Podemos se mantiene como cuarta fuerza política pero pierde 7 escaños

Iglesias emplaza a Sánchez a negociar un Gobierno para frenar a Vox

Pablo Iglesias, líder de Unidas Podemos.
Pablo Iglesias, líder de Unidas Podemos. REUTERS

Unidas Podemos repite como cuarta fuerza más vota, pero no logra mantener el número de escaños. La irrupción de la candidatura de Íñigo Errejón, unido a la caída de la participación (un 1,8% menos que abril) pasan factura a la formación morada que con 663.000 votos menos pierde siete escaños respecto a las elecciones anteriores. Es el peor resultado del partido en unas generales desde su aparición en los comicios de diciembre de 2015,cuando tocó techo hasta la fecha y logró 71 escaños.

Los 34 diputados conseguidos en las elecciones es el resultado de sumar los 26 que obtiene la alianza de Podemos e IU (siete menos que el 28A); los dos de En Común Unidas Podemos –la coalición de Podemos y Esquerda Unida en Galicia–y los otros siete que alcanza En Comú Podem, la confluencia catalana de Podemos. Es precisamente en Cataluña donde más representación logra el partido de Pablo Iglesias que mantiene los siete parlamentarios del 28A. Por detrás se situaría Andalucía con seis diputados –tres menos que en los anteriores comicios– y cinco en Madrid, frente a los seis del 28A.

El partido liderado por Pablo Iglesias también pierde fuerza en Canarias donde se deja un parlamentario y limita su representación a dos; Valencia, que baja otro escaño, hasta los cuatro y el País Vasco donde logra tres diputados, frente a los cuatro de abril. Como ya ocurriera en la pasada consulta, a Podemos se le siguen resistiendo cinco regiones (Cantabria, Castilla y León, Extremadura, Castilla- La Mancha y La Rioja) en las que no logra ningún diputado, al igual que el Senado, donde sigue sin tener presencia.

Poco antes de que concluyera el recuento, Pablo Iglesias, acompañado de Alberto Garzón, el coordinador de Izquierda Unida, compareció ante los medios para valorar el resultado. El líder de Unidas Podemos señaló que “no son buenos” ni para el PSOE ni para Unidas Podemos”. “Para lo que han servido estas elecciones ha sido para que la derecha se refuerce y para que tengamos una de las extremas derechas más fuertes de Europa”, remarcó. Iglesias lanzó un mensaje al partido socialista y afirmó que “lo que en abril fue una oportunidad, tener un Gobierno de coalición progresista, ahora es una necesidad”.

El líder la formación morada tendió su mano a Pedro Sánchez al que emplazó a negociar desde hoy. “Volvemos a tender la mano para que se sienten con nosotros. Nuestra propuesta para comenzar a negociar son los artículos sociales de la Constitución para garantizar el Estado de bienestar y el Estado de derecho y de poner freno a la extrema derecha que es la consecuencia más grave de las elecciones”. La única exigencia para Iglesias pasa por un Gobierno de coalición con representantes de cada una de las formación en proporción a los votos conseguidos.

Normas