Francia y Alemania descartan por ahora bloquear a Huawei y España mantiene silencio

El Gobierno español sí pide que se aclaren las acusaciones del arresto antes de manifestar ninguna opinión sobre el caso

guerra comercial estados unidos china
Visitantes del stand de Huawei durante una edición del Mobile World Congress en Barcelona.

Pese a las duras declaraciones del vicepresidente de la Comisión Europea para el Mercado Único Digital, Andrus Ansip, que dijo el viernes que la UE debería estar preocupada y “tener miedo” por Huawei y otras tecnológicas chinas por el riesgo que representan para la seguridad, Francia y Alemania han descartado por ahora prohibir el uso de la tecnología de la compañía china como sí han hecho otros países como EE UU, Australia, Nueva Zelanda y Japón. Por ahora, se alejan de la política anti-Huawei que parece estar adoptando el mundo anglosajón.

Las autoridades francesas han preferido ser cautelosas. El ministro de Finanzas francés, Bruno Le Maire, ha asegurado que Huawei es bienvenida en Francia, aunque admitió que su gobierno podría bloquear ciertas inversiones. “Huawei es una compañía que juega un papel importante en Francia, que invierte en Francia y estas inversiones son bienvenidas. Si alguna de estas inversiones afectan a la soberanía nacional o a tecnologías sensibles, dependerá de nuestro gobierno fijar ciertos límites”, dijo a los periodistas tras hablar con el viceprimer ministro chino, Hu Chunhua, informó Reuters.

Según Les Echos, los equipos de Huawei tienen su lugar en las redes francesas, siempre que respeten algunas líneas rojas no escritas: no estar en el core de las redes, no estar en más del 50% de la red de un operador, y no estar en la región de París. Algo que no ha impedido a Huawei cerrar importantes contratos en el país.

Alemania, por su parte, se ha opuesto a excluir a proveedores como Huawei para su futura red 5G, según ha dicho un portavoz del ministerio del Interior. Las autoridades germanas habrían debatido sobre el tema, pero la industria de las telecos de Alemania habrían defendido su larga relación con Huawei. Deutsche Telekom, por ejemplo, lleva a cabo un proyecto 5G en Berlín con Huawei.

En España, el Gobierno prefiere mantener el silencio. El ministro de Asuntos Exteriores español, Josep Borrell, se limitó a calificar el viernes de “preocupante” el arresto de Meng. Este periódico se puso ayer en contacto con Moncloa y la Secretaría de Estado para el Avance Digital, dependiente de Economía, pero no facilitaron ninguna información sobre si España prohibirá o no el uso de los equipos de la compañía china. España fue, junto a Portugal, el primer país donde entró en Europa Huawei hace 17 años, y aquí la compañía china trabaja con todos los grandes operadores del país. Entre otras acciones, el gigante chino firmó con Telefónica un memorando de entendimiento en materia de 5G.

Desde el Ministerio de Exteriores sí se refirieron ayer a la detención de la heredera de Huawei en Canadá el pasado 1 de diciembre. "No terminan de aclararse las acusaciones y a qué años se refieren. En todo caso, si hablamos de los últimos tres años, se refieren a la violación de sanciones aplicadas exclusivamente por Estados Unidos a Irán. Si se remontan a un período anterior las sanciones eran de Naciones Unidas. Son escenarios muy distintos. Cuando se aclare este extremo nos pronunciaremos", explicaron a Cinco Días fuentes de Exteriores.

Otro país europeo, Reino Unido, sí ha admitido que está evaluando qué política adoptará al respecto, aunque BT sí advirtió la semana pasada que excluirá a Huawei como proveedor para el core de sus futuras infraestructura 5G.

Algunos expertos en el mundo de la tecnología como Enrique Dans, profesor del IE Business School, han dado la voz de alarma sobre los riesgos de reducir el número de proveedores, en concreto excluyendo a Huawei. "Para cualquier país, bloquear los productos de Huawei supone habitualmente comprometerse con un desarrollo más caro y más lento de sus redes de 5G, algo que resulta muy difícil hacer si no existe una razón plenamente justificada para ello. Y hasta la fecha Huawei ha sido sometida a cuidadoso escrutinio por parte de compañías y gobiernos de todo el mundo, y nadie ha tenido más argumentos a la hora de adquirir sus productos que el hecho de encontrarse con una de las empresas que más invierte en I+D en tecnología, que ha obtenido más patentes que ninguna otra en ámbitos tan cruciales como el desarrollo del 5G, y que es además muy competitiva en su relación calidad/precio".

El citado periódico francés también advierte que excluir a Huawei como proveedor para las futuras redes móviles supone privar a las telecos de los conocimientos de esta tecnológica. Algo que seguramente preocupa a las operadoras. Incluso los rivales de la compañía china están preocupados, añade Les Echos. El director general de Ericsson Francia, Franck Bouétard, admite que a corto plazo, podría ser interesante esta crisis de Huawei para los fabricantes de equipos europeos. "Pero si esto lleva al cierre de algunos mercados, o incluso al desarrollo de dos estándares diferentes, volveríamos a 15 años atrás".  

Amenazas de China a EE UU y Canadá

Durante el fin de semana, el caso Huawei lejos de perder intensidad, ha subido varios escalones, pues China incrementó su presión sobre Canadá y EE UU, a los que exigió que liberen a la directora financiera e hija del fundador de Huawei, Meng Wanzhou. El gobierno asiático amenazó a las autoridades del primer país con “graves consecuencias” por la detención, según informó Efe, convirtiendo el caso en uno de los peores conflictos diplomáticos entre Pekín y Ottawa y Washington.

El vicepresidente de Asuntos Exteriores de China, Le Yucheng, convocó al embajador de Canadá y EE UU, John McCallum y Terry Branstad, respectivamente, para expresarles su ·”profunda protesta” por el arresto de la directiva en Vancouver y exigió su inmediata puesta en libertad. China urgió a Canadá a que proteja seriamente sus derechos legítimos. “De lo contrario, Canadá debe aceptar su responsabilidad por las graves consecuencias causadas”, dijo el Gobierno chino en un comunicado.

Aunque China no especificó qué acciones tomaría contra Canadá, el periódico South China Morning Post indicó que estas podrían ir desde la congelación de los intercambios diplomáticos hasta la suspensión del comercio, según Efe. Represalias que podrían ponerse en marcha si finalmente Meng es extraditada a EE UU. “La única manera de evitar pagar un precio muy caro” es la liberación inmediata de Meng, indicó el Diario del Pueblo.

Respecto a Estados Unidos, Le criticó a su embajador haber hecho “una demanda irracional” a Canadá para detener a la directiva mientras hacía un transbordo de vuelo en Vancouver. “Las acciones de los EE UU violaron gravemente los derechos legales y legítimos de un ciudadano chino, y por su naturaleza, fueron extremadamente desagradables”. “China responderá según sean las acciones de EE UU”, añadió el político chino sin dar más explicaciones, informó Reuters.

Normas