Liz Truss dimite como primera ministra de Reino Unido tras seis semanas en el cargo

El Partido Conservador celebrará primarias en una semana para escoger al nuevo líder de los 'tories'

La primera ministra de Reino Unido, Liz Truss.
La primera ministra de Reino Unido, Liz Truss.

A seis semanas de su entrada en el número 10 de Downing Street, Liz Truss ha renunciado este jueves como primera ministra de Reino Unido, cediendo así a la presión de los tories para que abandonara el cargo tras el fracaso de su política económica. "Dadas las circunstancias, no puedo llevar a cabo este mandato que me hicieron en el partido. Le acabo de notificar al Rey que renuncio como líder del partido conservador", ha explicado Truss, la jefa de Gobierno más breve en toda la historia del Reino Unido.

Las concesiones de Truss en su última semana no fueron suficientes para salvar su puesto. El pasado viernes, dio su brazo a torcer con el polémico plan fiscal, valorado en más de 60.000 millones de euros, que preveía un drástico recorte de impuestos sin renunciar al gasto público y, como medida adicional, sacrificó al autor del plan, su ex ministro de Economía y Finanzas, Kwasi Kwarteng, para sustituirlo por Jeremy Hunt. 

En esta misma línea, Truss reconoció que el plan inicial fue "más lejos y más rápido" de lo que el mercado esperaba y anunció una rectificación radical de algunas de las medidas más polémicas, como la congelación del impuesto de Sociedades, que finalmente sí preveía subir al 25% en 2023, tal y como como había fijado su predecesor, Boris Johnson.

Pero la turbulencia política en el Ejecutivo británico llevó a Truss contra las cuerdas. Este miércoles, la ministra del Interior de Reino Unido, Suella Braverman, presentó su dimisión, tras saltarse los protocolos de seguridad al enviar desde su correo electrónico personal "parte de un compromiso político" sobre migración a otro parlamentario. 

La dimisión de Truss ha sido celebrada en especial por los mercados, que habían ejercido también una fuerte presión sobre su corto mandato. La libra ha subido este jueves por encima de la barrera de los 1,13 dólares, recuperándose así de la montaña rusa que ha marcado su precio en el último mes y medio, en la que llegó a tocar mínimos históricos

Así, el alivio llega al sector financiero luego de semanas de una vorágine causada por el anuncio de la bajada masiva de impuestos que Truss pensaba financiar únicamente a través del endeudamiento. “La crisis en la que estamos ahora justifica una acción rápida del Partido Conservador para elegir un nuevo líder, pues, cuanto más se demore la carrera, más agitación podría haber para los mercados. Los gilts británicos y la libra esterlina han reaccionado ligeramente a su dimisión, pero todavía no hemos visto un gran movimiento”, asegura Sam North, analista de mercados de eToro.

Por el momento, la desconfianza persiste a la espera de que Reino Unido regrese a una postura fiscal más ortodoxa. De acuerdo con Orla Garvey, gestora senior de carteras de renta fija de Federated Hermes Limited, los momentos más determinantes para medir la reacción del mercado serán los Presupuestos del día 31, el inicio del endurecimiento cuantitativo el 1 de noviembre y la larga lista de decisiones de los bancos centrales de los mercados desarrollados que se producirán en las próximas dos semanas —en China, Europa, Japón, Australia, EE.UU. y el Reino Unido— tras los datos de inflación al alza publicados recientemente".

Sucesión en una semana

Se abre la vacante para elegir ahora al sucesor de la primera ministra y podría tratarse del traspaso de poder más rápido en Reino Unido: se prevé que las elecciones del partido conservador se produzcan en el plazo de una semana para decidir al nuevo líder de los tories. En este sentido, Graham Brady, presidente del comité 1922 del grupo en la Cámara de los Comunes, encargado de organizar las elecciones internas, detalló que se concluirá el proceso de elección del nuevo líder para el 28 de octubre y que será posible por tanto que haya un nuevo jefe del Gobierno antes de el 31 de este mes. 

Rishi Sunak, titular de Economía durante la pandemia de coronavirus y contendiente de Truss en las primarias de verano, se perfila como favorito para convertirse en el nuevo primer ministro británico. Sunak, de 42 años, alertó durante la campaña electoral conservadora que los planes fiscales de Truss iban a desplomar las finanzas del Reino Unido, una advertencia que resultó certera y que ha dado alas a sus aliados para reivindicarle como el sucesor natural de la jefa de Gobierno.

Rishi Sunak y Liz Truss, en las primarias conservadoras.
Rishi Sunak y Liz Truss, en las primarias conservadoras.

En contraposición de Truss, Sunak ha defendido la necesidad de subir el impuesto de sociedades y otros tributos para comenzar a reducir la enorme deuda que generaron los planes de estímulo durante la pandemia, que él mismo diseñó.

Entre los posibles candidatos también resuena el nombre del ex primer ministro Boris Johnson, quien cuatro meses después de que anunciara su dimisión ha recuperado terreno en las encuestas. En un sondeo entre los afiliados tories publicado esta misma semana, el 32% de las bases del partido quieren que vuelva al poder, mientras que el 23% prefiere a Sunak.

Normas
Entra en El País para participar