Feromonas, en vez de químicos, para combatir las plagas

Agrointegra, la mejor iniciativa española en medio ambiente

Plaguicidas
Parcela tratada con las técnicas alternativas a los productos fitosanitarios en Navarra.

En pleno debate mundial sobre el uso de productos fitosanitarios (o plaguicidas químicos) en las actividades agrícolas, un proyecto español se ha erigido como la mejor iniciativa de medio ambiente en 2018 de la Unión Europea al ser galardonado con el Premio Life del año. Se trata de Agrointegra, una iniciativa coordinada por el Gobierno de Navarra y que ha demostrado que el uso de técnicas alternativas a los fitosanitarios para el control de plagas en agricultura y horticultura es rentable y seguro.

“El proyecto se ideó porque hay demanda en el sector agrícola y se ha demostrado posible reducir en un 46% la utilización de productos químicos contra plagas y enfermedades”, apunta Delia Sola, del departamento de Desarrollo Rural del Ejecutivo navarro. El programa ha sido impulsado por el Gobierno foral en colaboración con entidades públicas y privadas.

El proyecto del Gobierno navarro reduce el uso de fitosanitarios

Agrointegra se desarrolló entre 2014 y 2017. La idea surgió tras constatar que había agricultores que ya utilizaban por su cuenta alternativas a los plaguicidas y que existía demanda. “Empezamos a realizar ensayos en cereal, viña, frutales y hortícolas, primero en parcelas experimentales y después en terrenos de los propios agricultores. Los resultados fueron muy positivos”, explica Noelia Telletxea, experta de Intia, sociedad pública coordinadora de la iniciativa.

Agrointegra se centra en la gestión íntegra de las plagas: la prevención, el monitoreo y las técnicas de control biológico.

Métodos de confusión sexual

Una de ellas consiste en utilizar feromonas en vid y frutales. Unos difusores emiten esta sustancia segregada por las hembras y, lógicamente, los insectos machos acuden, pero no pueden aparearse. Se conoce como técnica de confusión sexual, que lo que hace es impedir la reproducción. La difusión de feromonas también se utiliza en la de capturas masivas: al acudir los machos, estos se quedan atrapados en unos botes y no se pueden desarrollar.

En el proyecto se han usado, asimismo, bioinsecticidas o fitosanitarios de bajo riesgo. “Con el cereal hay que utilizar más la prevención porque no funcionan igual de bien las técnicas alternativas”, explica Telletxea.

Insectos machos atrapados para impedir el apareamiento.
Insectos machos atrapados para impedir el apareamiento.

Esta prevención se realiza mediante la rotación de cultivos, el uso de variedades menos sensibles o el retraso de la fecha de siembra. Además, Agrointegra se ha ocupado de la ampliación y mejora de los puntos de información existentes ya hace décadas. “Son puntos de monitoreo que se revisan semanalmente y cuyos datos sirven para avisar de cuándo hay que tratar los cultivos”, añade Telletxea, la experta de Intia.

La utilidad de este proyecto impulsado en Navarra es de máxima actualidad. “Es que la demanda aumenta y hay cultivos que solo necesitan parcelas pequeñas –borraja, cardo o brócoli– y que no interesan a las firmas comerciales para fabricar productos alternativos”, señala Delia Sola.

Uso de plaguicidas

A pesar de que desde 2012 existe en España una regulación sobre el uso sostenible de los fitosanitarios, trasposición de una directiva europea de 2009, el uso de fungicidas, herbicidas, insecticidas y otros productos químicos no ha decrecido. Según la encuesta de comercialización de estos productos, elaborada por el Ministerio de Agricultura, la cantidad vendida en 2017 (72.118 toneladas) fue una de las más reducidas desde 2012. Desde ese año, la cantidad de plaguicidas químicos en el mercado creció considerablemente y no ha bajado hasta ahora de las 70.000 toneladas.

Más implicados


Cofinanciadores. Agrointegra ha contado con entidades y empresas cofinanciadoras, desde industrias de congelados hasta bodegas y cooperativas cerealistas.

Socios colaboradores. La Asociación de Industrias Agroalimentarias de Navarra, La Rioja y Aragón y la Unión de Cooperativas Agrícolas navarra han sido socios colaboradores del proyecto.

Mejora en las ventas. El Gobierno navarro ha observado que los agricultores participantes han mejorado las ventas de sus productos.

Normas