Metrovacesa se acercará en capitalización a los 2.600 millones y apuntará al Ibex

Adelantará en su retorno a Bolsa a Vía Célere, si la crisis catalana lo permite

Doblará en tamaño a Neinor, la primera promotora que salió a Bolsa en 10 años

metrovacesa
Jorge Pérez de Leza, consejero delegado de Metrovacesa.

Si la situación económica y política acompaña, 2018 verá el regreso bursátil de Metrovacesa, que se convertirá en la gran promotora inmobiliaria en el mercado, mirando al Ibex 35 como objetivo. La capitalización que alcanzará esta compañía podría duplicar, incluso, a las de Aedas y Neinor, que se han estrenado en el mercado este año.

Metrovacesa rondará los 2.600 millones de euros de capitalización, según confirman diversas fuentes del sector. Esa cifra corresponde al valor bruto de sus activos (GAV), que en este caso, ya que la empresa no tiene deuda, coincide con el valor neto de los activos (NAV), el referente habitual en las salidas a Bolsa de inmobiliarias.

Más complicado es conocer si la compañía controlada por Santander y BBVA debutará con prima o descuento sobre el NAV. Esa decisión se tomará cerca de la fecha de la operación, cuando los bancos que pilotan la OPV (oferta pública de venta) conozcan el interés de los inversores y la compañía decida que estrategia sigue para captar accionistas. La compañía ha elegido a Deutsche Bank y Morgan Stanley como las entidades que se encargarán de la operación, según avanzó este diario hace dos semanas.

En el caso de Neinor y Aedas ambas debutaron con prima. Con la primera, puesta en el mercado por el fondo Lone Star, los inversores en la OPV pagaron 1,2 veces su NAV (que era de 1.120 millones). Para Aedas, controlada por Castlelake, la prima fue de un 17% (1,17 veces su NAV, que era de 1.350 millones).

Actualmente, ambas promotoras siguen cotizando por encima del valor de su NAV. Neinor con un valor total de 1.350 millones y Aedas rondando los 1.400 millones.

Metrovacesa, liderada por Jorge Pérez de Leza como consejero delegado, regresará a Bolsa después de que los bancos acreedores que capitalizaron su deuda lanzaran una opa de exclusión en 2013. Tras años de saneamiento, llega el momento en que Santander (70% del capital) y BBVA (30%) hagan caja con la OPV. En julio, los bancos realizaron la última ampliación de capital, en este caso no dineraria, con la aportación de terrenos suficientes para construir 12.000 viviendas y con un valor de 1.108 millones de euros.

Todavía es pronto para conocer qué porcentaje mantendrá la banca en la inmobiliaria. En los casos precedentes, Lone Star retuvo un 40% tras la OPV –actualmente solo mantiene un 13%– y Castlelake cerca de un 55%. Lo lógico será que por el gran tamaño de la operación, las entidades también mantengan la mayoría de las acciones.

Precisamente el gran tamaño previsto de Metrovacesa le convertirá rápidamente en un candidato a ocupar un puesto en el Ibex 35, un lugar que ya ocupó en el pasado. Actualmente ninguna promotora residencial cotiza en el selectivo tras la grave crisis del ladrillo. Únicamente las socimis Merlin Properties y Colonial representan al inmobiliario en el Ibex, pero en este caso en el negocio del patrimonio en alquiler.

La promoción residencial se encuentra en un momento de recuperación, también en Bolsa. Desde la OPV de Realia en 2007, no se había producido un estreno de este tipo de compañías, hasta que Neinor rompió la racha y mostró que los inversores, sobre todo internacionales, confiaban en la reactivació n de un negocio moribundo.

Neinor demostró el apetito recibiendo en marzo una sobredemanda de 4,3 veces en su OPV. Aedas, igualmente ha repetido este mes con éxito la operación, a pesar de iniciar su cotización en medio de la crisis política generada por el proceso independentista de Cataluña.

Metrovacesa, que declinó hacer comentarios sobre su retorno a cotizar, espera que el interés en invertir en el ladrillo español se mantenga. La fecha más probable para su regreso al parqué, indican varias fuentes, será inicialmente al comienzo de 2018. Si la situación abierta por la crisis catalana o la coyuntura económica lo permite.

Se adelantará así a Vía Célere, que estas mismas fuentes señalan que se encuentran más retrasada en el proceso. Esta última promotora pertenece a Värde Partners, el fondo estadounidense que la compró a principio de año por 90 millones y que la fusionó con su entonces recién creada inmobiliaria DosPuntos.

Una de las bondades que Metrovacesa intentará resaltar ante los inversores es la diversidad geográfica de su suelo, en el que tiene capacidad para construir 40.000 viviendas. Se diferencia así de otras promotoras de nuevo cuño que han apostado sobre todo por Madrid y Barcelona, y en menor medida por Costa del Sol, Levante y País Vasco. El mercado tendrá que valorar entonces si ese reparto en otras provincias es una fortaleza o una debilidad, en base a las previsiones de construcción y demanda más allá de los polos que hasta ahora han encabezado la obra nueva.

Cómo es la actual Metrovacesa

Los accionistas actuales son Santander (70,5% su mando la participación del 9,2% de Popular) y BBVA (29,5%). Ya salieron de su capital otras entidades como Bankia y Sabadell.

Al frente de la promotora se encuentra Jorge Pérez de Leza, consejero delegado desde principios de este año de año y proveniente de Grupo Lar. Cuenta como presidente con Ignacio Moreno, un hombre ligado históricamente a BBVA. En el consejo también se sienta Javier García-Carranza, director general adjunto de Santander y presidente de la socimi Merlin Properties.

Nacida en 1918 en Madrid para urbanizar el barrio de Cuatro Caminos, donde entonces acabada de llegar el suburbano. Tras años de parón en obra nueva, retorna ahora los planes para construir viviendas en toda España.

Posee una gigantesca cartera de seis millones de metros cuadrados edificables, o lo que es lo mismo, la capacidad para desarrollar 40.000 casas. El 66% de suelo de la compañía es finalista, es decir, sin necesidad de gestionar planes urbanísticos. La empresa cuenta con parcelas en casi todas las comunidades autónomas.

Para 2017, la inmobiliaria entregará 700 viviendas. A partir de 2018, el plan de la compañía permitirá iniciar entre 4.000 y 5.000 casas al año.

Normas