Sánchez gana las elecciones, pero el auge de PP y Vox agrava el bloqueo

El PSOE no suma mayoría ni con Podemos ni con Ciudadanos y depende de PP o los independentistas

resultados elecciones

El PSOE de Pedro Sánchez ha vuelto a ganar las elecciones, aunque sigue necesitando de varias fuerzas políticas para formar Gobierno. Una tendencia que ya apuntaban los sondeos difundidos tras el cierre de las urnas y ha confirmado un escrutinio ya visto para sentencia. Con más del 90% contabilizado, Sánchez repite prácticamente los resultados de abril. Una marca que le permite ganar con holgura. Pero, para gobernar, necesita o bien algún un pacto con los partidos a su izquierda (con algún tipo de apoyo o abstención de los independentistas) o bien una gran coalición con el PP, que supera los 200 escaños. Al perder además a Ciudadanos como posible socio, que solo podrá apuntalar un pacto de izquierdas, el resto de opciones se reducen a volver a tirar los dados en unas terceras elecciones 

La participación finalmente no se ha resentido tanto como apuntaban los avances conocidos durante el día. Se ha quedado en el 69%, unos dos puntos por debajo de la marca de abril. De los votos emitidos, el PSOE se ha hecho con el 28% y unos 6,4 millones, que se han traducido en 120 escaños. Pierde tres diputados, frente a los logrados en abril y algo menos de un millón de votos. Es la fuerza más votada en 31 provincias, entre ellas Madrid y Barcelona. Y todas las Comunidades Autónomas, menos Galicia, Castilla y León, Murcia, Cantabria, Pais Vasco y Cataluña.

La remontada del PP se ha quedado a medio gas. Pese a recuperar buena parte del terreno perdido hace seis meses, se ha quedado clavado en los 88 escaños y menos de 5 millones de votos (en torno al 20%), lejos de los 100 a los que aspiraba Pablo Casado para esta repetición electoral. Eso sí, ha conseguido recuperar el liderato en Castilla y León, Cantabria y Galicia, en nueve provincias y ha sumado 21 escaños más de los que logró hace seis meses.

Con un semblante más festivo que en abril, Pablo Casado ha comparecido a la puerta de la sede del PP en la calle Génova. Ha proclamado que Pedro Sánchez "ha perdido el plebiscito" y pese a que ha expresado sus reservas hacia el presidente del Gobierno, ha dejado la puerta abierta a formar una gran coalición. "La pelota está encima del tejado del PSOE", ha afirmado.

Como vaticinaban los sondeos, Vox se dispara hasta la tercera posición con tres millones de votos (el 15%) y 52 escaños, merced a la debacle de Ciudadanos. Este partido pasa de disputar la segunda plaza al PP a hundirse por debajo de ERC, con 10 representantes en la Carrera de San Jerónimo. Un castigo histórico en la democracia española, que le resta 47 escaños, y que recuerda al desplome de la UCD en los 80. Cariacontecido, Rivera ha anunciado una ejecutiva nacional para este mismo lunes, con el objetivo de convocar un congreso nacional que redefina las líneas estratégicas del partido. No ha aclarado, eso sí, si seguirá o no como líder del partido. 

Cumplir su programa electoral —que se basaba en no dejar gobernar a Sánchez bajo ningún concepto— ha sido un lobo que ha devorado a Albert Rivera. La caída de Ciudadanos es tal que pierde tres millones de votos y se queda ligeramente por encima del 6% de los escrutinios totales. La ironía ha sido que, de aplicar la reforma electoral que prometía (que pide un 5% nacional para entrar en el Congreso), correría el riesgo de quedarse fuera. Desaparece de 15 Comunidades Autónomas. Y en las que obtiene representación es una mera comparsa. En Andalucía es quinta fuerza política, al igual que en Madrid y Valencia, donde solo consigue superar a Mas Pais y Compromís. En Cataluña, su área natal, se ha quedado solo con dos escaños por Barcelona, empatado con Vox, CUP y el PP.

Por el contrario, Vox ocupa su puesto junto al PP en la derecha. Murcia quedará para la historia como la primera comunidad autónoma española en la que la ultraderecha se ha alzado como primera fuerza, con 3 escaños y el 27,97% de los votos. En Andalucía, donde gobierna el PP y Ciudadanos gracias al apoyo de los de Abascal, disputa la segunda fuerza al PP por apenas 3.000 votos. Consiguen rascar diputados en buena parte de las provincias medianas (obtienen 6 en Castilla y Leon, 5 en Castilla-La Mancha, 2 en Extremadura y 1 en Aragón), donde se cuela como tercera fuerza política, lo que se traduce en una buena bolsa de diputados extra, gracias a la ley electoral.

Los desiguales resultados de los partidos de la derecha provocan que la suma de los tres partidos se quede lejos de superar al bloque de la izquierda. PP, Ciudadanos y Vox suman los 150 escaños, contando los dos parlamentarios que revalida Navarra Suma. Por el contrario, el PSOE, Unidas Podemos y Más País obtienen 8 escaños más, en 158.

Si en esta ocasión Sánchez consigue pactar por Unidas Podemos —que retiene la cuarta plaza y unos 34 diputados— y Más Madrid (irrumpe con 3 representantes y no podrá formar grupo parlamentario propio), necesitará también el apoyo de partidos regionalistas. Una suma que necesitará pasar o por el apoyo o la abstención de alguna fuerza independentista o por un pacto con Ciudadanos. Iglesias ya ha pedido un Gobierno de coalición, "basado en los artículos sociales de la Constitución". La suma de la izquierda, pese a contar con un partido más, se queda por debajo de la marca de abril, que fue de 165 escaños.

Las fuerzas regionalistas suman aún más poder. El PRC cántabro reedita su diputado, mientras que el BNG vuelve al Congreso y Teruel Existe, ganador en su provincia con casi 20.000 votos, consigue un representante histórico para la España vaciada. En Canarias, la alianza entre Coalición Canaria y Nueva Canarias alcanza dos parlamentarios. Y en Melilla, el PP ha logrado arrebatar en el último momento a Coalición por Melilla el único representante de la ciudad autónoma por un estrecho margen de votos.

Aquí entrarían en juego los partidos independentistas catalanes. ERC revalida por la mínima la victoria en Cataluña, con el PSC -ganador en Barcelona- pisándole los talones y solo un diputado menos. La lista liderada por Gabriel Rufián pierde dos representantes frente a los logrados en abril y se queda con 13. Deja hueco a la irrupción de la CUP, que en su primer intento consigue entrar en el Congreso con dos diputados. Junts pel Cat sube un diputado frente a los logrados hace seis meses, hasta los ocho parlamentarios.

Por el flanco vasco, el PNV se mantiene ininmutable como primera fuerza vasca, donde el PP sigue sin conseguir representación. Los vascos suman un diputado más, hasta los 7, a costa de Unidas Podemos. También avanzan en un parlamentario EH-Bildu, hasta los cinco escaños.

 

Normas