Los grandes del motor europeos multiplican sus beneficios pese a reducir las ventas

BMW, Volkswagen y Stellantis bajan en entregas pero aumentan ganancias por encima del 25%

Los fabricantes se centran en la venta de sus modelos más caros

Beneficios motor pulsa en la foto

Parecía que la crisis de chips iniciada el año pasado iba a ser un nuevo golpe que arrastraría otra vez a las automovilísticas a una serie de malos resultados, pero no. Los grandes fabricantes de coches europeos no paran de aumentar sus ganancias a la vez que sus ventas siguen reduciéndose por la falta de componentes.

Como ya sucedió el año pasado (cuando, por ejemplo, el grupo VW disparó su beneficio neto un 74,8% pese a entregar 600.000 vehículos menos), las cuentas de las automovilísticas europeas en este primer semestre han arrojado buenos resultados, pese a la caída de sus matriculaciones. La razón para este incremento de los beneficios en este contexto es, principalmente, que las marcas se han centrado en la mejora de sus márgenes priorizando las ventas de sus modelos y marcas prémium, que son las que más dinero les reportan.

Por caso, el que más ganancias ha registrado en la primera mitad del año ha sido el grupo BMW. La compañía alemana, que posee las marcas BMW, Mini y Rolls-Royce, disparó sus beneficios en los primeros seis meses del año un 73,6%, hasta los 13.232 millones de euros, mientras que sus matriculaciones disminuyeron un 13,4%, hasta las 1,16 millones de unidades. La única marca del grupo que incrementó sus entregas en este contexto de escasez de componentes fue la firma de lujo Rolls-Royce, que vendió un 6,8% más de coches.

El gigante Volkswagen, por su parte, continuó con su senda de incremento de los beneficios, que se volvieron a disparar un 25,8%, hasta los 10.638 millones, mientras que sus matriculaciones se desplomaron un 22,2%, con 3,87 millones de vehículos comercializados. De esta forma, parece complicado que Volkswagen vaya a disputar a Toyota la corona mundial de las ventas, que la nipona le arrebató en 2020 y revalidó en 2021.

Las dos marcas del grupo alemán que más cayeron en ventas precisamente fueron dos firmas generalistas como Skoda y Seat, que retrocedieron un 30% y un 27,4%, respectivamente. Por el contrario, las únicas firmas de VW que elevaron sus entregas fueron las de lujo Lamborghini (un 4,9% más) y Bentley (un 2,8% más).

“A pesar de los desafíos globales sin precedentes, Volkswagen ha demostrado una notable solidez financiera. El margen operativo en la primera mitad del año refleja la solidez del producto y las ventas proporcionalmente más altas en el segmento prémium”, dijo el director de finanzas de la compañía alemana, Arno Antlitz, en la presentación de resultados del grupo Volkswagen.

Stellantis se dispara

Otro gigante del automóvil europeo que consiguió unos grandes resultados financieros durante el primer semestre del año fue el grupo Stellantis. El mayor productor de coches de España (con sus plantas de Vigo, Figueruelas y Madrid) se quedó con la medalla de bronce de los beneficios en los primeros seis meses, tras aumentar sus ganancias un 34%, hasta los 7.960 millones. Sus ventas también bajaron, pero mucho menos que las de su principal competidor, Volkswagen, ya que retrocedieron un 7,4%, con poco más de tres millones de vehículos comercializados.

“El plan estratégico Dare Forward 2030 de Stellantis avanza a toda velocidad, respaldado por una rentabilidad récord y la aceleración de las ventas de vehículos de bajas emisiones”, destacó la empresa en sus resultados. El fabricante subrayó que en Europa marcha segundo en la venta de coches de bajas emisiones (incluyendo eléctricos, híbridos enchufables y de hidrógeno), a solo unas mil unidades del primero.

El otro gigante del motor europeo que consiguió incrementar sus ganancias en el primer semestre fue Mercedes-Benz, que se anotó unos beneficios de 6.784 millones, un 3% más (si no se tiene en cuenta el negocio de camiones) en comparación con el mismo periodo del ejercicio anterior. Hay que destacar que el grupo dividió su negocio en dos compañías diferentes en diciembre de 2021: por un lado, su rama de camiones, Daimler Truck, y por el otro, la de coches y vans, Mercedes-Benz Group.

Renault, la nota discordante

El motivo, Rusia. El grupo francés Renault fue la única automovilística europea que ha registrado pérdidas durante el primer semestre del año. Concretamente, la compañía dirigida por Luca de Meo tuvo unos números rojos de 1.666 millones, debido a su salida de Rusia, un país que era el segundo mayor mercado de la compañía. La salida de la región, que implicó también la entrega al Gobierno ruso de su participación del 67,69% en Avtovaz, el fabricante que produce la marca Lada, tuvo un efecto negativo para la empresa de 2.323 millones. “Renault persigue con determinación su profunda transformación y la recuperación de sus actividades. Los resultados del semestre son prueba de ello: a pesar de todos los obstáculos relacionados con el cese de la actividad en Rusia, la crisis de los semiconductores y la inflación de costes, el grupo sigue mejorando su rendimiento operacional”, dijo De Meo.

Normas
Entra en El País para participar