La igualdad en los consejos avanza, pero más lento de lo debido

El número total crece hasta un 27,6%, aunque todavía no alcanza el 30% propuesto para 2020

La presencia de las mujeres en los consejos de administración de las empresas cotizadas es cada vez mayor. El año 2019 se cierra como el ejercicio en que un mayor número de mujeres se han incorporado a las empresas del Ibex 35, las más representativas de nuestro mercado. Un total de 23 nuevas mujeres se han incorporado a sus órganos de administración y, aun descontando los ceses de estos últimos 12 meses, son 18 los puestos adicionales conquistados por las mujeres. Con ello, 16 de las 35 empresas del Ibex ya tienen más de un 30% de consejeras y el número total ha crecido hasta 126, un 27,6% de los puestos de los consejos de las grandes empresas. Es un avance considerable y, sin embargo, insuficiente por varias razones.

La incorporación las mujeres a los consejos de administración está siendo más lenta de lo deseable. La ley de sociedades de capital exige que los procedimientos de selección de los miembros de los consejos "faciliten la selección de consejeras en un número que permita alcanzar una presencia equilibrada de mujeres y hombres". Por su parte, el código de buen gobierno de las sociedades cotizadas recomienda que "la política de selección de consejeros promueva el objetivo de que en el año 2020 el número de consejeras represente, al menos, el 30% del total de miembros del consejo de administración". Pues 2020 ya está aquí y la mayoría de las empresas aún no cumplen. Cabe exigir que durante este año se haga un esfuerzo adicional y hay entidades que están ya buscando candidatas y planeando incorporaciones al consejo de cara a las juntas de accionistas del primer semestre del año. La situación es peor incluso en las empresas que no forman parte del Ibex 35 y habrá que insistir en que tanto el texto legal como la recomendación les afectan también a ellos.

Junto a la lentitud en el cumplimiento de los objetivos, hay otro factor que impide concluir que la igualdad se esté acercando. La inmensa mayoría de los puestos de consejeras corresponden a las que tienen carácter dominical (que representan a algún accionista) o independiente. Se cuentan con los dedos de una mano las que son consejeras ejecutivas, con poder de decisión y gestión real en el día a día de las empresas. Algo similar ocurre cuando se baja al siguiente escalón, al de los altos directivos no consejeros. La presencia de mujeres es muy minoritaria. Por ello, hace falta ser más exigentes y hacer más esfuerzos desde la educación, la información, las leyes, las recomendaciones y las cuotas para lograr avanzar en el camino de la igualdad.