El Brent borra las fuertes caídas que lo arrastraron esta mañana al nivel más bajo del siglo

El West Texas de entrega en junio sube con fuerza hasta los 13 dólares y los futuros del crudo europeo remontan tras haber perdido los 16 dólares, mínimo de 1999

Petroleo Brent Pulsar para ampliar el gráfico

El petróleo Brent, referencia europea del mercado del crudo, ha caído esta mañana al nivel más bajo del siglo, contagiado por el desplome que llevó los precios del petróleo West Texas (WTI), su homólogo estadounidense, a cotizar por debajo de cero dólares por primera vez en la historia esta semana. Los futuros del Brent para la entrega en junio se han desplomado un 15% a primera hora de hoy miércoles, marcando un mínimo de 15,98 dólares por barril.

A lo largo del día las pérdidas se han mitigado y el oro negro vuelve a cotizar en positivo: avanza más del 5%, por encima de los 20 dólares por barril. El West Texas para junio, que ayer se dejó la mitad de su precio, se intercambiaba a poco más de 10 dólares por la mañana, aunque ha revertido las caídas y gana cerca de un 20%.

El sector teme que se cronifique el hundimiento de la demanda por el Covid-19, que ha producido un exceso de oferta, ni siquiera aliviada con el almacenamiento de barriles sobrantes en unos tanques que rebosan de crudo. "No hay más almacenes y el petróleo es una sustancia muy voluminosa y combustible, no vale con vaciar una piscina, se necesitan instalaciones adecuadas que no se pueden construir de un día para otro", advierte por teléfono Kim Catechis, responsable de estrategia de inversión en Martin Currie, filial de Legg Mason. Las empresas de almacenamiento no tienen más espacio que alquilar, según declararon a Bloomberg la líder del mercado, Royal Vopak, y Clarksons Platou. Estas compañías han advertido de que el almacenamiento en barcos se está acelerando a un "ritmo sin precedentes".

Los ministros de petróleo de la OPEP+ celebraron el martes una conferencia telefónica no programada, aunque no se tomaron decisiones adicionales. Rusia, el tercer productor mundial, ha defendido este miércoles que se debe esperar a los resultados del acuerdo del cártel de recortar la oferta antes de adoptar nuevas medidas para estabilizar precios, como la construcción de nuevos depósitos en el país. "Primero hay que analizar cómo influirá el acuerdo OPEP+ cuando se ponga en marcha", ha dicho el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, en rueda de prensa. La alianza acordó rebajar la producción en unos 10 millones de barriles por día a principios de este mes, aunque no surtirá efecto hasta mayo. Incluso entonces, ese descenso no bastará para equilibrar la destrucción de demanda provocada por el virus, que se estima en hasta 30 millones de barriles al día.

Kim Catechis considera escaso el bocado a la producción acordado entre los países: "Es muy poco recorte. La producción, grosso modo, es de 100 millones de barriles al día. Un estudio que hicimos en marzo indicaba que había entre 18 y 20 millones de barriles superfluos al día; China podría aprovechar y llenar su almacén estratégico, puede comprar hasta 100 millones de barriles, que equivale a una semana de producción superflua”. Una cifra en todo caso insuficiente.

El experto de eToro Nemo Qin subraya que "aunque se espera que los recortes de producción de la OPEP se pongan en marcha en mayo, la debilidad de la demanda y el elevado nivel de inventarios implican que los precios permanecerán bajo presión". Qin sugiere que los importes bajo cero se convertirán en norma a corto plazo: "Podríamos ver precios negativos en los contratos de futuros del petróleo en el momento que expiren los contratos de junio", como ya sucedió este lunes con los de mayo. Catechis subraya dos factores que arrastran a la baja al WTI: "Rusia y la OPEP ya no quieren jugar este papel [de precios que favorecen el petróleo de esquisto de EE UU] y los bancos en Estados Unidos ya no están tan dispuestos a seguir prestando dinero a los productores americanos, tampoco los inversores en bonos". Sin embargo, el analista descarta que se prolonguen los precios negativos que, eso sí, "seguirán deprimidos". 

La caída del Brent al entorno de los 15 dólares supondrá que las ventas de petróleo ruso y africano se van a cerrar cerca de los 10 dólares, dado que se venden con descuento. En Estados Unidos, el Gobierno se comprometió a rescatar la industria. Mientras tanto, los productores estadounidenses de menor escala han urgido a Trump a que exija que China acelere las importaciones de petróleo.

La Agencia Internacional de la Energía, que en su último informe mensual advierte de que el mercado se enfrenta al peor año de su historia, ha lanzado tres recomendaciones para aplacar el "abril negro" al que se enfrenta la industria: primero, que los países que acordaron recortes en la producción de crudo consideren "recortes aún más profundos"; por otra parte, sugiere a las autoridades financieras que evalúen medidas para "desalentar los efectos desordenados del mercado"; por último, la AIE reclama a los países con reservas estratégicas que presten su capacidad de almacenaje para retirar del mercado los barriles excedentes.

Cláusula cero

Los inventarios en el mayor centro de almacenamiento de EE UU, en Cushing (Oklahoma), están en el nivel más alto desde 2017 y se espera que la presión aumente. El Instituto Americano del Petróleo, financiado por la industria, informó de que las reservas de crudo aumentaron en 13,2 millones de barriles la semana pasada, cinco de ellos en esta localización.

Las compañías del sector han movido ficha tras el peor trimestre que ha vivido la cotización del petróleo. Según informaba Reuters hace unos días, algunos productores empezaron a protegerse con cláusulas para no verse forzados a pagar a los compradores por el petróleo que extraen si los precios caen por debajo de los cero dólares. Esto, finalmente, ha sucedido.

Normas
Entra en El País para participar