El teletrabajo cala en las empresas, menos en las españolas

España es el único país analizado por PlanRadar que reducirá el trabajo remoto

La nueva tendencia en el diseño de oficinas será un equilibrio entre la luz natural y la artificial

El teletrabajo cala en las empresas, menos en las españolas
Getty Images

Después de la pandemia, el trabajo remoto ha dejado de ser una medida excepcional para convertirse en una norma habitual en muchas empresas de todo el mundo. La tendencia general es que siga en aumento, según el informe The Offices of The Future elaborado por PlanRadar, a través de la evaluación de las perspectivas en 12 países que han publicado datos oficiales al respecto (Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Austria, Francia, España, Italia, Eslovaquia, Chequia, Hungría, Polonia y Emiratos Árabes Unidos). Así será, según sus conclusiones, en todos menos en uno: en España.

Se trata del único país que prevé una reducción del trabajo en remoto en el futuro y PlanRadar lo atribuye a tres motivos. El primero es la propia estructura económica de los países, ya que, como recuerda el informe, la mayoría de los trabajos que pueden realizarse de forma remota pertenecen al sector de los servicios. “En los países que tienen una mayor proporción de personas que trabajan en industrias como la agricultura, la manufactura o el comercio minorista habrá menos trabajadores remotos”, afirma.

El segundo es la extensión geográfica, lo que explica que Estados Unidos, debido a sus grandes dimensiones, tenga la mayor proporción de empleados que trabajan a distancia o en un modelo híbrido (el 50% de los trabajadores pueden hacer uso del teletrabajo de manera habitual frente al 13% de los empleados españoles). Y, por último, menciona la penetración de la tecnología, aludiendo a que puede haber algunas diferencias en el acceso y la calidad de esta en algunos países que dificulta trabajar de forma remota, a pesar de que todos los países del estudio tienen un alto desarrollo económico y la mayoría posee un alto nivel de acceso a internet de banda ancha.

Aun así, el informe revela que la nueva flexibilización del trabajo ha acelerado la transformación que se seguirá durante los próximos años en lo que respecta al diseño de las oficinas por parte del sector de la construcción. En España, por ejemplo, los expertos plantean que la sostenibilidad es la gran tendencia de los nuevos espacios de oficinas. “No podemos olvidar que el sector inmobiliario consume grandes cantidades de energía contaminante y existe una presión cada vez mayor sobre este asunto por parte de empleados, clientes y empresas”, destaca PlanRadar.

¿Cuánto ocupa cada empleado?

Uno de los resultados más llamativos de la investigación es que Estados Unidos destina mucho más espacio de oficina por empleado que cualquier otro país. Incluso antes de la pandemia, el tamaño medio del espacio que ocupaba cada trabajador era de 13,9 m2, mientras que tras la crisis sanitaria esa superficie ha vuelto a aumentar hasta alcanzar los 18,2 m2 de media. Sin embargo, los empleados estadounidenses no cuentan, actualmente, con un mínimo legal, como el que sí que tienen en países como Alemania y Austria, donde los profesionales de oficina tienen garantizados 8 m2 y, en Francia, donde asciende a 10 m2.

Países como Reino Unido, Eslovaquia y España adoptan un enfoque diferente: los oficinistas pueden contar con 12 m3 en Eslovaquia, 11 m3 en el Reino Unido y 10 m3 en España. Es decir, sus trabajadores tienen asegurada una superficie menor, pero se compensa con la altura mínima del techo.

Otra de las prioridades españolas a la hora de diseñar sus oficinas, según el estudio, será la búsqueda de espacios que guarden un equilibrio entre la iluminación natural y artificial de los espacios. “La exposición a la luz natural tiene todo tipo de beneficios para los empleados, como la mejora de la productividad, la reducción del estrés o la mejora del sueño. Para el 50% de los países, entre los que destacan países mediterráneos, como España, Francia o Italia, el uso de la luz natural será más habitual en los próximos años”, confirma la compañía de gestión y digitalización de proyectos inmobiliarios.

Además, el estudio subraya la creciente popularidad de los espacios de coworking en todos los países analizados. En España había 1.483 espacios compartidos funcionando en 2021, por encima de países como Alemania (1.200) y únicamente por detrás de Francia (2.787). Eso sí, no se distribuyen de forma homogénea por todo el país. La gran mayoría se quedan en Madrid y Barcelona.

Normas
Entra en El País para participar