Neinor y Vía Célere, a la cabeza en entregas de viviendas nuevas en la recuperación del sector

Las principales empresas comenzarán obras para 34.000 casas mientras el mercado sigue muy atomizado a pesar de las nuevas grandes firmas

Promotoras vivienda pulsa en la foto

Año a año los nuevos grandes protagonistas del ciclo alcista en la construcción de vivienda ven crecer los números de sus planes. En 2019, las grandes promotoras nacidas a partir de 2015, o algunas renacidas de sus cenizas, ya comienzan a acercarse a su velocidad de crucero, sobre todo las cotizadas Neinor, Aedas y Metrovacesa, llamadas a liderar junto a Vía Célere la construcción residencial. Aún así, el sector sigue estando muy fragmentado, con muchas pequeñas empresas.

Neinor Homes y Vía Célere se convierten en las dos con un mayor número de viviendas para entregar ya este año, en ambos casos con 2.000 clientes que recibirán las llaves de sus pisos, según las cifras ofrecidas por una veintena de promotoras a Cinco Días. En esas previsiones, las empresas han detallado tres conceptos de sus planes para 2019: las viviendas que lanzarán a comercializar, las que iniciarán obras y las entregas previstas (ver gráfico).

La nueva Neinor Homes nació en 2015, con Juan Velayos como principal directivo, con la compra por parte de Lone Star de la antigua promotora de Kutxabank. Fue la primera promotora en estrenarse en Bolsa en una década, tras unos años en los que la crisis del ladrillo arrasó con gran parte del tejido industrial del sector. La empresa prevé iniciar obras este año para 3.000 viviendas, acercándose a la velocidad de crucero definida en su salida a Bolsa, e iniciará la comercialización de otras 2.000.

Por su parte, Vía Célere, controlada por el fondo estadounidense Värde Partners, se encuentra en un proceso de integración de los activos de Aelca, la otra promotora de Värde que de momento ha vaciado su cartera. La suma ha posicionado ya a la inmobiliaria presidida por Juan Antonio Gómez-Pintado en el liderato de entregas. Respecto a la comercialización y obras, de momento, hasta que no esté totalmente culminada la fusión no ofrece esos datos. Este es la única de las grandes que todavía no está en Bolsa, unos planes que se ralentizaron el pasado año.

Sareb, Altamira y la nueva SDIN

Sareb se ha convertido de forma indirecta en otro promotor, ya que el banco malo desarrolla suelos a través de terceras empresas. Para este año espera poner en comercialización 2.200 casas. Por su parte, Altamira, servicer propiedad de doBank (85% del capital) y Santander, destaca por las 1.160 viviendas propias que entregará este año de suelos de Santander. Igualmente SDIN, la nueva promotora de Sabadell, entregará 1.000 nuevos pisos propios.

La también cotizada Aedas, igualmente nacida en 2017 con los suelos de otro fondo estadounidense, en este caso Castlelake, también perciben ya el recorrido al alza de sus planes. Este año entregará 1.055 viviendas, con 2.500 de nueva comercialización y nada menos que disponen de obras para 3.000 pisos tan solo dos años después de aparecer en escena, con David Martínez como primer ejecutivo.

Por su parte, Metrovacesa, la otra gran cotizada y controlada por Santander (con participación minoritaria de BBVA) encabeza con claridad los planes de negocio, con hasta 4.500 viviendas tanto de nueva comercialización como para lanzar la construcción. Esta centenaria inmobiliaria, saneada por los bancos tras la crisis, lanzó su nuevo proyecto en 2017 con Jorge Pérez de Leza, procedente de Grupo Lar, como consejero delegado.

Entre las impulsadas por los fondos destaca también la rescatada Habitat, reactivada el pasado año por Bain Capital, y que prevé poner en comercialización 3.000 viviendas ya este año. De igual forma, Cerberus se hizo en 2017 con el control de Inmoglaciar, empresa en la que dejó a Ignacio Moreno como presidente. Inmoglaciar, que ha declinado facilitar a este diario sus previsiones, también está llamada a tener un papel relevante, ya que se ha convertido en una de las patas inmobiliarias del fondo estadounidense, uno de los más activos en compras de activos de los bancos y que también cuenta con Haya Real Estate como servicer.

El conjunto de la veintena de empresas consultadas entregarán un total de casi 16.000 viviendas, iniciarán obras para 34.000 unidades y pondrán en comercialización otras 30.000. Estas cifras muestran la enorme fragmentación del sector, que en los últimos 12 meses, con cifras de Fomento hasta octubre de 2018, ha iniciado un total de 103.000 casas. Tienen todavía mucho peso los pequeños promotores especializados en el negocio local, a diferencia de otros países donde existen grandes actores. El ritmo de construcción residencial, aunque ha despegado desde 2014, se mantiene a enorme distancia de los 865.000 visados del máximo de 2006.

Entre los nuevos actores impulsados también por fondos internacionales se encuentran otras promotoras con un elevado ritmo de comercialización de viviendas: AQ Acentor (del fondo alemán Aquila) pondrá a la venta 1.700 casas, Kronos Homes (de varios inversores europeos y de EE UU) otras 1.600 y ASG Homes (del británico ActivumSG) llegará a las 1.000 adicionales.

Aedas iniciará obras para 3.000 nuevos pisos tan solo dos años después de nacer y Metrovacesa llegará hasta los 4.500

Entre los supervivientes de la crisis, destaca Amenabar, empresa guipuzcoana, que para el año que viene comenzará la construcción de 3.608 viviendas y entregará 1.245 casas. Otra de las históricas, en este caso la madrileña Pryconsa, de la familia Colomer, alcanza ya una cifra elevada en el inicio de obras: 1.285 pisos. De forma más modesta también son relevantes la vasca Inbisa y la nueva Áurea Homes, filial residencial del grupo constructor navarro ACR. La madrileña Gestilar, nacida en 2009 y asociada a inversiones junto a Morgan Stanley, entregará 748 casas.

Entre las que han vuelto a reactivarse tras la crisis se encuentran otras dos cotizadas de tamaño menor que los grandes protagonistas. Se trata de Quabit, que ha centrado gran parte de su negocio en el Corredor del Henares (Madrid y Guadalajara) y que para este año prevé entregar las llaves de 900 nuevas casas; y de la sevillana Insur, con otras 500.

En el sector operan especialistas de algunos mercados concretos. En Cataluña, por ejemplo, donde Barcelona ha sido junto a Madrid la provincia donde más se reactivado la obra nueva, destacan Corp, con planes para iniciar este año la construcción de 1.400 viviendas y La Llave de Oro, con otras 550 casas.

Otros operadores relevantes del nuevo ciclo son las filiales de dos grandes empresas del Ibex. Se trata de Acciona Inmobiliaria (con 500 entregas previstas) e Iberdrola Inmobiliaria (156 unidades), una compañía que volvió a la promoción residencial en 2017 después de una década.

 

Normas