa va a ser viable en el medio y largo plazo ni que pueda reembolsar la ayuda en el plazo previsto", ha afirmado Luis Garicano. Es más, el jefe de la delegación comunitaria de Ciudadanos opina que “existe un riesgo alto de que los 53 millones desaparezcan en una cuenta en Panamá”. Por ello, ha demandado al Gobierno que “evite que los propietarios de la empresa utilicen el rescate para pagar las deudas que tienen con empresas que ellos mismos controlan: si el préstamo de Panacorp se podía considerar como capital, entonces no debe ser pagado hasta que se haya devuelto el dinero a los contribuyentes españoles”.

Desde el punto de vista de Ciudadanos, el Gobierno español no ha actuado con diligencia en el examen a Plus Ultra, en la que aprecian lazos con tramas de corrupción y blanqueo de capitales en Panamá y Venezuela.

Normas
Entra en El País para participar