Bolsa

Las grandes tecnológicas se dejan dos billones en valor bursátil en 2022

Las agresivas subidas de tipos de la Fed están pasando factura al sector

Capitalizaciones pulsa en la foto

Los años de euforia bursátil por las compañías tecnológicas, y especial por las otrora denominadas como FAANG, han pasado, al menos por ahora. La agresiva subida de tipos que está ejecutando la Reserva Federal de Estados Unidos está pasando factura a un sector que se vio beneficiado años atrás por el dinero casi gratis.

Las firmas de perfil tecnológico se están demostrando especialmente sensibles a las subidas de tipos de interés porque buena parte de su valoración actual tiene que ver con las previsiones de ingresos futuros. Cuando esa facturación se contabilizan a valor presente, valen menos cuanto mayores son los tipos de interés. Es decir, no es lo mismo recibir un millón dentro de un año si la inflación y los tipos rozan en el 0% que si los precios están disparados y los tipos se sitúan en el 4,5% –nivel que podrían alcanzar el año próximo en EE UU, según el consenso del mercado–.

Entre 2019 y diciembre del año pasado el Nasdaq Composite se revalorizó la friolera de un 137%, para corregir este año un 31%. Un frenazo que se replica en las grandes tecnológicas: Amazon, Alphabet y Microsoft ceden más del 30% en lo que va de ejercicio y Apple recorta un 18%. Pero por encima de todas se sitúa Meta –Facebook– que se hunde un 70% lastrada por la apuesta por el metaverso y los cambios de hábitos de consumo postpandemia.

Entre todas ellas la pérdida de valor bursátil acumula en lo que va de año se eleva casi dos billones de euros (1,99 billones de euros). Al mayor coste financiero derivado de la subida de tipos se ha sumado además la publicación de unos resultados trimestrales que apuntan a un debilitamiento de sus ingresos tras años de fuerte crecimiento gracias a los hábitos generados con la pandemia del Covid-19. Ahora, el temor a una ralentización económica –despejada por ahora la recesión técnica en EE UU– está provocando una caída de los ingresos (publicitarios) y mayores gastos.

El estallido de la pandemia derivó en un cambio sustancial de los hábitos de consumo de las familias del que se vieron beneficiados empresas como Zoom –videoconferencias–, plataformas de ocio en streaming como Netflix o la empresa de fitness interactivo Peloton. También se vieron beneficiadas otras firmas dedicadas a la venta de ropa por internet como Etsy. Firmas que se han visto penalizadas con la vuelta a la normalidad: Peloton se deja un 95% desde sus máximos registrados en enero de 2021 y Zoom recorta un 55% en lo que va de año.

Buena parte de la subida en Bolsa de las tecnológicas registrada entre 2020 y 2021 está ligada al auge de la gestión pasiva. Los fondos cotizados (ETF), un híbrido entre una acción y un fondo de inversión, disfrutaron de años de bonanza al calor del rally de las Bolsas y, en especial, de las tecnológicas.

Uno de sus mayores exponentes fue el Ark Disruptive Innovation ETF, el fondo estrella de la gestora de fondos Catherine Wood. El vehículo logró en 2020 una rentabilidad del 152%, pero un año después perdió un 23% y en lo que va de año cae el 60%.

¿Hasta cuándo seguirá la corrección en las tecnológicas? Los analistas apuntan que la posibilidad de que la Fed suavice su mensaje de alza de tipos –a imagen y semejanza del visto esta semana por parte del BCE– puede ser un catalizador para que los inversores vuelvan a apostar por un sector muy barato en términos de valoración.

Ranking de capitalización

El fuerte castigo que registra Meta se ha reflejado en su caída de las diez mayores empresas por valor de la Bolsa mundial. Si a cierre de 2021 se situaba en el séptimo puesto, por delante del conglomerado Berkshire Hathaway de Warren Buffett o United Health, ahora ha sido desplazado hasta el puesto 26.

Apple sigue liderando la clasificación, pero Aramco ha escalado a la segunda posición desde la cuarta gracias al alza del precio de las materias primas, superando así a Microsoft y Alphabet.

Normas
Entra en El País para participar