Edmund Phelps: “Occidente se equivoca al impedir que la gente de 65 años siga trabajando”

El Premio Nobel de Economía 2006 critica la “costosa” estrategia comercial de Donald Trump, pero reconoce que China acabará cediendo

Edmund Phelps, Nobel de Economía 2006.
Edmund Phelps, Nobel de Economía 2006.

Edmund Phelps (1933, Illinois, Estados Unidos) ganó el premio del Banco de Suecia en honor de Alfred Nobel en 2006 por sus aportes en el análisis sobre las compensaciones internacionales en las políticas macroeconómicas. Recientemente ha estado de visita en Madrid con motivo del primer Nobel Prize Dialogue –encuentro de premios Nobel de distintas disciplinas– europeo celebrado fuera de Suecia, organizado por las Fundaciones Ramón Areces y Nobel, y que ha abordado los retos del envejecimiento. En su opinión, la edad de retiro debe realizarse de manera gradual y se debe potenciar el empleo sénior. Muy crítico con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, cuya política económica ha llegado a comparar en alguna ocasión con la de Benito Mussolini: afirma que es demasiado intervencionista y tilda al dirigente de extrema derecha.

¿Ve probable una recesión sobre Estados Unidos que acabe afectando a la economía internacional?

Es muy probablemente que haya una recesión en EE UU en un par de años. Por un par de razones: la tasa de desempleo es tan baja que es natural pensar que no seguirá así y porque sostengo que el sector empresarial estadounidense frenará sus inversiones. Aunque tenga un estímulo para invertir más por el recorte del impuesto de sociedades, por la ley de rendimientos decrecientes se sabe que a medida que se sigue añadiendo al capital la tasa de retorno de invertir en más capital sigue cayendo y cayendo, y, por lo tanto, el incentivo para invertir más se evapora, de modo que es otra fuerza tirando de nosotros hacia abajo, a territorio normal.

¿Considera que la Bolsa estadounidense está muy cara?

Eso siempre es jugar a las adivinanzas, pero si estoy en lo cierto los precios de las acciones de Estados Unidos caerán en algún momento entre ahora y dentro de unos dos o tres años.

¿Cree probable que EE UU y China alcancen un acuerdo que evite una guerra comercial entre ambas economías?

Lo espero, desde luego. En el lado positivo, está que los chinos son gente muy práctica, pero por otro lado son muy orgullosos. Estoy seguro de que a China le gustaría algún tipo de acuerdo siempre que no los humille.

Tal vez a medida que Donald Trump empiece a ver el fracaso de su enfoque en China, mire hacia otros lugares, y olvide todo el asunto. También creo que China está preparada para hacer algunas concesiones con las que no hubiera soñado hace dos años, pero después de todos los problemas que ha tenido, estaría dispuesta a hacer alguna concesión, allá donde al principio había puesto una línea roja.

La estrategia de Trump ha costado mucho dinero a los fabricantes de Estados Unidos y de otros países. Ha obligado a muchos productores estadounidenses a pagar aranceles para importar bienes que necesitan para producir; ha obligado a los consumidores chinos a pagar aranceles para que no puedan permitirse comprar tantos productos americanos… La iniciativa de la Casa Blanca ha sido muy costosa, pero el futuro no tiene que ser tan malo para ninguna de las dos partes.

En alguna ocasión ha dicho que el BCE y su presidente, Mario Draghi, están algo atascados, porque no pueden ni subir los tipos ni bajarlos. Si la ralentización se agrava, ¿qué herramientas existen para estimular la economía de la zona euro?

Supongo que los países de la zona euro podrían intentar algún estímulo fiscal, aunque personalmente no creo que eso funcionara. No creo que un estímulo fiscal sea tan potente y fiable como muchos economistas aseguran.

La otra cosa que podría hacer Europa es realizar reformas estructurales, crear un mejor espacio para la actividad económica. Si hay una crisis en Europa, la situación sugerirá las acciones a adoptar. Tendremos que verlo cuando llegue el caso.

España afronta un gran reto con el envejecimiento de la población y las pensiones, cuya factura sigue subiendo y subiendo. ¿Cómo abordaría este asunto?

Supongo que si supiera la respuesta a eso no estaríamos reunidos en este foro. Pienso que los países desarrollados de Occidente cometen un gran error haciendo que sea más difícil para los trabajadores mayores continuar con sus empleos o buscar nuevos trabajos; desde mi punto de vista como teórico económico estaría bien dejar que la gente de 65 años de edad o más siga adelante ganando dinero y pagando sus fondos de pensiones.

Sé que hay keynesianos que dicen que si se hace eso, los jóvenes seguirían desempleados, pero no hay una ley de hierro que diga que hay un cierto nivel de empleo determinado y si tienes más empleo entre las personas mayores entonces tendrás menos empleo entre los más jóvenes.

¿La cuantía de las pensiones es un incentivo para que los trabajadores se jubilen?

Bueno, en Estados Unidos se quejan de que las pensiones son muy bajas. Si siguieran trabajando no tendrían tanto beneficio, pero sí tendrían la satisfacción de tener un trabajo, ejercerlo, ofrecer ideas nuevas a sus colegas, seguir viviendo una buena vida. Además tendrían una pensión más alta por retirarse más tarde.

¿Cómo ve las propuestas económicas de los partidos populistas?

Estoy muy decepcionado con la extrema izquierda. Los progresistas tienen algunas ideas razonables aunque seguramente sus beneficios se exageran. Dan más miedo propuestas radicales como las del Gobierno italiano [formado por la Liga y el Movimiento 5 Estrellas] de pagar a la gente por no trabajar, dado que no es solo un drenaje a Hacienda, que no tiene dinero para ello de todos modos.

La renta básica [de 780 euros al mes] no solo es una propuesta horrible, cuando es conocido que Italia ya tiene un enorme déficit; el simbolismo es tan terrible que sugiere que el trabajo no es importante, que solo importa el dinero… que ese es el único motivo para trabajar. No se les ocurre que el trabajo ofrece algunos desafíos, algunos problemas para resolver, algunas experiencias… la idea es totalmente medieval. Es horripilante.

En cuanto a la extrema derecha, es aterradora. En EE UU ya ha sido un desastre claro, los recortes de impuestos se han realizado en gran medida a costa de los asalariados corrientes… Ha habido un pequeño aumento de las tasas salariales como resultado del ajuste del mercado laboral, pero todo eso va a ser temporal. Se ha estimulado un poquito la inversión, pero como he dicho, la tasa de retorno va a empezar a caer y el desempleo va a volver a algún nivel más normal. La extrema derecha [en referencia a Trump] ha socavado todo tipo de instituciones y estructuras legales y eso va a resultar muy caro a largo plazo. Ha debilitado la Administración, y eso va a hacer daño a la economía americana durante la próxima década.

Normas