Empleo y Directivos

Más formadas y con la conciliación resuelta

Tienen un nivel de estudios algo superior al de los hombres, el 71% de las mujeres directivas tiene hijos y un 45% ha logrado equilibriar familia y trabajo.

En la última década, la actividad laboral de la mujer ha dado un vuelco importante. Las diferencias entre hombres y mujeres aún existen pero se han ido reduciendo, de forma que frente a un incremento de la tasa de actividad de los hombres de cuatro puntos durante este periodo, la de las mujeres ha aumentado diez. Conviene señalar que la reducción del paro femenino ha sido de 17 puntos mientras que el masculino fue de ocho. La tasa de empleo de los hombres se incrementó en nueve puntos y la de las mujeres en 15.

Sin embargo, la reducción de estas diferencias no deben eclipsar otra realidad, como es el hecho de que las mujeres, según un informe de la Unión Europea, concentran su actividad en determinados sectores económicos, preferentemente servicios, y en ocupaciones concretas, como puestos administrativos, empleadas de ventas, cuidadoras. Además, el empleo femenino a tiempo parcial es mucho mayor (23% en 2007) que el masculino (4,3%). A esto hay que añadir las diferencias salariales que se mantienen, de manera que dentro de un mismo sector la mujer puede cobrar un 28% menos que un varón. El origen de estas diferencias son analizadas por Francisco Alvira Martín y José García López en un informe sobre Mujeres directivas: empleo y mujer en España, elaborado por la Fundación de Cajas de Ahorros (Funcas). "Las causas y factores de las desigualdades existentes son numerosas pero queremos destacar que las diferencias no pueden achacarse a aspectos educativos y competenciales", afirman los autores.

Por otro lado, resaltan que las diferencias existentes se hacen más pequeñas, o incluso desaparecen, cuando se controla la situación familiar. Las mujeres directivas, según el citado estudio, cuentan con un nivel de estudios algo superior al de los ejecutivos (ver cuadro). La grandes diferencias se encuentran en el tipo de estudios de licenciatura o de grado medio. En las carreras de Letras y de Derecho, las mujeres directivas están sobrerrepresentadas, mientras que los hombres lo están en las titulaciones de tipo técnico y científico. Existe un equilibro de género en las carreras sociales, económicas y de administración de empresas.

El informe de Funcas analiza la situación familiar entre hombres y mujeres directivas. Uno de cada dos ejecutivos, de ambos sexos, convive con su pareja o cónyuge e hijos. El tipo de familia más común corresponde a la denominada nuclear con hijos a la que se ha unido un número creciente de familias agregada o uniones de pareja sin formalizar el matrimonio, pero con hijos. Un 25% de ambos convive sin hijos. Un 14% de las directivas forma una familia monoparental con hijos, mientras que los datos de la encuesta demuestran que no hay ningún ejecutivo hombre que esté en esta situación. Por el contrario, hay un mayor porcentaje de hombres directivos que viven solos sin hijos o con su familia de origen que de mujeres directivas.

Las mujeres ordenan sus prioridades entre familia y trabajo de manera diferente a los hombres. Si tienen que elegir entre los cuidados a los hijos y sus compromisos laborales, muchas ejecutivas optan por lo primero. A pesar del posible conflicto entre maternidad y trabajo, un 71% de las directivas tiene hijos, con una media de dos por pareja. Entre las opciones más frecuentes para conciliar el deseo de tener hijos y la carrera profesional, la más extendida es la de primero esperar a consolidar su situación laboral entre las mujeres, y tener descendencia lo antes posible entre los varones. Un 45% de las mujeres ha logrado un equilibrio satisfactorio entre su rol de madre y el trabajo. Sin embargo, el porcentaje de ejecutivos que resuelve sin problemas ese problema es del 65%. Y el 29% de ellas está dispuesta a soportar dobles jornadas de trabajo para compaginar ambas taresas. De hecho el 27% de las ejecutivas se ha incorporado al trabajo antes de finalizar su baja maternal. Un porcentaje similar, el 20%, decidió postergar su incorporación al trabajo más de un año. Ambos datos muestran el conflicto que existe para compaginar maternidad con vida profesional. La gran asignatura pendiente sigue siendo la conciliación entre la vida personal y profesional.

Pérdida de talento

Por otro lado, se entiende por una situación de pérdida de talento a los hombres y mujeres con estudios superiores que no trabajan, ya sea porque están inactivos o en paro, o bien que desempeñan un trabajo que requiere una formación menor que la que tienen. Según un estudio de la Cámara de Comercio de Barcelona, la pérdida de talento afecta en Cataluña al 31,4% de mujeres con estudios superiores, frente al 21,6% de los hombres. La subocupación es el principal origen de dicha pérdida de talento y se da más entre mujeres, según el citado informe. Las principales causas de la subocupación femenina son tener un hijo menor de cinco años, vivir en pareja, tener un contrato a tiempo parcial y trabajar en el sector servicios.

El informe revela, sin embargo, un dato significativo: la diferencia entre los porcentajes de los hombres y las mujeres subocupados desaparece cuando los estudios cursados por ambos son de ciencias, matemáticas, informática o ingeniería. Es decir, si se observa a la población que ha cursado por ejemplo ingenierías, el porcentaje de mujeres que tiene un empleo de categoría inferior al que podrían desempeñar por su nivel de formación es del 14,9%, mientras que en el caso de los hombres es del 14,8%. En matemáticas e informática ocurre lo mismo, los porcentajes son muy similares: del 20,1% entre los hombres, y del 19,4% entre las mujeres.

El informe concluye que si la integración en el mercado laboral de las mujeres no se hace en las mismas condiciones que los hombres y éstas acaban ocupando puestos de trabajo que no se adecuan a su nivel de cualificación, se estará perdiendo una ocasión única para aumentar la riqueza y la productividad del país. Además, "la no realización profesional de las mujeres puede conducir al abandono prematuro del mercado laboral en el momento de formar una familia". La manera de evitarlo, apunta el estudio, es resolver los obstáculos que las mujeres encuentran para compaginar su vida personal, familiar y laboral como son los horarios incompatibles, las vacaciones escolares largas y la falta de ayudas y servicios de soporte a la familia.

El informe especifica también que la actual crisis económica y del mercado laboral acentuará aún más la subocupación, y en mayor medida entre las mujeres. Las universitarias subocupadas se han multiplicado por tres en el primer trimestre de 2009 respecto a 1996. En ese mismo periodo de tiempo la subocupación masculina se ha duplicado.

Carmen Mur. Presidenta de Manpower "Siempre hay algo que aprender"

Conoció al escritor sueco Kjell Nordström, coautor junto Jonas Ridderstråle del bestseller, Karaoke Capitalism, en una convención de Manpower en Europa, y Carmen Mur, presidenta para España de la multinacional estadounidense, se quedó con una idea que el autor resaltó: hoy día, lo que marca la diferencia es la actitud. "Hace años aquella persona que tenía una carrera universitaria tenía muchas más posibilidades que otra que no la tenía, si se dominaban uno o dos idiomas o se tenía un máster la persona se posicionaba más, pero ahora todo esto no es lo que marca la diferencia, lo que nos hace diferentes es la actitud, la manera en la que nos presentamos ante la vida y los negocios". Es más, en estos momentos, se valora una actitud positiva, de compromiso "porque el titulo ya se supone que lo tiene todo el mundo". Esta ejecutiva habla por experiencia. Trabaja duro y se ha ido formando a lo largo de la vida. "Nunca debes dejar de aprender, aunque llegues a lo más alto, siempre hay que estar receptivo". El lugar donde se imparte esa formación es lo de menos, "puede ser en una universidad, en una escuela de negocios, o de la vida misma, hay que ser una esponja y estar dispuesto a aprender de cualquiera". Porque quién menos te esperas te da una sabia lección.

Armelle Carminati-Rabasse. Directora de capital humano Accenture "El Gobierno español impresiona"

Después de 20 años como consultora, Armelle Carminati-Rabasse fue nombrada directora de capital humano y diversidad de Accenture a nivel mundial en 2006. Su objetivo es ayudar a la consultora a construir "generaciones de líderes responsables", y velar por la diversidad "entendida de una manera global" en su organización. Ha estado esta semana en Barcelona para dar una conferencia en un seminario organizado por IESE sobre la conciliación de la vida personal y la laboral en tiempos de crisis. Advierte que no conoce a fondo la situación laboral de la mujer en España, pero afirma que la composición del Gobierno español "es impresionante", en referencia a la presencia femenina en el mismo.

"Me sorprende también el porcentaje de mujeres que hay en España en carreras técnicas, en países similares o que se podrían comparar es del 20%, mientras que en según que carreras españolas es del 40%", explica Carminati-Rabasse. "Que chicas de 18 o 20 años elijan ciertos tipos de carreras consideradas masculinas, como ingeniería, es un signo de que en este país hay libertad para elegir fuera de los estereotipos. Ese es el camino que hay que seguir".

Nacida en Dijon en 1961, ha sido seleccionada como una de las 50 mujeres más influyentes de Francia. Posee un máster de ingeniería por la Escuela Central de Lyon (Francia) y la Universidad de Cornell (Estados Unidos).