El PSOE logra ampliar el plazo para enmendar la reforma hipotecaria y busca regular la dación en pago

Los socialistas buscan incluir en el proyecto temas relegados al reglamento

Proponen limitar los supuestos de desahucio y rebajar el interés de demora

Reforma hipotecaria
El portavoz de Economía del PSOE en el Congreso, Pedro Saura.

La mesa del Congreso de los Diputados ha aceptado ampliar el plazo para presentar enmiendas a la reforma hipotecaria, que inicialmente culminaba este martes, a petición del PSOE. Desde el grupo socialista explican que buscan presentar una extensa batería de cambios al texto impulsado por el Gobierno del PP, que ya cuenta con apoyo mayoritario al avalarlo C´s, PNV y Coalición Canaria.

Una de las principales inquietudes del PSOE es que, como advirtió el Consejo de Estado al Ejecutivo y adelantó este diario, el proyecto de ley remitido al Congreso deja fuera del cuerpo de la norma algunas medidas clave de la directiva europea de protección al consumidor hipotecario que España ya lleva año y medio de retraso en trasponer. Desde el partido socialista indican que hay algunos de esos aspectos que no se deben dejar para el desarrollo reglamentario posterior a la reforma.

Es el caso, ilustran, del detalle de la Ficha Europea de Información Normalizada (FEIN), con la información comparable del producto que la entidad debe facilitar al consumidor, así como de la iniciativa española de exigir que la entidad entregue al cliente una hoja de advertencias sobre los riesgos de las cláusulas más delicadas, cuyas especificaciones no figuran en el proyecto de ley.

Los socialistas también abogan por regular directamente las normas de publicidad de las hipotecas, o el detalle de los simulacros de variaciones de las cuotas que puede soportar el consumidor, así como el desarrollo de un modelo de contrato hipotecario estándar.

Más allá, desde el PSOE consideran necesario conceder al cliente un plazo de varios días posteriores a la firma del contrato para poder desistir del crédito sin penalización, limitar el interés de demora que el Ejecutivo propone fijar en tres veces el interés legal del dinero y elevar las exigencias para que el banco pueda ejecutar el crédito mediante la cláusula de vencimiento anticipado. Además, el PSOE quiere aprovechar el texto para regular la dación en pago (entrega de la vivienda como única condición para saldar la deuda).

Está por ver cuáles de estos cambios admite el PP, dado que el Ministerio de Economía considera que la redacción actual del proyecto permite cumplir con la directiva europea.

Para Pedro Saura, portavoz económico del PSOE, la clave es que tras la reforma sea la banca quien asuma los riesgos de la hipoteca en lugar de trasladarlos al consumidor, una práctica que considera germen de la crisis actual y de la judicialización de los créditos.

Normas