La banca europea pide 97.700 millones de euros de liquidez al BCE

BBVA, Bankia, CaixaBank y Bankinter acuden a la subasta para dar crédito

Sede del Banco Central Europeo (BCE), en Fráncfort, Alemania.
Sede del Banco Central Europeo (BCE), en Fráncfort, Alemania. EFE

Los bancos de la zona euro han acudido esta vez con mucha más intensidad a la segunda subasta de liquidez condicionada al crédito (TLTRO) de la nueva ronda que puso en marcha el BCE. Han solicitado 97.700 millones de euros, muy lejos de los 3.400 millones de euros de la subasta de septiembre, a un plazo de tres años y con los que lograrán una bonificación de hasta el 0,5% -el tipo de la facilidad de depósito- si cumplen con los requisitos de destinar esa liquidez a la concesión de crédito.

El BCE reactivó estas subastas en septiembre, dentro del paquete de estímulos con los que impulsar la economía de la zona euro con el que Mario Draghi cerró su mandato en la institución y que incluyó medidas ambiciosas, y también polémicas, como la reanudación de las compras de deuda por 20.000 millones de euros al mes o la rebaja en 10 puntos básicos de la facilidad de depósito, ahondando en los tipos cero. Las subastas del nuevo programa TLTRO, el tercero que activa el BCE, tendrán carácter trimestral y se extenderán hasta marzo de 2021.

La banca ya dio una pista de la mucha mayor demanda de esta subasta la pasada semana, cuando realizó amortizaciones anticipadas de la liquidez obtenida en la ronda anterior (TLTRO II) por 146.800 millones de euros, con las que abrir espacio en balance para nuevas peticiones en la subasta de hoy. Las peticiones han quedado sin embargo por debajo de la cuantía de esas devoluciones y también ligeramente por debajo de las estimaciones del mercado.

La demanda sí es superior en cambio a algunas de las subastas realizadas en el programa TLTRO II de 2016 y 2017. En las de septiembre y diciembre de ese año, la banca solicitó 45.270 y 62.160 millones de euros y en la última del programa, en marzo de 2017, las peticiones se dispararon a 233.470 millones, ante el deseo del sector de hacer acopio de liquidez a coste cero. Las peticiones en la subasta de hoy son además un indicador de la disposición de la banca a conceder crédito, cuya demanda se ha reducido en la zona euro ante las señales de desaceleración económica, motivo por el que el BCE incentiva de nuevo su concesión con esta barra libre de liquidez.

Los bancos españoles, que junto a los italianos son los que más liquidez del BCE han acumulado, no acudieron a la subasta de septiembre de este año. Sí lo han hecho en esta ocasión, aunque no de forma significativa. BBVA, Bankia, Bankinter y Caixabank han acudido a la colocación, mientras que Sabadell ha optado por no hacerlo, entre otras entidades. Caixabank devolvió de forma anticipada 10.000 millones de euros de la subasta TLTRO II y ha solicitado en la colocación de hoy 8.000 millones de euros. La petición de BBVA ha rondado los 7.000 millones de euros. 

La mucha mayor petición de los bancos frente a septiembre se explica en que en aquella subasta no había entrado aún en vigor el sistema por el que el BCE deja de penalizar parte del exceso de liquidez de las entidades financieras, denominado tiering y que se activó el 30 de octubre. La banca prefirió no acumular en septiembre aún más liquidez que iba a ser penalizada entonces en su totalidad no ya al 0,4% sino al 0,5% del nuevo interés de la facilidad de depósito. 

Normas
Entra en El País para participar