_
_
_
_

La banca española paga el 35% menos que la europea por captar depósitos

El sector disparó al 1,36% el interés que ofrece a particulares en marzo pero todavía está muy lejos del 2,8% de media en Italia o Francia

Depósitos banca europea Gráfico
Belén Trincado Aznar
Nuria Salobral

Los bancos españoles han comenzado a ceder a la enorme presión para alejar del cero la remuneración de sus depósitos. La presidenta del BCE, Christine Lagarde, les sacó los colores a principios de marzo en su visita a España, cuando señaló la escasa rentabilidad que paga el sector por los depósitos y animó incluso a los ahorradores a cambiar de entidad en busca de más interés.

Los avisos han comenzado a tener efecto y la banca se empieza a rendir a la evidencia de un precio del dinero cada vez más caro que obliga no solo a cobrar más por los créditos sino a pagar más por los depósitos. Así, el tipo de interés de los nuevos depósitos hasta a un año de plazo de la banca española saltó en marzo al 1,36%, desde el 0,76% de febrero. Son niveles que no se veían desde 2012, el año de la crisis financiera, cuando la banca estaba dispuesta a pagar de media el 2,97% por captar ahorro. Aun así, España continúa en el vagón de cola de Europa en la remuneración del ahorro. Ese interés del 1,36% aún queda un 35% por debajo de la media europea, del 2,09%, según datos recogidos por el BCE.

Marzo fue un mes convulso para el conjunto de entidades financieras. Las quiebras de Silicon Valley Bank y de Credit Suisse hicieron temer por una pérdida de confianza de los clientes hacia sus bancos. La banca española contuvo el golpe y el ritmo de descenso del volumen de depósitos de los hogares incluso se moderó en marzo, con una caída de 3.400 millones de euros. Los bancos están acusando en todo caso un notable retroceso en depósitos de hogares en lo que va de año, motivado en gran medida por el impacto de la inflación en las economías domésticas y también por la apuesta comercial del sector por la venta de fondos, que generan valiosos ingresos por comisiones.

Los fondos son el rey de la estrategia comercial y si bien las grandes entidades españolas aseguran que no van a entrar en la guerra del pasivo, no queda más remedio que pagar un poco más por los depósitos. No en vano, la rentabilidad de las letras del Tesoro se ha convertido en una atractiva competencia y los bancos online y extranjeros mantienen sin tregua su ofensiva por captar clientes, con ofertas que superan ya el 3%. Banco Big, de origen portugués con sucursal en España, ya paga el 4% TAE a seis meses.

La escasa remuneración del pasivo es marca distintiva de la banca española frente a sus principales competidores europeos. Pese a la mejora de rentabilidad de marzo, el tipo que se ofrece en los nuevos depósitos está por debajo de la media europea pero también bastante alejado de lo que pagan por término medio los bancos de las grandes economías de la zona euro. En concreto, la banca de Francia e Italia pagó en marzo por la captación de nuevos depósitos el 2,8%, más que el doble que la banca española. Ambos países lideran el ránking de la remuneración del ahorro en la zona euro, seguidos de cerca por Eslovaquia, Bélgica y Holanda, con tipos de interés para los nuevos depósitos del 2,5%, 2,48% y 2,36%. La banca alemana también paga bastante más que la española, el 2,19%.

Por el contrario, la remuneración que de media ofrece la banca española por los nuevos depósitos es superior a la que se paga en Grecia, Irlanda o Portugal, de entre el 1,16% y el 0,88%. La banca chipriota es la que peor remunera la captación de ahorro, a tan solo el 0,47% para plazos de hasta un año. Ese era el interés que pagaba la banca española en los nuevos depósitos hace apenas unos meses, a finales de 2022.

La remuneración de los depósitos de empresas ofrece un panorama bien distinto. En este caso, la banca española ha trasladado con mucha más rapidez el alza de tipos de interés y apenas hay diferencia en retribución respecto a la media europea. En España, la banca pagaba en marzo el 2,31% por los nuevos depósitos corporativos de hasta un año de plazo, frente al 2,56% de la media europea.

El año pasado, el trato a estos depósitos dio un giro radical. La banca pasó de cobrar a las empresas por esa liquidez, a la que aplicaba tipos negativos, a remunerar ese nuevo ahorro al 1,6% en el mes de diciembre. Los depósitos empresariales, obviamente de mayor cuantía que los de hogares, son una valiosa fuente de liquidez y de negocio cruzado y también un recurso más volátil, dispuesto a cambiar de banco si paga más.

En la comparativa europea, la banca francesa vuelve a ser la más generosa. Paga el 2,93% por los nuevos depósitos a empresas, seguida de Finlandia y Austria, con más del 2,6%.

La zona euro resiste la sacudida de marzo

Reembolsos.  La base de depósitos del conjunto de la zona euro apenas se ha visto afectada por las tubulencias financieras de marzo. La cifra de reembolsos de particulares se limitó en la región a 16.165 millones de euros, mientras que hubo incluso un incremento en los depósitos de empresas, con un aumento  agregado en las captaciones por 9.201 millones de euros en el mes. Por países, las mayores salidas de depósitos de hogares del mes se dieron en Italia, con 14.442 millones de euros, y en Alemania, con 11.676 millones, según los datos del BCE. En España, el descenso en los depósitos fue de 3.400 millones de euros en marzo.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Nuria Salobral
Es jefa de la sección de Inversión en el fin de semana y redactora especializada en temas financieros y política monetaria. Trabaja en Cinco Días desde 2006, donde ha cubierto la quiebra de Lehman Brothers, el rescate a la banca española o las decisiones del BCE. Nacida en Madrid, es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense.

Más información

Archivado En

_
_