Ford Valencia se sigue vaciando de modelos: dejará de hacer el S-Max y el Galaxy en abril de 2023

Se suman al Mondeo que la factoría dejó de fabricar este año

Se esperaba el final de estos dos coches, que suponen poca carga de trabajo para la factoría

Un empleado de Ford durante su jornada de trabajo en la planta de Almussafes.
Un empleado de Ford durante su jornada de trabajo en la planta de Almussafes. Getty Images

La planta de Ford Almussafes (Valencia), que emplea a unas 6.000 personas, continúa perdiendo modelos. La dirección del fabricante estadounidense ha comunicado este miércoles que la factoría dejará de hacer el S-Max y el Galaxy a partir de abril de 2023, dos modelos que se suman a la pérdida del Mondeo este año.

"Estamos acelerando nuestra estrategia hacia la electrificación total de nuestros vehículos de pasajeros en 2030 y de todo nuestro portfolio en 2035. Por ello, mientras nos preparamos para la transición a un futuro eléctrico, hoy se ha anunciado la finalización de la producción de los modelos S-Max y Galaxy en Valencia el próximo mes de abril de 2023, así como la finalización de la producción del Ford Fiesta en Colonia [Alemania] a finales de junio del mismo año", ha informado la automovilística en un comunicado.

De esta forma, a la fábrica valenciana solo le queda el Kuga, su principal fuente de trabajo, y la Ford Transit Connect. Entre ambos modelos suponen aproximadamente el 90% de la producción de la planta valenciana, la cual hasta 2026 no recibirá vehículos eléctricos. Sin embargo, también dejará de hacer la Transit para el mercado europeo a finales de este año y el ejercicio que viene dejará de ensamblar la que va destinada a Estados Unidos, que es una versión más potente que la europea.

Futuro eléctrico y miedo a un ERE en 2023

Si bien el futuro de la fábrica está asegurado por la llegada de los coches eléctricos, los sindicatos temen un ERE el año que viene. Ford planea redimensionar su plantilla para así ajustar su tamaño a la producción de vehículos eléctricos, que conllevan menos carga de trabajo que los de combustión (aproximadamente un 30% menos de horas de trabajo, según distintos fabricantes).

"Posiblemente el año que viene nos veamos abocados a negociar un ERE. Quizás es posible, pero de momento tenemos que mantener la calma y reivindicar soluciones como las que hemos venido practicando hasta ahora", dijo la semana pasada Carlos Faubel, secretario general de UGT en la factoría de Almussafes.

Para conseguir los modelos eléctricos, que la fábrica se disputó con la planta de Ford en Saarlouis (Alemania), UGT pactó con Ford contener salarios y una serie de medidas de flexibilidad. En la parte salarial, el sindicato acordó con la compañía estadounidense una serie de pagas extra que no consolidan en tablas para el periodo 2022-2025. No será hasta 2026 cuando los sueldos vuelvan a la senda de comportamiento de la inflación.

En cuanto a las medidas de flexibilidad, se pactó el incremento de los turnos diarios en 15 minutos a partir de 2025 y que los denominados como días de jornada industrial (son un total de cuatro en todo el año) podrán ser trabajados sin que eso suponga un coste adicional para la empresa, siempre y cuando no se tenga que recurrir a un ERTE. Además, se podrán programar hasta ocho sábados como día de trabajo, que la compañía compensará con un día de descanso y un plus por flexibilidad.

Normas
Entra en El País para participar