El petróleo se dispara un 30% tras pactar Rusia y Arabia Saudí un recorte de la producción

Según Trump, mediador en la guerra de precios, el bombeo diario se rebajará entre 10 y 15 millones de barriles al día

Brent Pulsar para ampliar el gráfico

El petróleo sale de la espiral destructiva de las últimas semanas, que lo llevó a desplomarse hasta mínimos desconocidos desde el 2002 en Europa y Estados Unidos, y le lleva a anotarse subidas históricas en la jornada. Este jueves el crudo Brent, de referencia en el Viejo Continente, ha llegado a repuntar más de un 30% –hasta los 31,21 dólares por barril– al calor de las declaraciones del presidente Trump, que adelantó que Arabia Saudí y Rusia, enfrentados por la cantidad de crudo que debe de haber en el mercado, se acercan a un acuerdo para enterrar la guerra de precios: un recorte de la producción de petróleo de al menos 10 millones de barriles diarios que puede ampliarse hasta los 15 millones.

Trump ha explicado en Twitter que conversó por teléfono con el príncipe heredero saudí, Mohammad bin Salman, quien ha solicitado una reunión urgente de la OPEP+ para lograr un "acuerdo justo" que estabilice el mercado. El mandatario estadounidense señaló: "Acabo de hablar con mi amigo MBS (Príncipe Heredero) de Arabia Saudí, quien habló con el presidente Putin de Rusia y espero que recorten aproximadamente 10 millones de barriles y puede que sustancialmente más, y si ocurre, ¡será excelente para la industria del petróleo y el gas!". Y añade: "Podría elevarse hasta 15 millones de barriles. ¡Buenas (excelentes) noticias para todo el mundo!".

Mientras el presidente de EEUU expresaba su confianza en una pronta solución a las diferencias entre Arabia Saudí y Rusia, la agencia saudí SPA anunciaba que Arabia Saudí quiere convocar "una reunión urgente" de la OPEP+, que agrupa a los miembros del cártel petrólero y a otros productores como Rusia. A ella, el país arábigo quiere que asista un grupo de otros países "con el objetivo de buscar un acuerdo justo que devuelva el deseado equilibrio a los mercados de petróleo".

Por su parte, el portavoz del Kremlin ruso, Dimitry Peskov, ha rebajado las expectativas al afirmar que "el presidente de Rusia, Vladimir Putin, no hablado recientemente por teléfono con el Príncipe Heredero de Arabia Saudí, Muhammad bin Salman Al Saud", según declaraciones a la agencia rusa TASS. El petróleo del Mar del Norte había llegado a perder en la jornada previa más del 25% –hasta los 25 dólares– en el International Exchange Futures.

El ministro ruso de energía, Alexander Novak, ha indicado este jueves a Reuters que Rusia no alberga planes para aumentar la producción de crudo porque el mercado está sobreabastecido. Al contrario, Arabia Saudí sopesaba en los últimos días inundarlo todavía más. Citando a fuentes vinculadas con la política petrolera saudita, el diario Financial Times informó en marzo de que bin Salman tiene planes de aumentar su producción más allá de los 10 millones de barriles diarios y que incluso podría llegar hasta los 11 millones, cuando ahora produce 9,7 millones.

Hasta hace unas semanas, el país arábigo era partidario de lo contrario: reducir la producción para apuntalar unos precios que ya estaban en caída libre. "Los rusos se negaron a aceptar los recortes de producción propuestos por los saudíes, y ahora Arabia Saudita ha dado la vuelta a la tortilla empezando una guerra de precios", indica Alfredo Álvarez-Pickman, gestor del fondo Key Capital Ocho, en una respuesta escrita. Ambos países, explica el experto, son de los productores con costes más bajos (10 dólares por barril o menos). Al contrario, "Venezuela y México producen crudo más pesado, requieren precios por encima de los 55 dólares por barril, pero también los productores de esquisto canadiense precisan 45 dólares por barril".

Los precios internacionales han caído alrededor del 50% desde que la OPEP y otros países productores no fuesen capaces de firmar un acuerdo que frenase la producción. La idea era fijar un recorte de 1,5 millones de barriles diarios –lo que significaría reducir la producción mundial en torno al 3,6%–, de los cuales se esperaba que 500.000 barriles fueran sacrificados por los países no OPEP.

Además, la crisis del coronavirus mantiene una progresión incierta y muchos países están ampliando el confinamiento. Alemania así lo decidió este miércoles, mientras que otros países se plantean prolongar la cuarentena, lo que retrasará la vuelta a la normalidad de la demanda de combustible. Trump ha asegurado que mantendrá reuniones en los próximos días con ejecutivos de la industria petrolera para discutir distintas alternativas de ayuda ante el desplome de la demanda por el coronavirus. Diego Morín, analista de IG, tiene la certeza de que el paso del mandatario busca "proteger a las empresas de fracking americano, ya que tener unos precios de petróleo tan bajos pone en riesgo a muchas compañías".

La gestora de materias primas WisdomTree advierte de la volatilidad "sin precedentes" del Brent, "superando los niveles de la gran crisis financiera de 2008". Y añade: "El mercado trata de tener en cuenta los efectos de las respuestas de los países productores al estímulo de la demanda y la oferta".

Efectos en el sector

El Brent se depreció más del 60% solo en marzo y ha arrastrado a las empresas del sector, que han tomado medidas de ajuste al no saber cuándo se recuperará la demanda de crudo. Adam Vettese, analista de eToro, destaca que la pandemia se ha cobrado las primeras víctimas económicas en EE UU: "Un hito significativo es la primera bancarrota entre los grandes productores americanos de shale oil: Whiting Petroleum, que producía 123.000 barriles diarios en el cuarto trimestre de 2019, ha caído bajo la inminente obligación de repagar millones de dólares de deuda pendiente. Esta firma es la primera entre muchas de las probables víctimas que se cobrará la guerra del petróleo, dado que un precio del barril por debajo de los 30 dólares está muy lejos del nivel de breakeven [umbral de rentabilidad] para muchos de los productores", apunta.

British Petroleum (BP) anunció este miércoles recortes de gastos de capital y efectivo hasta 2021 para fortalecer la salud financiera de la empresa. La petrolera estatal brasileña Petrobas aseguró hace unas horas que amplía la reducción de producción de 100.000 a 200.000 barriles por día para enfrentar la pandemia y garantizar la sostenibilidad de la firma.

El precio de los carburantes sigue en caída libre y toca nuevos mínimos

El precio de los carburantes ha proseguido con sus caídas esta semana, abaratándose hasta un 2,8%, y ha tocado nuevos mínimos, según datos del Boletín Petrolero de la Unión Europea. El precio medio del gasóleo ha bajado un 2,49% con respecto a la pasada semana, hasta situarse en los 1,057 euros, su nivel más bajo desde julio de 2017.

De esta manera, el gasóleo sigue amenazando con romper el listón del euro, algo que no sucede desde agosto de 2016. No obstante, en gasolineras de varias comunidades autónomas ya es posible encontrar precios por debajo de esa cota del euro. En el caso del litro de gasolina, en esta semana ha registrado un descenso del 2,8%, para marcar un precio medio de 1,143 euros, en mínimos desde agosto de 2016.

Normas
Entra en El País para participar