El Congreso avala tramitar la reforma hipotecaria del Gobierno pero avanza que la enmendará

Los grupos rechazan la enmienda a la totalidad de Podemos

El PSOE avanza que pedirá una autoridad independiente para evaluar la publicidad bancaria

hipotecas
El ministro de Economía, Luis de Guindos, durante el Pleno del Congreso de los Diputados. EFE

El Pleno del Congreso de los Diputados ha abordado este jueves el Proyecto de Ley reguladora de los contratos de crédito inmobiliario, la llamada reforma hipotecaria impulsada por el Gobierno y la enmienda a la totalidad presentada por el grupo Unidos Podemos.

A falta de conocer el resultado concreto de la votación, el grueso de portavoces económicos de la Cámara ha avanzado su intención de rechazar la iniciativa de Podemos para tumbar el texto del Ejecutivo y sustituirlo por otro, lo que permitirá avanzar en la tramitación del proyecto original.

Sin embargo, los partidos de la oposición que avalan tramitar el texto del Gobierno han avanzado su intención de presentar enmiendas parciales, previsiblemente la próxima semana, para tratar de modular su contenido y mejorar la protección del consumidor.

Así lo ha indicado el representante del PSOE, Pedro Saura, pero también los portavoces de Ciudadanos o PNV, que junto a Coalición Canaria consensuaron con el Gobierno el texto inicial garantizando una mayoría que posibilitaría su aprobación.

El proyecto de ley ha sido defendido por el ministro de Economía, Luis de Guindos, que ha aseverado que su contenido permite transponer la directiva europea en la materia y mejorar la protección de los deudores hipotecarios, especialmente los más vulnerables.

Desde Podemos sostienen que el texto no cumple con la legislación y la jurisprudencia europea. Como ejemplo, aluden a la intención del Ejecutivo de imponer una nueva cláusula de vencimiento anticipado para todos los contratos presentes y futuros. Los jueces vienen tumbando estas condiciones, que permiten a la banca ejecutar un préstamo tras tres impagos.

El proyecto de ley eleva el umbral para poder desahuciar hasta los 9 impagos, o el 2% del capital prestado, en la primera mitad del préstamo, o 12 cuotas, o el 4% después. Rafa Mayoral, de Podemos, entiende que este cambio retroactivo no es válido y que las cláusulas anteriores a la reforma que incumplan los preceptos de equilibrio entre las partes que vienen imponiendo los jueces deben ser considerados nulos.

El representante del PP Carlos Floriano ha advertido que tumbar todas las condiciones de vencimiento anticipado en vigor desde 2013, cuando la anterior reforma hipotecaria elevó el número mínimo de impagos para ejecutar un crédito de una a tres cuotas impagadas, dispararía el coste de las hipotecas impidiendo a la clase media acceder a una vivienda.

Grupos como ERC Compromís o Bildu se han posicionado del lado de Podemos apoyando la enmienda a la totalidad para iniciar el cambio legislativo desde un mejor punto de partida. El PNV ha coincidido en que es necesaria una regulación “más transparente” y que de más seguridad al consumidor, pero ha expuesto que tratará de lograrlo enmendando el texto del Gobierno y debatiendo las propuestas que hagan otros grupos.

En la misma línea se ha pronunciado el representante de Ciudadanos, Rodrigo Gómez García, que ha arrancado dando un tirón de orejas al ministro por el retraso en la aprobación de esta norma, que España debió haber aprobado hace ya dos años y por el que se juega una multa comunitaria.

Dada la urgencia, para el partido que lidera Albert Rivera “la enmienda a la totalidad no es realista”. Critican además que Podemos abogue por una dación en pago universal (la entrega del inmueble como única condición para saldar la deuda) que equipara a una familia en crisis con el comprador de un chalé de un millón de euros, han ilustrado.

“Presentaremos muchas y profundas enmiendas”, han avanzado en todo caso desde el grupo naranja sosteniendo que el proyecto de ley presentado por el Gobierno requiere de importantes mejoras.

Las propuestas del PSOE

El PSOE ha sido el partido más crítico con el proyecto del ley del Ejecutivo, que avala tramitar por las necesidades del país, pero que considera que no mejora la protección del consumidor, no evita que la banca le traspase buena parte del riesgo que asume al emitir hipotecas y no pone freno a la especulación inmobiliaria. Tres puntos que considera clave que responda la nueva regulación.

Saura ha dicho que es “un texto que está de lado de las entidades financieras”, con el que los principales banqueros del país están cómodos. Aunque el portavoz socialista ha subrayado que el Gobierno “arrastra los pies” cuando toca defender al consumidor, considera que la propuesta de Podemos “no resuelve los problemas y en algunos casos el consumidor puede estar más desprotegido” aún.

El representante del PSOE ha anticipado que su grupo tratará de seguir las recomendaciones de asociaciones de usuarios como Adicae y crear un regulador independiente que pueda sancionar a la banca cuando haga publicidad engañosa, por ejemplo, cosa que no recogen los textos del Gobierno ni de Podemos. También tratará de establecer un protocolo de evaluación de la solvencia del deudor previa a la concesión de los préstamos para evitar que se endeuden quienes no podrán afrontar el coste del crédito.

Votación

Finalmente, de los 340 diputados presentes y uno más que ha votado telemáticamente, 180 han votado en contra de la enmienda a la totalidad de Podemos, mientras 79 han apoyado devolver el proyecto de ley al Gobierno y 82 se han abstenido.

Posteriormente, con el apoyo de 169 diputados, el voto en contra de 165 y seis abstenciones, el Pleno del Congreso de los Diputados ha aprobado la tramitación definitiva del proyecto de ley reforma hipotecaria que el Ejecutivo busca tener aprobada antes de mediado de año.

Normas