Responsable de carteras de Julius Baer España

Almudena Benedit: “El mayor riesgo es el impacto de una fuerte caída de Wall Street en el consumidor de EE UU”

Insiste en que los fundamentales siguen siendo positivos y apuesta en Bolsa por valores cíclicos

Almudena Benedit, responsable de gestión de carteras de Julius Baer España
Almudena Benedit, responsable de gestión de carteras de Julius Baer España

Intercala el relativo optimismo con que afronta la gestión de activos en 2019 con continuas advertencias a los riesgos que laten en el mercado. Después de un 2018 inesperadamente negativo para el conjunto de la inversión, los gestores se mueven en el inicio de año con pies de plomo, y Almudena Benedit, responsable de gestión de carteras de Julius Baer en España, se sitúa entre los que sostienen –con todas las cautelas– que no estamos a las puertas de una recesión y sigue habiendo oportunidades en Bolsa. Reconoce, sin embargo, que el ánimo puede cambiar en cualquier momento, lo que obliga a un seguimiento muy cercano de los riesgos y a una gestión muy activa.

¿Cuál es su visión de la situación actual de mercado?

El mercado ha sobrerreacionado en la última parte del año pasado, descontando una recesión inminente que nosotros no vemos a corto plazo y que situamos bien adelantado 2020. Sí es verdad que vemos cierta desaceleración sobre todo en China, aunque el país tiene mecanismos para estimular la economía y lo va a hacer. También nos ha sorprendido la debilidad de algunos datos, en especial en Alemania, pero dicho esto, también creemos que probablemente en los próximos trimestres en Europa veamos un repunte del crecimiento. Va a haber una desaceleración global y la recesión que puede llegar a finales de 2020 puede ser mucho más suave que la que vimos en 2008. No esperamos algo drástico. Lo que nos gusta explicar es que este año la rentabilidad te la va a dar la renta variable, los activos con riesgo, y lo que hay que intentar es evitar tener pérdidas en la renta fija.

¿Y cómo decirle al cliente que asuma riesgos después de lo visto en 2018 y ante el actual pesimismo del mercado?

Lo que más le cuesta entender al inversor es cómo en un año donde las expectativas económicas eran buenas y además se han cumplido, por qué la Bolsa ha ido tan mal. Además, no ha habido refugio, ni siquiera el oro. Y eso no se entiende y es difícil de explicar, en especial para el cliente más conservador, que no está preparado para asumir pérdidas y se ha encontrado con pérdidas en la renta fija. Nosotros pensamos que en algún momento se verá que el ciclo se alarga y que la siguiente recesión no va a ser tan severa.

¿Y no es mejor alinearse con el mercado para buscar rentabilidad? En 2018 ganaron dinero los bajistas...

Es verdad que en el corto plazo el mercado no te da la razón pero, siendo muy cautos y conscientes de los riesgos, tenemos que intentar ceñirnos a lo que nosotros creemos. La corrección que hemos visto podría ser una oportunidad porque los fundamentales no se han deteriorado como el mercado considera. Y hay un factor añadido: no hay muchas alternativas ya que en la renta fija sí que vemos mucho riesgo de pérdidas.

"No veo entre los clientes una preocupación mayor hoy sobre la inversión en España”

¿Cree posible que una fuerte corrección de mercado pueda precipitar la recesión?

El mayor riesgo que vemos y que vigilamos diariamente es el impacto que puede tener una corrección de mercado en el consumidor de EE UU, que tiene un fuerte ahorro en Bolsa. Nos preocupó en los momentos de caídas más severas. En EE UU dos tercios del crecimiento del PIB se explican por el consumo. Hubo un impacto muy positivo con la reforma fiscal y se notó a nivel de beneficios, pero una caída de mercado considerable sería nefasta. Sin duda, es algo que nos preocupa y que nos podría hacer cambiar nuestro escenario. La situación actual es diferente a otras del pasado porque hay muchas incertidumbres sobre la mesa que pueden hacerte cambiar la perspectiva de asignación de activos en los próximos meses. Hay que ser más activos y dinámicos que nunca y con el foco muy bien puesto en los riesgos.

¿Cómo es su cartera al inicio de año?

En una cartera balanceada ahora mismo estamos invertidos en un 47% en renta variable. Apostamos por sectores fundamentalmente cíclicos porque estamos en la última parte del ciclo. Entre ellos, el sector de tecnología, excluyendo semiconductores, donde sí estamos un poco más cautos por exceso de capacidad y menor demanda. Y el sector financiero, confiando en que los tipos van a subir, y el de energía. También acabamos de subir un sector más defensivo, el de salud, que está barato tras la última corrección, con perspectivas de crecimiento buenas. La posición de liquidez es elevada, de entre el 10% y el 15%, a la espera de oportunidades en renta fija. Y en gestión alternativa tenemos un 5%. El resto sería renta fija con duraciones cortas, con poca sensibilidad a subidas de tipos.

¿Cuál es su visión para la inversión en España?

El entorno político no es el más favorable para las inversiones, aunque los datos económicos son mejores que en Europa. Las valoraciones son atractivas, como en el resto de Europa. Sí vemos la inflación repuntando en España y eso puede afectar al consumo porque la tasa de ahorro es muy baja. Y hay que ver qué impacto tendrá el alza del salario mínimo en consumo y contratación. Pero no veo entre los clientes una preocupación mayor hoy sobre la inversión en España.

Normas