Fondos que brillan con la subida de los tipos de interés

Así ha renovado la banca su oferta al calor del cambio en la política monetaria

Fondos que brillan con la subida de los tipos de interés

Revolución en la oferta de fondos de inversión. Las subidas de tipos impulsadas por el Banco Central Europeo (BCE) han provocado que los bonos vuelvan a tener algo de rentabilidad, después de años de atonía. La banca está aprovechando este movimiento para renovar su oferta y lanzar una batería de fondos que invierten en deuda, especialmente soberana. En lo que va de año, los fondos de renta fija han captado casi 13.000 millones de euros, y eso a pesar de las nefastas rentabilidades del primer semestre. Pero, ¿por qué se han vendido tanto? ¿Son buenos para el cliente? ¿En qué tipo de activos invierten?

Entre los fondos que más dinero han captado están el CaixaBank Deuda Pública España-Italia 2024. El BBVA Bonos 2025. O el Santander Objetivo 19 meses. También Abanca, Bankinter o Banco Sabadell han lanzado productos similares. ¿Qué tienen en común todos ellos?

José María Luna, agente financiero en Caser Asesores, explica que “la banca ha lanzado todos estos productos de una forma proactiva, para evitar que los clientes tengan la tentación de meter su dinero en un depósito, que ya empieza a dar algo de rentabilidad, o en un fondo similar de la competencia”.

La mayoría de estos productos conservadores tienen un carácter semi-pasivo. Es decir, que la gestora va comprando para el fondo una cesta de bonos, que se quedan en cartera hasta el vencimiento. Apenas hay gestión. Este formato permite ofrecer al cliente un vehículo con una cierta diversificación, y con una rentabilidad que ya empieza a ser interesante. Hay que recordar que los bonos españoles a 12 meses están ofreciendo un retorno del 2,5% y los italianos a 12 meses del 2,53%. Hace solo seis meses, estas dos tipologías de bonos aún ofrecían retornos negativos.

En algunos casos, los bancos lanzan fondos sin estimación de retorno, pero cada vez son más frecuentes los llamados fondos de rentabilidad objetivo. No se trata de un compromiso cierto (como los fondos garantizados), sino un cálculo razonable de cuánto van a rentar si se espera hasta el vencimiento. Así, el Santander Objetivo 13 meses calcula un retorno del 1,71%, en tasa anual equivalente (TAE), inviriendo el 90% en bonos públicos de España e Italia y el 8% en deuda de Banco Santander.

Desde la gestora explican que “las recientes subidas de los tipos de interés han hecho que surjan oportunidades a plazos más cortos y hay clientes que prefieren posicionarse en estas alternativas, para tener mayor tranquilidad”.

En 2022, los fondos de renta fija han captado casi 13.000 millones de euros

En esta nueva oleada de fondos conservadores también han vuelto los garantizados, que tuvieron un gran éxito hace una década. Por ejemplo, el fondo March Renta Fija 2026 Garantizado tiene una rentabilidad garantizada del 2,2% TAE.

Ralph Elder, director general de BNY Mellon IM, explica que es muy razonable que haya clientes que metan parte de su patrimonio en este tipo de fondos. Ahora bien, “tienen que tener presente si sus carteras están bien diversificadas o si solo están comprando fondos de deuda española”, advierte.


Comisiones

Cuando se contrata uno de estos productos hay que mirar muy bien las condiciones del mismo. Primero, ver en qué tipo de activos está invirtiendo. Si es solo deuda pública, o si lo hace en renta fija de empresas (como el Bankinter Horizonte 2025). Hay que tener claro si es un fondo garantizado, de rentabilidad objetivo o solo una cesta de bonos. Y, sobre todo, hay que tener muy presente las comisiones. Cada vez es más habitual que las gestoras incluyan una comisión especial de suscripción y otra de reembolso. Además de la propia comisión de gestión del producto.

La comisión por reembolso ronda el 4% y asimila el fondo de inversión a un depósito

Si se analiza el CaixaBank Deuda Publica España Italia 2025 se puede comprobar que además de tener que pagar una comisión de gestión del 0,1% anual, también hay una comisión de reembolso del 4%. Esto quiere decir que si el cliente quiere sacar el dinero antes de que cumpla el plazo, tendrá una fuerte penalización. De alguna manera, es una forma de transformar un fondo en una imposición a plazo fijo (un depósito). En el caso del fondo Bankinter Deuda Pública 2025, tiene un coste de suscripción del 1% más el 1% de reembolso.

En algunas ocasiones, para tratar de dar más opciones de reembolsar el producto, las gestoras incluyen las llamadas “ventanas de liquidez”, que son momentos concretos en los que se puede retirar el dinero sin penalización, siempre que se avise con cierto tiempo.


Batir a la inflación

Con todo, los gestores de fondos reconocen que este tipo de productos son solo un parche cuando se trata de obtener rentabilidades que batan a la inflación. Hay que recordar, que los precios siguen creciendo en España a una tasa del 7,3%, por lo que los fondos que prometen un retorno del 1,5%, ofrecen en puridad una rentabilidad real negativa del -5,8%.

Luis Megías, consejero delegado de BBVA Asset Management Europa, considera que “el gran reto que tenemos ahora es poder llegar a ofrecer rentabilidades reales positivas para nuestros clientes, y la mejor forma de conseguirlo es con un buen asesoramiento o con formatos de gestión discrecional de carteras”, apuntaba recientemente en un foro financiero.

Batir a la inflación es ahora tarea imposible para la inversión más conservadora

En lo que coinciden la mayor parte de los especialistas es que el punto de entrada para invertir dinero en renta fija es ahora el óptimo. Después de muchos años en que los bonos soberanos tenían unas valoraciones poco realistas debido a las políticas monetarias ultra expansivas, las correcciones sufridas en 2022 han hecho que la deuda soberana ya esté cotizando a precios más atractivos. El tránsito ha sido muy doloroso. Los fondos españoles de renta fija pierden este año de media un 6,3% de su valor, de acuerdo con los datos de Inverco, la asociación sectorial.


Fondos de reparto

Algunos de los fondos que la banca está ofreciendo tienen una característica especial, son de reparto. José María Luna explica que “este tipo de producto ofrece al inversor el pago de un cupón con una periodicidad establecida, lo que puede ser atractivo para aquel cliente que además de la seguridad del producto quiera tener una renta”. Eso sí, el asesor recomienda optar por aquellos fondos que paguen ese cupón en efectivo, y no con reparto de más participaciones del fondo.

Una de las fórmulas que los inversores pueden utilizar para conseguir algo más de rentabilidad que los fondos de deuda soberana es optar por productos dedicados a bonos emitidos por empresas. Este es el caso del Ibercaja Renta Fija Horizonte 2024, que tiene el 91% de su cartera invertida en bonos emitidos por compañías como Volkswagen, Banco Santander, Harley-Davidson, BNP Paribas... Se trata de emisiones a medio plazo (con vencimiento a dos años) y muchos de ellos tienen ya cupones cercanos al 4%.

Esta nueva remesa de fondos es la alternativa para el ahorrador que ofrece ahora la banca, remisa a pagar más por los depósitos. Después de años en que los bancos no daban nada, poco a poco vuelven a ofrecer algo de rentabilidad por el ahorro, pero las mejores opciones son de pequeñas entidades online. Ya hay algunas que llegan a ofrecer hasta el 2% TAE, con ciertas condiciones. Pero, “los bancos en general prefieren seguir teniendo clientes de fondos que clientes de depósitos, porque las comisiones que pueden generar son mucho más altas”, resume Luna.

Con todo, el pequeño ahorrador debe ser consciente de que la oferta de productos conservadores es muy amplia, y que no tiene por qué quedarse con el primer producto que le ofrece su banco. La gestora francesa Lazard Frères lanzaba la semana pasada el fondo Lazard Credit 2027 que tiene una rentabilidad anual objetivo del 2,5%. También es francés el fondo Tikehau 2025, dedicado a bonos corporativos de la máxima calidad crediticia, pero que puede también tener un componente de deuda de más riesgo (high yield). Todo vale para tratar de conseguir ganar la batalla a la inflación.

Normas
Entra en El País para participar