Proyecto de vivienda de Inmoglaciar en Madrid.
Proyecto de vivienda de Inmoglaciar en Madrid.

Cerberus engordará Inmoglaciar con la vista puesta en Bolsa

La entrada del fondo supondrá una inyección de capital inmediata

El nuevo propietario agilizará las compras de suelo

Cerberus Capital acaba de plantar la semilla que dará como resultado otra de las mayores promotoras de vivienda de España, a semejanza de lo que han hecho anteriormente otros grandes fondos internacionales. La gestora estadounidense comunicó el viernes que ha tomado el control de la compañía española Inmoglaciar. El objetivo final es inyectar capital masivamente, engordar la compañía, buscar sinergias con sus compras anteriores –como la cartera inmobiliaria de BBVA– y, a largo plazo, si la compañía consigue el tamaño y la rentabilidad deseada, salir a Bolsa.

Cerberus es uno de los grandes fondos que ha estado especialmente motivado en la búsqueda de oportunidades en una apuesta por la recuperación del inmobiliario en España. A través de Haya Real Estate, y la compra de activos a Bankia, se ha ido haciendo con la gestión de crédito promotor y activos adjudicados como por ejemplo de Liberbank o Sareb, de igual forma que su competidor Blackstone lo ha hecho a través de la plataforma Anticipa. Pero la gran operación la cerró a finales de noviembre, cuando adquirió a BBVA el 80% de la cartera inmobiliaria por 4.000 millones de euros.

Mediante la compra de Inmoglaciar, el fondo consigue una pieza más es su puzzle inmobiliario. Cerberus se hace con el control accionarial, alrededor del 70% de la empresa, según confirman fuentes conocedoras de la operación.

Obtiene una de las promotoras que ha estado más activa durante los últimos años. El precio de la operación no se ha hecho público, pero según fuentes del mercado ha superado los 50 millones. Inmoglaciar nació en Burgos en los años ochenta como gestora de cooperativas. Actualmente comercializa 15 proyectos de viviendas en Madrid, Barcelona, Tarragona, Zaragoza y Granada. La compañía pertenece a la familia Moreno y cuenta con Ignacio Moreno como consejero delegado. “Lo que más vale de la adquisición es el equipo”, apunta una fuente inmobiliaria.

La firma estadounidense adquiere un equipo con experiencia en el mercado nacional, según señalan expertos del sector, mientras que el fondo aporta recursos casi infinitos. “La intención de Cerberus es inyectar capital para seguir comprando suelo”, explica una fuente conocedora de la operación. En ese sentido, en la compra de la cartera a BBVA –que incluye la plataforma Anida– obtuvo terrenos que finalmente podrían acabar para el uso de la promotora una vez seleccionados.

Es previsible que según la empresa vaya identificando oportunidades de suelo, Cerberus inyecte recursos vía ampliación de capital –que haría diluirse a los socios minoritarios– o con préstamos –a semejanza del acuerdo actual de Inmoglaciar con el fondo Aquila–.

La empresa, según fuentes internas, está valorando oportunidades de adquisiciones de suelo por varios cientos de millones, que ahora, con la nueva capacidad, podrá concretar en algunos casos.

La promotora es una de las más activas en el panorama de la obra nueva. Según sus propios datos, tiene más de 2.000 viviendas en producción, de las que 1.100 tienen entrega prevista para el próximo año.

Esta compra sigue la estela de las realizadas por otros fondos como Lone Star, que ya sacó a Bolsa a Neinor Homes; Castlelake, que hizo lo mismo con Aedas Homes; y de Värde Partners, que controla las promotoras Vía Célere y Aelca.

Precisamente la salida al mercado puede ser el camino final para la nueva apuesta de Cerberus. “La Bolsa no es el objetivo de la operación, pero puede suceder si llega a un tamaño y cumple unos objetivos de rentabilidad”, apunta una fuente conocedora de la adquisición. De momento, la compañía es de un tamaño pequeño para ese cometido, pero es previsible que engorde con rapidez.

Normas
Entra en EL PAÍS