_
_
_
_
_

Los ‘cocos’ españoles se reponen del golpe de Credit Suisse y dejan ganancias de casi el 10%

En el mercado de capitales no se descarta una emisión de Santander o BBVA en mayo

Los 'cocos' de la banca española
Carlos Cortinas Cano

El colapso de Credit Suisse ha supuesto el mayor zarpazo para los cocos de los bancos en sus apenas diez años de vida. La decisión de las autoridades suizas de dejar a cero el valor de los bonos contingentes convertibles de Credit Suisse, por más de 16.000 millones de euros, en el esquema de venta de la entidad a UBS causó una traumática e inesperada sorpresa entre los inversores. Los titulares de estos bonos perdían toda su inversión frente a los 3.000 millones de euros que iban a recibir los accionistas. Quedaba roto el principio, asumido de forma unánime por los inversores de estos activos de deuda, por el que en una quiebra bancaria siempre perdían su dinero los accionistas antes que los tenedores de cocos.

El rescate sui generis del banco suizo provocó fuertes pérdidas en las emisiones de cocos del conjunto de entidades financieras, en lo que en principio pareció un punto de inflexión tras el que este mercado difícilmente iba a ser el mismo. Sin embargo, casi un mes después los precios de los cocos han recuperado los niveles previos al colapso de Credit Suisse y dejan ganancias que rondan el 10% desde los mínimos del 20 de marzo.

En el mercado se empieza además a contemplar la posibilidad de que puedan verse nuevas emisiones en la zona euro en el mes de mayo, con BBVA y Santander como claros protagonistas. “Sí esperamos nuevas emisiones de cocos por parte de bancos españoles en mayo, después de las publicaciones de resultados. Los grandes gestores están volviendo a comprar cocos, son un producto de riesgo pero atractivo y que ofrece un cupón que sí permite batir a la inflación”, defiende Andrés Calzado, responsable de mercado de capitales de Nomura para entidades financieras.

La jornada de ayer ya dejó una clara señal de regreso a la normalidad en el mercado de los bonos contingentes convertibles. El banco japonés Sumitomo Mitsui Financial Group (SMFG) ha iniciado los preparativos para una emisión de cocos, que sería la primera con posterioridad a la caída de Credit Suisse, según recoge la agencia Bloomberg. Fuentes financieras señalan que los grandes inversores no han perdido el interés por este tipo de deuda bancaria, la de mayor riesgo pero también la que ofrece la mayor rentabilidad. Los mínimos del pasado lunes 20 de marzo, el día posterior a la noticia de la venta de Credit Suisse a UBS, han sido el punto de entrada para algunos gestores. “Sigue habiendo mucha liquidez y hay grandes inversores que no han dudado en comprar cocos de bancos líderes en sus respectivos mercados”, explican fuentes de mercado. El rebote en los precios se ha dado incluso en los cocos de Deutsche Bank: la emisión que paga un cupón del 10% anual rebota el 10%. El coco de BNP Paribas, con cupón del 9,25%, recupera el 12% en poco menos de un mes, y su precio incluso cotiza por encima del nominal.

Precios al alza

En la banca española, el coco de Bankinter lanzado este año, con cupón del 7,375%, recupera desde el 20 de marzo un 8%, más que el avance de las acciones del banco en ese período. Los cocos de Santander y BBVA con opción de amortización anticipada este año rebotan desde el mínimo de marzo alrededor del 5% y el de Abanca, recupera más del 7%. Los de Ibercaja y Sabadell han tenido comportamientos más discretos en las últimas semanas.

De cara a los próximos meses, la atención de este mercado estará puesta en la decisión que tomen Santander y BBVA sobre sus emisiones con ventana de amortización anticipada en septiembre. Los cocos son una fórmula con la que completar los colchones de deuda con capacidad de absorber pérdidas que exige el regulador. Si las entidades deciden amortizar estas emisiones –ante la dificultad de lanzar otras nuevas con un coste muy superior–, han de encajar el impacto en el capital. También pueden optar por prolongar la vida de esos cocos, que de hecho tienen carácter perpetuo, tras esa ventana de amortización, aunque esta decisión supondrá tener que pagar un cupón mayor hasta el del momento. Así, por regla general, el cupón de los bonos contingentes convertibles ha de revisarse cada cinco años y actualizarse con los tipos de interés del momento. Prolongar la vida de esas emisiones supondrá por tanto de forma inevitable un mayor coste financiero.

La decisión que tomen Santander y BBVA estará determinada por el BCE, según explican fuentes bancarias. “Podría darse la situación de que amorticen los cocos con el compromiso de reemplazarlos más adelante”, añaden. Aunque en el mercado no se descarta que ya en mayo Santander o BBVA puedan refinanciar esas emisiones con la colocación de un nuevo coco. Sea cual sea su decisión sobre estas emisiones con opción de amortización en septiembre, deberán comunicarla al mercado con un mes de antelación.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Sobre la firma

Nuria Salobral
Es jefa de la sección de Inversión en el fin de semana y redactora especializada en temas financieros y política monetaria. Trabaja en Cinco Días desde 2006, donde ha cubierto la quiebra de Lehman Brothers, el rescate a la banca española o las decisiones del BCE. Nacida en Madrid, es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense.

Más información

Archivado En

_
_