Las empresas del Ibex 35 incumplen: solo 16 superan el 30% de consejeras

Récord en 2019: 126 mujeres, un 27,6% del total del selectivo, a pesar de que ocho cotizadas no llegan al 20%

Consejeras en el Ibex Pulsar para ampliar el gráfico

Poco a poco, las mujeres van tomando asiento en los consejos de administración. Este año son 16 las empresas del Ibex 35 (en 2018 fueron 12) que han cumplido la recomendación del Código de Buen Gobierno de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), vigente desde 2015, que fija como objetivo que todas las compañías cotizadas tengan en 2020 un 30% de mujeres en los consejos de administración.

Las empresas que superan la sugerencia del supervisor con más holgura son Iberdrola, con un 43%, tras sumar una nueva consejera a las cinco que ya tenía; Red Eléctrica, con el 42% de mujeres, que no modifica la cifra femenina con respecto al ejercicio anterior; Banco Santander, con un 40%, al añadir una consejera, Pamela Ann Walkden, la sexta; CaixaBank, que ficha a la exministra Cristina Garmendia y cuenta con un 38% de cuota femenina;, e Inditex, que logra un 36% al agregar a Anne Lange.

En el 33%, cumpliendo también, se colocan ArcelorMittal, Cell­nex, Merlin, IAG –donde entra Margaret Ewing y sale Marjorie Scardino–, Bankinter –que recibe a María Luisa Jordá–, Mapfre –que contrata a la expresidenta de Siemens, Rosa García– y Repsol –que agrega a la catedrática de Economía Teresa Garcia-Milà y a la abogada Aránzazu Estefanía–. En la franja del 31% se sitúan Enagás, que añade a la ingeniera de telecomunicaciones Patricia Urbez; Indra, que incorpora a la química Isabel Torremocha; Grifols, donde entra Enriqueta Felip y sale Anna Veiga, y Mediaset.

La media a cierre de 2019 fue del 27,6%, frente al 24% de 2018, cifra que supone un récord y que cada vez se acerca más a la recomendación del organismo presidido por Sebastián Albella. Según los datos recopilados por CincoDías, de los 456 miembros que ocupan una butaca en los consejos de administración de las empresas del Ibex, 126 son mujeres. De estas, solo 4 ejercen como ejecutivas: Ana Botín, presidenta de Banco Santander; María Dolores Dancausa, consejera delegada de Bankinter; Cristina Ruiz, directora del negocio de TI de Indra, y María José García Beato, secretaria general de Banco Sabadell.

En 12 meses ha habido 23 nuevas entradas, pero tras restar 5 bajas, el avance neto es de 18 mujeres, una cifra también récord para un ejercicio. Uno de los últimos movimientos lo realizó Telefónica, al fichar dos consejeras independientes, la ingeniera química Claudia Sender y la ingeniera aeronáutica Verónica Pascual. La teleco se acerca, con un 29,41%, a la sugerencia de la CNMV. En Acciona entra la economista Sonia Dulá, exdirectiva de Bank of America Merrill Lynch y consejera de PRISA, en sustitución de Belén Villalonga. A Aena se incorpora la economista Leticia Iglesias, a su vez consejera de Abanca y Lar España. El consejo de Colonial aprobó tres fichajes femeninos (Ana Bolado, Ana Peralta y Silvia Mónica Alonso-Castrillo) y la salida de Ana Sainz de Vicuña, y pasa del 9% al 23% Por su parte, Ence agrega a Amaia Gorostiza, empresaria y primera mujer presidenta del club de fútbol Eibar, y a Irene Hernández, socia de Impulsa Capital. MásMóvil cuenta con tres administradoras gracias al fichaje de Nathalie Picquot y el regreso, el pasado viernes, de Cristina Aldámiz. Meliá añade la voz de la directora de GSK Farma, Cristina Henríquez de Luna.

Sin cambios

El resto de las cotizadas no movieron ficha a la hora de incorporar voces femeninas a su máximo órgano de representación corporativa. Todavía quedan empresas con un amplio margen de mejora, ya que se encuentran lejos del objetivo marcado por la CNMV. Es el caso de Naturgy, que cuenta con un 8% de cuota de mujeres, tras la salida en 2018 de Benita Ferrero y Cristina Garmendia. Con estas dos bajas, la energética que dirige Francisco Reynés se queda con una sola mujer en el consejo, Helena Herrero, presidenta de HP para España y Portugal, frente a 11 varones. Por su parte, Siemens Gamesa, que a 31 de diciembre de 2018 sumaba un 31% de cuota femenina, se queda con un 23% al perder una mujer en el consejo, a Swantje Conrad.

Pese a que otras siete empresas no han alcanzado el 20% ­­–ACS, Amadeus, Bankia, CIE Automotive, Endesa, Ferrovial y MásMóvil­–, el ritmo de crecimiento, apunta Nuria Chinchilla, profesora del IESE y fundadora en la citada escuela de la iniciativa Women in Leadership, “es muy bueno”. “Vamos a buen paso, y correr más de la cuenta no es bueno, ya que hay que estar preparadas para asumir un puesto de tanta responsabilidad, y no hay tantas mujeres”, añade. Según la docente, el principal problema no es la falta de ambición de la mujer, “que es ambiciosa, sino el problema que supone para ella la falta de apoyo a la maternidad y que le hace rechazar ascensos”.

De hecho, resalta Chinchilla, cada vez hay más mujeres que se forman en el Instituto de Consejeros-Administradores (IC-A). “Tener mujeres en los consejos merece la pena, es negocio”.
En la idea coincide la presidenta de la Federación Española de Mujeres Directivas, Ejecutivas, Profesionales y Empresarias (Fedepe), Ana Bujaldón, que lamenta que no se haya llegado a la sugerencia del supervisor, y asegura que tampoco se da el clima favorable a la deseada igualdad en los consejos. “Hay mujeres con mucha experiencia, con buenos currículos, que pueden ser consejeras, pero es a las conocidas a las que llaman”, comenta.

En este sentido, Andrés Fontenla, fundador de la consultora de búsqueda de directivos Recarte & Fontenla, asegura que desde las empresas hay mandatos para buscar mujeres, y ese es el reto, “encontrar mujeres muy preparadas, ya que el colectivo en el que buscar no es muy amplio”.
En cuanto a la contribución directa de las mujeres al consejo, afirma que en el corto plazo es una tarea imposible de constatar, y se hace por imposición social y normativa. “Tampoco sé si en el largo plazo se podrán visualizar los frutos, al margen de que es natural que los consejos estén equilibrados”, indica Fontenla, quien advierte de que no es desdeñable considerar que se produzcan errores por forzar la apuesta por las mujeres, dada la limitación para hacer una selección.

Para Belén Frau, subdirectora de operaciones de Ikea y miembro en consejos de la multinacional sueca, “España va por el buen camino, ya que este tipo de medidas son el reflejo de la sociedad. No se entiende que haya empresas del Ibex que no tengan una amplia representación femenina, ya que es una exigencia de los clientes”, apunta Frau, que cree que las cuotas ayudan, pero el relevo se hará de una forma natural, aunque para ello será necesario que haya cantera.

Por experiencia propia habla Maite Aranzabal, consejera independiente en Adolfo Domínguez, quien cree que la mujer aporta a un consejo cautela, reflexión y complementariedad. “Mitigamos el conflicto y tendemos a la colaboración, pero lo que debemos potenciar las mujeres es nuestra proyección, fomentar las relaciones, el networking”.

Normas