Opel España duplica beneficios en 2021 pese a reducir su producción un 17%

La cifra de negocio retrocedió un 13%, hasta los 3.902 millones

Redujo su plantilla en 852 personas, hasta los 5.550 trabajadores

Línea de montaje de la planta de Stellantis Zaragoza.
Línea de montaje de la planta de Stellantis Zaragoza. Getty Images

La crisis de chips ha provocado una reducción generalizada de la producción y las ventas de coches en todo el sector de automoción. En el último año y medio, la mayoría de fabricantes se ha centrado en la mejora de sus márgenes y, pese a la caída de las entregas, han aumentado notablemente sus beneficios. Este es el caso de la filial de Opel en España que, aunque redujo su producción en 2021 un 17%, hasta las 324.000 unidades (en la planta de Figueruelas, Zaragoza), duplicó sus beneficios el año pasado hasta los 60,5 millones de euros, según las cuentas publicadas por la filial en el registro mercantil.

Al contrario que sus ganancias, la cifra de negocio de Opel España, sociedad dueña de la mencionada factoría zaragozana y de la marca Opel en nuestro país, se contrajo un 13% en 2021, hasta los 3.902 millones. En este ejercicio, la sociedad redujo su plantilla en 852 personas, hasta los 5.550 trabajadores. Dicha bajada responde al plan de reestructuración de la empresa que incluye planes de jubilación parcial, según explica la compañía en sus resultados.

Electrificación

La factoría zaragozana dio un paso importante en 2021 hacia su electrificación con la construcción de un taller para el ensamblaje de paquetes de baterías (las celdas de los que se componen los proporciona la china CATL). El taller hace dichos paquetes de baterías tanto para la propia planta zaragozana, donde se hace el Corsa eléctrico, como para la fábrica de Stellantis en Madrid.

Actualmente, en el taller trabajan 200 personas y se ensamblan 270 paquetes de baterías diarios. Una cantidad que seguramente aumente con la llegada de un nuevo modelo eléctrico a la planta de Figueruelas, a la que el grupo Stellantis ha asignado la producción de un coche con versiones electrificadas. Si bien la compañía aún no ha hecho oficial de qué coche se trata, los sindicatos estiman estiman que será el Peugeot 208, un vehículo superventas de la marca del león.

Plataformas STLA

Además, en una información adelantada por este periódico, Stellantis negocia con el Ejecutivo ayudas para traer a sus plantas españolas las plataformas de producción de coches eléctricos STLA. Estas plataformas asegurarían el futuro de las factorías nacionales, entre ellas la de Zaragoza, ya que todos los coches que saque Stellantis a partir de 2025 se harán con las STLA.

Para conseguir atraer estas plataformas a España, la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, junto a los representantes de las autonomías en las que produce Stellantis, se reunieron hace un mes con el fabricante para debatir posibles ayudas.

Una opción sería que la automovilística francoitaloestadounidense se viese beneficiada de la segunda línea de ayudas del Perte del coche eléctrico que el Gobierno sacará a principios de 2023, después de que el 70% de los fondos del Perte se quedasen sin asignar. Para ello, será necesario una flexibilización de los plazos (el Perte estipulaba que las inversiones subvencionadas debían de realizarse antes del 30 de junio de 2025), algo que el Gobierno ya negocia con Bruselas.

Normas
Entra en El País para participar