Valencia gana la puja a Alemania: Ford anuncia que Almussafes hará coches eléctricos

La factoría española, donde se emplean 6.000 personas, hará los dos últimos modelos eléctricos que aún le quedaban por asignar a Ford para sus fábricas europeas

Este anuncio asegura el futuro de una planta que en 2024 se iba a quedar con la producción de un único coche

Un trabajador de la planta de Ford Almussafes.
Un trabajador de la planta de Ford Almussafes.

La planta de Almussafes finalmente se ha impuesto. La automovilística Ford ha elegido a la fábrica española sobre la alemana de Saarlouis para producir los dos últimos modelos eléctricos que aún le quedan por asignar para esta década. “La planta de Valencia es la que hemos escogido como la factoría preferida para ensamblar vehículos basados en una arquitectura de coches eléctricos de próxima generación”, ha confirmado este jueves el director de Ford Europa, Stuart Rowley, en una llamada con un reducido grupo de periodistas internacionales.

“Esta resolución fue producto de un amplio proceso de consulta y se basó en una evaluación integral a través de tres lentes: el estratégico, el técnico y el financiero. Y para ser claros, esta decisión no significa el cierre de nuestra planta en Saarlouis que seguirá haciendo el Ford Focus hasta mediados de 2025”, ha remarcado el directivo, quien ha señalado que hasta entonces la compañía buscará alternativas para el futuro de esas instalaciones.

De esta forma, Almussafes vuelve a respirar con cierta tranquilidad después de meses de tensión en los que el futuro de la planta valenciana, donde se emplean 6.000 personas, pendía de un hilo ya que, hasta ahora, no tenía asignada la producción de ningún coche eléctrico. Esta situación, en un contexto en el que en Europa se planea prohibir la venta de vehículos de combustión a partir de 2035, ponía un gran interrogante sobre el futuro de la fábrica.

En UGT, el sindicato mayoritario de la factoría, han celebrado el anuncio y han informado de que a la fábrica se le adjudicará la plataforma de vehículos eléctricos GE-2, lo que “significa carga de trabajo y empleo para más de una década”. Esto supone un alivio para una factoría que, en 2024, iba a quedarse solamente con la producción del Kuga, ya que el Mondeo dejó de ensamblarlo en marzo; la Transit Connect dejará de producirla a finales de este año; y el S-Max y el Galaxy dejará de hacerlos en 2024.

"Traer nuestra arquitectura completamente nueva de vehículos eléctricos a Valencia nos ayudará a construir un negocio rentable en Europa, asegurar empleo de alto valor y aumentar la oferta de Ford de vehículos eléctricos prémium, de alto rendimiento y totalmente conectados que satisfagan la demanda de nuestros clientes europeos", ha informado Ford.

Aún así, habrá una reestructuración de plantilla

Sin embargo, más allá de la buena noticia que supone para la factoría valenciana, Rowley ha vuelto a insistir (como ya hizo en una carta a los empleados de Ford en mayo) en que tanto Saarlouis como Almussafes deberán acometer una “significativa reestructuración” de sus respectivas plantillas. El motivo para esta reducción es que el coche eléctrico conlleva una menor carga de trabajo que el de combustión. La automovilística ha remarcado que ahora se abre un proceso por el cual la planta deberá trabajar para asegurar este inversión que, si bien es un hecho que llegará, no está al 100% confirmada.

“No podemos olvidar que en el plazo de poco más de un año fabricaremos únicamente el Kuga, por lo que, con el acuerdo para la electrificación como referencia, habrá que negociar cómo y cuándo se lleva a cabo esta transformación, qué volumen de empleo se requerirá en el futuro, y de qué manera se redimensionará la plantilla”, han señalado en UGT.

Si bien ahora Ford y sindicatos seguirán negociando para que lleguen los vehículos eléctricos, la planta ya hizo notorias concesiones a la automovilística para quedarse con estos coches. En enero, UGT pactó con la dirección contener salarios y aumentar en 15 minutos las jornadas de trabajo a partir de 2025. Un acuerdo que solo entraría en vigor con la adjudicación de los modelos.

Una victoria para la ministra de Industria

Desde el Gobierno también han celebrado el anuncio de Ford. A la salida de la sesión de control en el Congreso, la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, aseguró que es una "muy buena noticia" tras un proceso de negociación "muy duro" en el que ha concurrido "mucha competencia", en unas declaraciones recogidas por Europa Press. Esta adjudicación es también una victoria para Reyes Maroto quien, en abril, había viajado personalmente a la sede de Ford en Estados Unidos para convencer a la dirección de la automovilística de que Almussafes era la mejor opción para la producción de estos coches eléctricos.

Normas
Entra en El País para participar