BBVA

Carlos Torres ganó 6,9 millones en 2019 y Onur Genç, 5,1 millones

El banco no ha reclamado a González la devolución total o parcial de su retribución variable

Carlos Torres, Francisco González y Onr Genç, en una imagen de archivo.
Carlos Torres, Francisco González y Onr Genç, en una imagen de archivo.

El presidente y el consejero delegado de BBVA, Carlos Torres y Onur Genç, ambos nombrados para sus cargos en diciembre de 2018, ganaron el año pasado 6,9 y 5,1 millones de euros, respectivamente, por distintos conceptos, tal y como figura en el informe de remuneraciones remitido por el banco a la CNMV en el día de hoy.

Torres ha devengado un total de 5,013 millones de euros. Ganó 3,93 millones en metálico (que se desglosan en 2,45 millones de sueldo, más 636.000 euros de retribución variable a corto plazo más 656.000 euros de bonus a largo plazo más 184.000 euros por otros conceptos). Además, consolidó derechos sobre 215.628 acciones (por la parte inicial de la retribución variable anual del año 2019 más la parte diferida del año 2016) que a un precio de referencia de 5,03 euros hacen otros 1,08 millones. Además, como aportación a sistemas de ahorro ha ganado otros 1,919 millones de euros, que se desglosan en 1,64 millones en su plan de pensiones y 278.000 euros en primas de seguro. Eso hace un total de 6,9 millones en el ejercicio. El presidente de BBVA acumula ya un fondo de pensiones de 21,58 millones de euros tras esa nueva aportación.

Onur Genç, que ocupó el cargo de Torres cuando el 1 de enero este pasó a ser presidente, ha percibido por su parte 5,126 millones de euros, incluyendo 141.000 euros en primas de seguro. Aunque tanto su salario como su bonus son inferiores a los de Torres, Genç ha ingresado 1,1 millones de euros adicionales como complemento de movilidad (506.000 euros) y complemento fijo en lugar de aportación al plan de pensión (654.000 euros). Es el único consejero que goza de este tipo de retribuciones.

En total, sin contar las aportaciones para pensiones ni las primas de seguro, el consejo de administración de BBVA cobró el año pasado 15,47 millones de euros, prácticamente la misma cantidad que los 15,66 millones del ejercicio 2018.

La indemnización de González-Páramo

Después de Torres y Genç, el tercer directivo que más ganó fue José Manuel González-Páramo, con 1,6 millones de euros, incluyendo 250.000 euros de aportación a su plan de jubilación y 150.000 euros en primas de seguro. González-Páramo y otros dos consejeros saldrán del consejo de la entidad tras la junta de accionistas del 13 de marzo, tal y como figura en el orden del día de la convocatoria, publicada también hoy en la CNMV. González-Páramo cerró 2019 con un fondo de pensiones de 1,4 millones y en su contrato figura el derecho a percibir dos anualidades de retribución fija (834.000 euros cada una) como pacto de no competencia.

Entre los consejeros no ejecutivos, los sueldos más altos corresponden a Jaime Caruana (527.000 euros), Juan Pi (507.000 euros) y José Miguel Andrés Torrecillas (490.000 euros).

El bonus de González

BBVA no indica en su informe de remuneraciones que haya abonado ningún pago al expresidente Francisco González, señalado por la fiscalía como responsable de la contratación del comisario José Villarejo en el marco de una trama de espionaje a empresarios, políticos y periodistas. El año pasado BBVA sí indicó que González no había cobrado el bonus  procedente del plan de remuneración variable iniciado en 2015.

Esta cantidad pendiente ascendía a 528.000 euros más 110.814 acciones del banco. Este año la entidad no aclara si González ha recibido algún pago. Al no haber sido consejero durante el ejercicio 2019, sus eventuales retribuciones tampoco figurarían en la información sobre remuneraciones al consejo y la alta dirección.

El banco, eso sí, indica que no ha procedido a reclamar a González la devolución de todo o parte de su retribución variable. "A la fecha de este Informe, no se ha procedido a reducir o  reclamar la devolución de la remuneración variable de los consejeros ejecutivos en aplicación de las políticas retributivas aplicables". El año pasado la entidad sí especificó que "con arreglo al mismo sistema de liquidación y pago aplicable a los consejeros ejecutivos", existen cláusulas que permiten bien reducir la retribución variable después de su asignación (cláusula malus) bien la reclamación de esta por parte del banco (cláusula clawback).

Además del salario fijo y variable, el expresidente tenía acumulados 79 millones de euros en el plan de pensiones pagado por la entidad.

Normas
Entra en El País para participar