¿Qué es el trabajo asíncrono y por qué atrae talento?

La pandemia acabó de materializar una nueva realidad laboral

La necesidad de realizarse como persona se equipara a la consecución de los objetivos de una organización

¿Qué es el trabajo asíncrono y por qué atrae talento?
GETTY

De ocho de la mañana hasta el mediodía, un empleado de una empresa tecnológica realiza la mitad de su jornada laboral. Para de trabajar y se marcha al gimnasio, que tiene a la una de la tarde. Desde esa hora y hasta las dos hace ejercicio. Después, queda con un amigo para comer y vuelve a trabajar a las tres. Se conecta. Una de sus compañeras saldrá en una hora, mientras que a él le quedan cuatro por repartirse a lo largo de la tarde… o de la noche. Apenas coinciden. Sus horarios son asíncronos.

La pandemia causada por el coronavirus trajo, entre otros muchos cambios, un replanteamiento profundo de la concepción de trabajo. Sobre todo, para los empleados de sectores más tecnológicos o consultorías, donde se empezó a hablar del modelo asíncrono, que abarca una flexibilización horaria completa con el fin de conciliar el puesto de trabajo y la vida personal.

Este, entendido como una evolución del teletrabajo, es “muy interesante” para el profesor de Estrategia de Empresa en EADA Business School Jordi Damià, ya que trata de poner “el peso de la responsabilidad” que hay que ejecutar sobre el empleado. Por eso es, en otras palabras, el máximo exponente de un esquema empresarial puramente basado en metas. En palabras de Damià, “el responsable o la empresa solicitan un conjunto de objetivos a sus trabajadores, estos se planifican la forma de conseguirlos y en un plazo de tiempo lo entregan”.

Aunque esta manera de dirigir por objetivos no es nueva, sí hay un fenómeno más reciente: la metodología OKR (objetivos y resultados clave por sus siglas en inglés), “más complicado de llevar a cabo”, reconoce Damià, pero también más efectivo e ideal para organizaciones “muy maduras a nivel de gestión”, como puede ser el caso de grandes multinacionales. También requiere de responsables que guíen y tutoricen a los empleados para alcanzar las metas previstas.

Por tanto, el trabajo asíncrono se basa en pactos entre jefe y empleado, establecidos en la estrategia de la empresa en general y, en particular, en el departamento de recursos humanos. Como consecuencia, se aumenta la posibilidad de retener talento o de atraer nuevo, además de mantener o mejorar la productividad.

Ideal para el 'millenial'

Precisamente los cazatalentos ven en la generación millenial la disrupción entre modelos laborales. “Está claro que eso los perfiles cada vez lo valoran más: el hecho de que me permitas hacer el trabajo como yo quiera, mientras lo saque adelante, al final es lo único importante”, analiza Patricia Gómez, directora de comunicación y experiencia de cliente de la compañía de recursos humanos Nexian.

A la compañía llegan empresas interesadas en determinados perfiles. Y candidatos interesados en determinadas condiciones. Pasa más en algunos sectores que en otros, reconoce Gómez, como el de las IT, que “han ido un poco por delante” en este aspecto. No cabe duda de que la opción de adaptar los horarios ahora pesa mucho más en la balanza. “Si quieres de alguna manera captar y retener talento, uno de los aspectos que se pone en valor es la flexibilidad”, corrobora.

Damià lo pudo comprobar en un análisis elaborado por Setesca, consultora tecnológica de la que es director ejecutivo. Este se centró en conocer qué motivaba a distintos perfiles tecnológicos (directivos, mánager y técnicos) a la hora de quedarse en su empresa o cambiarse a otra. De 300 encuestados, el 73,33% respondió que las dos condiciones más atractivas para seguir en su trabajo son el horario flexible de entrada y salida y el teletrabajo. Y, consultados también sobre qué podría hacerles cambiar de compañía, casi nueve de cada diez (89,33%) aseguró que lo haría por estas mismas razones. “Si una empresa hoy día no es capaz de ofrecer este tipo de modelos, está perdiendo talento”, concluye.

Tampoco son ajenas a este modelo las organizaciones que ofrecen soluciones tecnológicas para el control horario. Si mayo de 2019 supuso un espaldarazo a este tipo de sistemas, gracias a la entrada en vigor del Decreto de medidas urgentes para luchar contra la precariedad laboral en la jornada de trabajo, el nuevo contexto permite fichar de manera escalonada o incluso programar recordatorios para parar, siempre respetando “lo establecido” en la normativa, precisa David Padilla, CEO y cofundador de Kenjo, multinacional centrada en el desarrollo de este software específico.

Si bien eso es el presente, Padilla prevé que estos sistemas de registro horario tiendan hacia un formato “digitalizado” en el que los datos se almacenen en la nube y soportes digitales, respetando “la privacidad de los individuos” y la protección de esta información. Un futuro, bajo su punto de vista, que “cobra más importancia” a medida que crece el número de empleados que trabajan en remoto o necesitan desplazarse por motivos laborales “y aún así fichar sus horas de trabajo a distancia”.

Normas
Entra en El País para participar