Michelin, adiós a la masculinización

El fabricante de neumáticos lucha para que ellas supongan el 20% de su plantilla en 2020

Michelin
Una empleada en la fábrica de Valladolid de Michelin.

Si los hombres han llevado históricamente el volante en la industria de la automoción, en la fabricación de neumáticos este imperio es aún más visible. Una condición que la multinacional francesa Michelin atribuye a “la dificultad de encontrar mujeres con formaciones profesionales técnicas (mecánica, electricidad, automática...)”.

Ante esta realidad –son ocupaciones muy masculinizadas, como se le conoce–, la empresa se ha propuesto unos objetivos para elevar su presencia en la plantilla (7.878 empleados) al 20% en 2020, desde el 16,8% actual. Además de avanzar al 30% en los próximos años gracias a una política de contratación que se fija una meta también del 30%.

El porcentaje de mujeres en puesto ejecutivos ha pasado del 7,9% al 17,9%

Y es que hace 13 años llegaba apenas al 5,9%. “Aunque ha evolucionado muy favorablemente, sigue siendo considerablemente inferior a la de hombres”, reconoce Silvia Garoz Crespo, directora de personal de la fábrica de Michelin de Valladolid y responsable de diversidad de la compañía para España Portugal.

En cuanto a las posiciones ejecutivas, la tasa ha pasado del 7,9% al 17,9% en 2018, respecto de un total de 236 profesionales en esta categoría. De hecho, en su consejo de administración para España y Portugal, tres de los cuatro consejeros integrantes son mujeres, lo que supone el 75%. Una de ellas, María Paz Robina, ostenta desde marzo de este año la presidencia de esta sociedad tras la jubilación de su antecesor, José Rebollo.

Silvia Garoz Crespo, directora de personal de la fábrica de Michelin de Valladolid y responsable de diversidad de la compañía para España Portugal.rn
Silvia Garoz Crespo, directora de personal de la fábrica de Michelin de Valladolid y responsable de diversidad de la compañía para España Portugal.

“Las mujeres están representadas en todos los colectivos y en todos los centros. Dos de los puestos más importantes, el de dirección general y dirección comercial, los ocupan ellas”, destaca Garoz Crespo. En mantenimiento, sin embargo, su presencia es inferior por ese déficit de perfiles técnicos, admite.

Desde 2007, Michelin ha recogido en los distintos convenios colectivos aprobados en la empresa cláusulas para favorecer la igualdad en los centros de trabajo. Pero no fue hasta 2010 cuando suscribió, junto con los representantes de los trabajadores, un plan específico en este ámbito. Entre las medidas, Garoz Crespo resalta la formación a todo el personal de nuevo ingreso y a los mandos con posiciones de liderazgo o que dirijan equipos de trabajo, y en las áreas que estén subrepresentadas, la preferencia de mujeres en el acceso a puestos de mayor nivel de responsabilidad, según sus méritos y capacidad.

Las mujeres están representadas en todos los colectivos y en todos los centros. Dos de los puestos más importantes, el de dirección general y dirección comercial, los ocupan ellas


Silvia Garoz Crespo, directora de personal de la fábrica de Michelin de Valladolid y responsable de diversidad de la compañía para España Portugal

En 2014, la multinacional firmó un acuerdo de colaboración con el Ministerio de Sanidad –hoy en proceso de renovación– para potenciar la presencia de este colectivo en puestos directivos y comités de dirección, dentro de la iniciativa Más mujeres, mejores empresas. “Trabajamos en un concepto más amplio: la diversidad, ya que engloba no solo la igualdad de sexos sino también la de todas las personas, con independencia de su cultura y nacionalidad, origen, edad o capacidad física...”, concluye.

Convenios firmados

En 2011, Michelin firmó el Charter de la Diversidad, un código de compromiso empresarial, renovado en 2018, que acredita su respeto a la normativa vigente en materia de igualdad de oportunidades y antidiscriminación.

En marzo del año pasado, la multinacional obtuvo la certificación Top Employer España 2018, que la reconoce como una de las empresas con mejores condiciones laborales, con buenos resultados en ética, integridad y diversidad. También en 2018 consiguió el distintivo Óptima de Castilla y León por sus medidas a favor de la igualdad.

Normas