_
_
_
_
_

La banca acumula aún un 71% más de liquidez sobre los requisitos del BCE

Las entidades españolas atesoran 274.000 millones de exceso que retrasan la remuneración de los depósitos

Liquidez zona euro Banca Gráfico
Belén Trincado Aznar

La banca española cuenta con un exceso de liquidez del 71% por encima de los requisitos mínimos que exige el Banco Central Europeo (BCE) y que retrasan la remuneración de los depósitos. En los últimos meses, las entidades han estado en el punto de mira por la escasa oferta para retribuir el ahorro de los clientes pese a la continua subida de tipos por parte del supervisor.

La política monetaria ha llevado al precio de dinero a escalar desde el 0% al 4% en apenas un año, encareciendo el crédito de forma general y aumentando los ingresos de la banca. Pero las entidades españolas no han realizado movimientos para remunerar los depósitos, a diferencia de la banca europea, argumentando que existe un exceso de liquidez en el sistema.

Según los datos que ofrece el BCE, la banca española es la que cuenta con mayor exceso de fondos, medido como la ratio de cobertura de liquidez (LCR) de entre los países del entorno económico con el 171% (el mínimo que pide la normativa es contar con el 100%), que suponen uno 274.000 millones de euros. Se trata de un nivel por encima de sistemas financieros comparables como el alemán (153%), el de Países Bajos (150%) o el de Francia (148%).

Así, los bancos explican que cuando estas reservas se vayan drenando, los bancos comenzarán a remunerar los depósitos. Una de las principales vías que tienen los bancos para financiarse es a través de la captación del ahorro de los clientes. Con esos fondos pueden conceder posteriormente los créditos.

Las fuentes financieras consultadas detallan que el contexto actual es atípico por varios factores que han provocado esa marcha más lenta a la hora de lanzar ofertas por los depósitos.

Drenaje de reservas

En primer lugar, detallan que durante la pandemia del Covid-19 las familias generaron mucho ahorro, que con la inflación y los mayores costes de financiación deberían reducirse. Los bancos también engrosaron sus reservas a través de las líneas de financiación en condiciones ventajosas habilitadas por el BCE, conocidas como TLTRO, para garantizar el flujo de crédito en plena crisis sanitaria. Por ello, sus reservas están cargadas de dinero. Una vez que los bancos devuelvan el importe pendiente, unos 35.000 millones, ese exceso de liquidez se irá reduciendo.

“Se trata de una situación coyuntural que se irá resolviendo a medida que el BCE absorba la liquidez. Pero con el nivel de fondos que acumulan los bancos, ahora mismo la presión por remunerar los depósitos es menor”, apuntan las mismas fuentes.

Por otro lado, las entidades señalan la anomalía de que más del 90% de los depósitos actuales se encuentran a la vista. El propio Banco de España señala en un reciente informe que la práctica totalidad de los depósitos en España (el 93,9%) se concentran en depósitos a la vista, mientras que en 2013 la mayor parte (el 53,3%) eran depósitos a plazo.

En ese sentido, las entidades vienen empujando a los clientes que buscan obtener rentabilidad por su capital a que contraten otros productos de inversión, como fondos, planes de pensiones o letras del Tesoro, prometiendo una rentabilidad mayor que los propios depósitos. Con el trasvase que se está produciendo desde las cuentas a este tipo de productos, la liquidez también se está normalizando. “Los depósitos a la vista son más un instrumento de liquidez para realizar pago y domiciliar recibos que de ahorro. La diversificación de ahorro en España está infravalorada en comparación con Europa y es otro factor que está ralentizando la oferta de remuneración de depósitos”, explican las fuentes consultadas.

Y en tercer lugar, los bancos también argumentan que, aunque no están remunerando el pasivo de los clientes, tampoco están encareciendo el crédito tanto como los bancos de otros países europeos. Según los datos de BCE, los créditos a empresas en España se comercializan a un tipo medio del 4,49% lo que supone un nivel ligeramente inferior al 4,56% de la UE, el 4,65% de Alemania, o el 4,81% de Italia. Igualmente, las hipotecas a tipo variable se venden a un tipo medio del 3,47% frente a un 4,03 de media en la UE, y las hipotecas fijas se comercializan a un 3,04%, un poco por debajo del 3,13% de media en los estados miembros.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Sobre la firma

Ricardo Sobrino
Graduado en filología italiana y en periodismo. Redactor de la sección Empresas especializado en información bancaria y finanzas. Canterano de CincoDías, se incorporó al periódico en verano de 2018.

Más información

Archivado En

_
_