Ford asegura el futuro de Almussafes pero advierte de un “redimensionamiento” de la fábrica

La automovilística no ha comunicado a qué planta dará los dos últimos modelos eléctricos que aún le quedan por asignar en Europa, pero niega que, en caso de no ser elegida, la factoría valenciana deba cerrar

Un trabajador de la fábrica de Ford en Almussafes, Valencia.
Un trabajador de la fábrica de Ford en Almussafes, Valencia.

Una de cal y otra de arena para la fábrica de Ford en Almussafes, Valencia. La automovilística ha enviado este martes a sus trabajadores una carta en la que señala que la planta de Almussafes no tendrá por qué cerrar en caso de quedarse sin modelos eléctricos. Sin embargo, en la misiva, que está firmada por el director de la compañía en Europa, Stuart Rowley, Ford ha avisado de que probablemente será necesario un "redimensionamiento" de la factoría.

"Independientemente de la planta que se seleccione en última instancia [para fabricar los eléctricos], es importante recordar que aún no se trata de una decisión de inversión en producto. Después de la selección de la planta, tendremos mucho trabajo por hacer para asegurar el producto para Europa. Y muy importante, esto tampoco es una decisión de cierre de una planta. De hecho, estamos buscando activamente futuras oportunidades para la fábrica que no sea seleccionada", ha dicho Rowley en la misiva a la que ha tenido acceso CincoDías.

"Y, por último, es previsible que tanto Saarlouis como Valencia deban someterse a un redimensionamiento de su estructura actual [hoy se emplean en la planta de Almussafes unas 6.000 personas, aproximadamente]. Los detalles exactos no estarán disponibles hasta que hayamos seleccionado una planta preferida", ha añadido el director de Ford en Europa.

Almussafes compite con la factoría que Ford tiene en Saarlouis, Alemania, para quedarse con los dos últimos modelos 100% eléctricos que Ford aún no ha asignado a sus factorías europeas para esta década. Para conseguir ser la elegida, UGT, sindicato mayoritario en la planta valenciana, viajó en enero a la sede del fabricante en Europa donde pactó una contención salarial y no atar los sueldos a la evolución de la inflación. Dicho acuerdo fue refrendado posteriormente por los trabajadores en una votación.

La fábrica valenciana ensambla cuatro modelos a día de hoy. El más importante de ellos es el Kuga, un SUV que representa el mayor volumen que sale de la planta, que cuenta con versiones híbridas e híbridas enchufables, además de las de combustión.

Además, también produce el Galaxy y el S-Max, aunque estos dos coches representan una cantidad bastante menor, según explican desde el sindicato. Por último, también sale de sus líneas de ensamblaje la furgoneta Transit, que la planta irá dejando de producir de forma escalonada hasta el año que viene. Recientemente, la planta dejó de hacer el Mondeo.

Normas
Entra en El País para participar