Ana Botín: “Debemos fomentar una universidad con valores”

La presidenta de Santander inaugura el IV Encuentro Internacional de Rectores

El rey Felipe pide recuperar los valores humanistas en la educación superior

Foto de grupo tomada durante la inauguración del IV Encuentro Internacional de Rectores Universia.
Foto de grupo tomada durante la inauguración del IV Encuentro Internacional de Rectores Universia.

La universidad de Salamanca, que este año celebra 800 de existencia, se convierte hoy en la capital de la educación superior, que acoge a 600 rectores y miembros de universidades de 26 países, que participan hasta mañana en el IV Encuentro Internacional de Rectores Universia, y a cuya inauguración acudió el rey Felipe, el presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, el ministro de Educación, Cultura y Deportes, Iñigo Méndez de Vigo, el presidenta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, y el expresidente del Gobierno Felipe González.

En la apertura del encuentro, que lleva por título Universidad, sociedad y futuro, la presidenta de Universia y de Banco Santander, Ana Botín, recordó que cada generación “reescribe el contrato social que regula las relaciones entre la universidad y la sociedad a la que sirve”, un contrato que “incluye las contribuciones a la docencia, a la investigación y, cada vez más, a la innovación y el emprendimiento”. Porque en su opinión, una de las funciones de la educación universitaria “debe ser enseñar a aprender, es decir, ofrecer las herramientas que permitan al estudiante de hoy desarrollar nuevas habilidades y competencias que necesite en el futuro”.

En el auditorio del Palacio de Congresos y Exposiciones de Castilla y León, donde estaban representados más de 10 millones de estudiantes de universidades de todo el mundo, la anfitriona del congreso destacó que “la educación no es todo, pero es casi todo. La educación nos transforma personalmente, emocionalmente, culturalmente y económicamente”. También aprovechó Ana Botín para lanzar varias reflexiones de lo que debe ser la universidad, ya que “la educación es clave para poder construir sociedades más inclusivas, prósperas y resilientes”. En este contexto, resaltó las nuevas relaciones que se establecen entre el profesor y el estudiante, cada vez más intermediada por la tecnología, situando al alumno en el epicentro de toda la actividad académica, dado que la revolución digital “es un poderoso motor de cambio económico, social, político y cultural”.

Otro de los objetivos de la universidad, apuntó Botín, es promover el crecimiento personal y la movilidad social, ya que “nos enseña que el conocimiento, la ciencia y la experiencia humana no tienen fronteras”. En este sentido, señaló que “debemos ver la universidad como parte de la respuesta para formar ciudadanos globales, evitando las visiones localistas y endogámicas, que nos alejan de la cooperación internacional”. Pero todo esto “no puede ser a costa de descuidar los sectores menos favorecidos de nuestras sociedades”, por lo que es necesario “fomentar una educación superior abierta, que promueva valores universales, la tolerancia y la inclusión social”, a través de una formación “humanista, transversal y multidisciplinar”, y una universidad que sea fuente de innovación, de pensamiento crítico y de conciencia social.

Por su parte, el rey Felipe defendió, durante su intervención, la necesidad de reivindicar y defender la importancia y el prestigio de la universidad y prestar todo el apoyo necesario para que en el siglo XXI pueda seguir desarrollando un papel pionero en la docencia, en la investigación y en la traslación del conocimiento a la sociedad”. El monarca destacó que para que se cumpla este objetivo son necesarias “reformas y actualizaciones”, sobre todo debido a la transformación digital, que “obliga a reorientar la visión de la educación superior y a diseñarla de acuerdo con un entorno que se transforma de manera acelerada”. Es por ello, que se necesitan “nuevas ideas que nos permitan ofrecer soluciones sólidas para el presente y par el futuro”, señaló en su discurso Felipe VI, que también coincidió con Botín en la importancia de “recuperar y fomentar valores humanistas para poder afrontar, de un modo solvente, todos estos desafíos”.

Botín: "Es obligación de todos buscar una solución en Cataluña"

Cinco Días

La presidenta del Banco Santander, Ana Botín, ha dicho hoy que "es obligación y responsabilidad" de todos buscar una solución a la situación que se está viviendo en Cataluña. En una entrevista en la Cadena Ser, Botín se ha mostrado convencida de la necesidad de "trabajar juntos" para "volver a atraer a todos los catalanes al proyecto de España, que es un gran proyecto".

"Conozco la creatividad y la capacidad de esfuerzo y de hacer cosas que tenemos", dijo Botín, que insistió en que es necesario encontrar la manera de volver a "enamorar a todos los catalanes del proyecto español". Botín se mostró convencida de estar hablando "por muchos españoles" al decir que "queremos a los catalanes y a Cataluña y creemos que hay muchas más cosas que nos unen que las que nos separan".

La presidenta de Banco Santander también se ha mostrado a favor de desvincular el riesgo soberano del bancario y mutualizar la deuda soberana europea para que, ante nuevas crisis, los países compartan el riesgo. Preguntada por si ante una nueva crisis de la zona euro estaría más a favor de mecanismos de solidaridad como propone Emmanuel Macron, o de la austeridad de la canciller alemana, Angela Merkel, Botín ha dicho ser más partidaria del presidente francés.

Y es que, en su opinión, hay que eliminar el riesgo soberano porque en la próxima crisis, "que la tendremos", "no nos podemos permitir que desaparezcan empresas y puestos de trabajo" solo por el hecho de que España como país este "mal visto" como ocurrió en 2011.

Botín ha recordado que durante la crisis de la deuda soberana, cuando el riesgo país de España subió hasta máximos históricos y superó los 600 puntos básicos, los costes de financiación de las empresas nacionales eran mucho más elevados que los de otras compañías europeas y la banca no pudo prestar al mismo tipo de interés, algo que, ha considerado, "no es justo". No obstante, ha indicado que esta mutualización de la deuda también exige responsabilidad por parte de los países, que deben seguir profundizando en las reformas, con las que tienen que estar comprometidos.

Al respecto, ha precisado que aunque en España se ha profundizado mucho en las reformas y se ha conseguido mucho "hay que seguir para que la recuperación llegue a todos", y "no darse por satisfechos hasta tener puestos de trabajo dignos". "Soy consciente de que tememos que hacer un esfuerzo enorme para que la recuperación llegue a todos, pero lo que ha conseguido España en los últimos años ha sido admirable", ha añadido.

"El sistema funciona, pero hay que mejorarlo. Desde mi posición lo que podemos hacer es ayudar a las empresas, a las personas, siendo más transparentes", ha manifestado Botín, que ha añadido que "sabemos que muchas personas no llegan a final de mes", y por eso, Santander está mejorando salarios, productos y la manera de hacer las cosas". En este sentido ha indicado que Santander ha elevado en un 10 % el sueldo a los trabajadores que menos cobraban.

Por último, y preguntada por la situación de las mujeres, Botín, que ha dicho que se considera feminista, ha manifestado que aún hay "mucho que hacer", y que en el objetivo del banco es que en 2025, el 30 % de los puestos directivos sean de mujeres

Ana Botín, junto a las rectoras de las universidades y la presidenta del CSIC, Rosa Menéndez.
Ana Botín, junto a las rectoras de las universidades y la presidenta del CSIC, Rosa Menéndez.

Normas