_
_
_
_

¿Quién paga las ayudas? EE UU estima un coste total de 21.194 millones tras la sacudida bancaria

La presión política de Washington lleva a las agencias oficiales a depositar mayor presión sobre los gigantes financieros, que ya se beneficiaron al recibir nuevos depósitos

El Vicepresidente de Supervisión de la Reserva Federal, Michael Barr (izda.), con el Presidente de la Corporación Federal de Seguros de Depósitos (FDIC), Martin Gruenberg (dcha.)
El Vicepresidente de Supervisión de la Reserva Federal, Michael Barr (izda.), con el Presidente de la Corporación Federal de Seguros de Depósitos (FDIC), Martin Gruenberg (dcha.)SHAWN THEW (EFE)

La Corporación Federal de Seguro de Depósitos (FDIC, por su sigla en inglés) enfrenta casi 23.000 millones de dólares (21.194 millones de euros, al cambio actual) en costos de quiebras por la sacudida bancaria que comenzó tras la caída de Silvergate Bank. El organismo oficial estaría considerando transferir una buena parte de estos costes a los bancos más grandes del país, que se vieron beneficiados tras recibir buena parte de los depósitos que antes se encontraban en entidades locales y regionales.

La agencia ha indicado que planea proponer una supuesa “evaluación especial” sobre la industria a partir de mayo para apuntalar un fondo de seguro de depósitos por 128.000 millones de dólares (casi 118.000 millones de euros), afectado por las ayudas a quienes mantenían sus ahorros en el Silicon Valley Bank y Signature Bank. Las quiebras de ambas instituciones tiene un coste, según estimó la FDIC, aproximado de 20.000 millones de dólares y 2.500 millones, respectivamente. El regulador, que actuó rápidamente para evitar el contagio a otras entidades, ha señalado que tiene libertad en la forma que reparte esos cargos.

Tras bambalinas, las autoridades buscan limitar la presión sobre las pequeñas firmas regionales al trasladar una mayor proporción del gasto a las instituciones más grandes como JPMorgan Chase, Bank of America y Wells Fargo. Aumentar los costes para estas entidades se considera una solución “políticamente más aceptable”, han analizado diferentes entrevistados.

La gran banca estadounidense se vio beneficiada de la migración de depósito de los bancos más pequeños hacia sus arcas. Los datos publicados por la Reserva Federal la semana pasada mostraban que los depósitos en los bancos comerciales estadounidenses cayeron 98.000 millones de dólares entre el 8 y el 15 de marzo, pero aumentaron 67.000 millones en los 25 mayores bancos del sistema.

Los legisladores estadounidenses ya han presionado al presidente de la FDIC, Martin Gruenberg, a la secretaria del Tesoro, Janet Yellen y la presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, sobre quién asumirá la factura de las últimas semanas. La medida extraordinaria permitió salvar a muchas pequeñas empresas tecnológicas, así como clientes adinerados cuyos depósitos superaban con crecer el límite de cobertura de la FDIC, actualmente en 250.000 mil dólares por cuenta.

Nuevas reglas para la banca regional

Washington busca reforzar sus controles sobre las pequeñas instituciones regionales para evitar que una situación similar se repita. Las agencias involucradas trabajan ya en nuevas normas, que incluirían requisitos más estrictos dfe capital y liquidez, así como nuevas "pruebas de resistencias" anuales para evaluar la capacidad real de los bancos, informa el periódico Wall Street Journal

Esto sería un regreso a la legislación vigente desde 2010, posteriormente recortada durante la administración del presidente Donald Trump. 

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Más información

Archivado En

_
_