Aerolíneas

Plus Ultra escuda la "transparencia" de su rescate en el análisis de Daiwa, Deloitte, la Aesa y PwC

Colaborará con las diligencias abiertas por un juzgado madrileño para investigar si hubo malversación en la tramitación de la ayuda pública

Uno de los aviones A340 de la aerolínea Plus Ultra.
Uno de los aviones A340 de la aerolínea Plus Ultra.

La polémica por el recate de la joven aerolínea Plus Ultra, con un crédito de 53 millones del Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas, no cesa. La titular del Juzgado de Instrucción número 15 de Madrid, Esperanza Collazos, ha abierto diligencias previas contra el entonces presidente en funciones de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), Bartolomé Lora, y los miembros del consejo del holding público que supervisa el citado fondo y las operaciones de socorro a empresas críticas para el país.

La juez quiere investigar si hubo malversación en la tramitación de la ayuda pública y ha reclamado a la sociedad el expediente tramitado para la concesión de la misma. Ante esta decisión judicial, la empresa asegura estar tranquila y haber cumplido con transparencia en la aportación de datos requeridos por la SEPI.

Plus Ultra ha recordado esta tarde toda una lista de asesores independientes que rodearon su rescate para revestir la operación de legitimidad. El banco de inversiones Daiwa Corporate Advisory, la consultora Deloitte y la Agencia Estatal de Seguridad Aérea “dieron un veredicto favorable a la concesión de las ayudas públicas”. De forma adicional, la compañía aérea se apoyó en PwC para elaborar el informe (corporate review) en el que se repasaba el cumplimiento de cada uno de los requisitos que había marcado la SEPI.

Colaboración con la justicia

“Estamos absolutamente tranquilos con el exhaustivo y escrupuloso cumplimiento de los requerimientos establecidos por la SEPI en todos y cada uno de los puntos de tales requerimientos”, ha señalado Plus Ultra Líneas Aéreas a través de un comunicado. En él se ofrece a colaborar “plenamente” con el Juzgado “con el objetivo de que se clarifiquen todos los puntos que se consideren necesarios y con el convencimiento de la correcta actuación de la SEPI y de la compañía en la tramitación y resolución del expediente del apoyo financiero”.

Las diligencias han sido abiertas tras denuncia del sindicato Manos Limpias. De momento, nadie ha sido llamado a declarar.

En el entorno de la SEPI se insiste en que Plus Ultra cumplía con los requisitos para acceder a un crédito que deberá ser devuelto en siete años con sus intereses. Y Plus Ultra viene defendiendo que tiene certificado de Operador Aéreo y licencia de explotación otorgada por la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) y que tributa en España. También ha hablado de lo que entiende como carácter estratégico por formar parte “del sector Transporte y Turismo, catalogado como estratégico por el Gobierno de España y el mercado en general”, según afirmó días atrás.

La empresa añadió que su actividad garantiza “el buen funcionamiento del mercado español en lo que respecta a la no alteración de la competencia”. Un extremo que ha sido puesto en duda ante la baja cuota de mercado incluso antes de la crisis sanitaria.

180.000 viajeros en 2019

Justo antes de la crisis, Plus Ultra cerró 2019 con 180.000 pasajeros a los diferentes destinos en los que opera y tenía en previsión alcanzar los 250.000 pasajeros en 2020. La aerolínea dice tener, de media, más de un 21% de cuota de mercado en las rutas que opera. Su pequeña flota está compuesta de cuatro aviones del modelo A340 de Airbus.s

Ya desde el punto de vista económico, el ebitda de 2019 fue positivo, tres años después del inicio de operaciones, y el objetivo era alcanzar beneficios operativos en 2020.

De levantarse las restricciones al tráfico durante el verano, Plus Ultra prevé recuperar mucha de su actividad, con “cinco rutas con dos o más frecuencias semanales de Madrid a Lima, Caracas, Quito y Guayaquil, así como de Tenerife a Caracas, siendo este el único servicio Transatlántico desde las islas”. También espera añadir “próximamente” rutas desde Madrid a Bogotá, Cali, Cartagena, La Habana y Santo Domingo, para lo que operará una pequeña flota de cuatro aviones Airbus.

Los cálculos para aprobar su rescate se hicieron tomando como periodo de referencia el último trimestre de 2019. Se calculó una ratio de patrimonio cercana a un 70%, teniendo en cuenta la financiación externa y el capital de los asociados, señaló la empresa. Los requisitos de la SEPI exigen un mínimo de un 50%.

El fondo gestionado por la SEPI ha otorgado los 53 millones de euros a Plus Ultra y 475 millones a Air Europa. La última del sector aéreo en sumarse a la petición de ayuda pública ha sido Air Nostrum, que registró la semana pasada la demanda de un crédito por 103 millones.

Normas
Entra en El País para participar