Sánchez asegura que esta vez sí se conseguirá “un Gobierno progresista”

Los socialistas revalidan la victoria de abril, pero el bloque de izquierdas pierde fuerza

elecciones 10N
Pedro Sánchez, votando esta mañana en Pozuelo de Alarcón (Madrid). EFE

El PSOE resiste al desgaste y consigue la victoria, pero de forma agridulce. Revalida el triunfo que cosechó en las elecciones del pasado 28 de abril y que vaticinaban todas las encuestas, pero pierde algo de fuerza respecto a entonces. Sus potenciales socios de gobierno también salen debilitados, y el bloque de derechas, con Vox como mayor beneficiado, sale fortalecido. Al 98% escrutado, los socialistas obtienen 120 escaños, frente a los 123 logrados el 28 de abril. La segunda plaza la ocupa el Partido Popular, que recupera posiciones claramente y sube de los 66 escaños a los 88. Así, los socialistas resisten el envite que suponen unos segundos comicios en menos de un año, pero se quedan muy lejos de las expectativas y de los resultados que vaticinó el CIS el 30 de octubre, que les otorgaba una horquilla de entre 133 y 150 diputados.

El PSOE sale victorioso de los comicios "pero nuestro plan no es seguir ganando elecciones", ha recordado esta noche Sánchez. "Nuestro objetivo es crear un Gobierno. Hago una llamada a los partidos políticos para actuar con responsabilidad y desbloquear la situación política en España", explicó Sánchez frente a la sede de Ferraz, donde se oían gritos de "con Iglesias sí, con Casado no". Esta vez, afirmó el presidente en funciones, "sí conseguiremos liderar un Gobierno progresista".

La campaña del partido liderado por Pedro Sánchez ha estado centrada en llamar al voto de los abstencionistas y en atraer a sus filas a los votantes desencantados con Ciudadanos. También, en buena parte, en culpar a Unidas Podemos de que finalmente no saliese adelante un posible pacto. El presidente en funciones, que ha "comprendido" el hartazgo y hastío de los electorales, ha llamado en la mañana de este domingo a las urnas por última vez, tras hacer lo propio durante toda la campaña electoral:  "El voto de hoy decidirá y elegirá la España de mañana". Pese a los esfuerzos, la estrategia parece no haber funcionado, y los votantes han castigado la investidura fallida tras las negociaciones sin éxito con Unidas Podemos para conformar gobierno. La campaña también ha estado marcada por la sentencia del Procés y las protestas posteriores en Cataluña y por la exhumación de Franco del Valle de los Caídos.

En Andalucía, el PSOE recupera un diputado respecto al 28A, y se queda en 25, muy por encima de los 15 del PP. Hace lo propio en Aragón, y pasa de los 5 a los 6 diputados. En Castilla La Mancha, en la Comunidad Valenciana y en Cataluña revalida los 9, 10 y 12 escaños respectivos, y en la Comunidad de Madrid se deja uno respecto al 28A, quedándose con 10 y empatando con el PP. Asturias, Extremadura y Canarias siguen siendo rojas. 

Después de PSOE y PP, la extrema derecha de Vox irrumpe con fuerza y pasa de los 24 diputados a los 52, haciéndose con el tercer lugar. La cuarta posición la ocupa Unidas Podemos (que pasa de los 42 diputados de abril a los 35) y la quinta es para Ciudadanos, que se desploma y cae de los 57 a los 10 diputados. En las pasadas elecciones, los socialistas recibieron algo más de 7,5 millones de votos, lo que representó el 28,6% del censo, un porcentaje muy similar al conseguido este domingo. Miquel Iceta, líder del PSC, además de mostrarse satisfecho por los resultados del PSC, ha manifestado su "preocupación por el ascenso de la extrema derecha".

Pese a la victoria de los socialistas, el panorama político sigue siendo de absoluto bloqueo. El bloque de izquierdas, formado por PSOE-UP-Más País, pierde fuerza, y se queda en los 150 escaños, por lo que necesitaría del apoyo de los nacionalistas vascos y catalanes para poder formar gobierno. Al otro lado, el bloque de las derechas, formado por PP-Cs-VOX, gana fuerza, y se sitúa en los 149 diputados, sin posibilidad de gobernar sin apoyos. Más País, el partido de Errejón que se presenta junto a Compromís y Equo, logra únicamente tres diputados. ERC logra 13 escaños -se queda a nivel estatal por delante de la formación de Albert Rivera-, JxCat se queda con 8, el PNV obtiene 7 y Bildu alcanza los 5. La CUP, Navarra Suma y Coalición Canaria obtienen 2 diputados respectivamente. El BNG, el PRC y la nueva plataforma Teruel Existe logra 1 escaño.

En estos comicios la participación ha llegado al 69,3%, algo por debajo del 71,7% logrado el pasado mes de abril, cuando la abstención se situó en el 28,2%. Pese a ello, la participación es más alta que en las elecciones generales de 2016. "Los españoles, cada vez que son convocados, participan en un alto porcentaje, y eso es algo a alabar", ha señalado este domingo Pedro Sánchez.

El sondeo publicado por GAD3 al cierre de los colegios electorales, realizado entre el 25 de octubre y este domingo, otorgaba al PSOE una horquilla de entre 114 y 119 diputados. El PP se movía entre los 85 y los 90 escaños. Vox se mantenía en tercera fuerza, con entre 56 y 59 diputados, Unidas Podemos se quedaba entre 30 y 34 y Ciudadanos caía hasta un máximo de 15 diputados. ERc, con 14, JxCat, con 7, PNVE, con hasta 7 y la CUP y Bildu obtenían un máximo de 4. El partido de Errejón, que se presenta junto a Compromis y Equo, se quedaba en 3.

Normas