Reino Unido

Truss sacrifica a su ministro de Economía y subirá el impuesto de Sociedades para calmar al mercado

Jeremy Hunt, anterior ministro de Exteriores y de Sanidad, es elegido responsable económico en sustitución de Kwasi Kwarteng

La primera ministra británica Liz Truss junto al ministro de economía  Kwasi Kwarteng el pasado 23 de septiembre
La primera ministra británica Liz Truss junto al ministro de economía Kwasi Kwarteng el pasado 23 de septiembre Reuters

El Gobierno británico ha dado su brazo a torcer con el plan fiscal que preveía un drástico recorte de impuestos sin renunciar al gasto público y que ha puesto los mercados financierons británicos contra las cuerdas. Como primera medida, la primera ministra Liz Truss ha sacrificado al autor del plan, su ya ex ministro de Economía y Finanzas,  Kwasi Kwarteng. Además, en una comparecencia, Truss ha reconocido que el plan inicial fue "más lejos y más rápido" de lo que el mercado esperaba  y ha anunciado una rectificación radical de algunas de las medidas más polémicas, como la congelación del impuesto de Sociedades, que finalmente sí subirá al 25% en 2023. También ha confirmado el nombramiento Jeremy Hunt, quien ha sido antes ministro de Asuntos Exteriores y de Sanidad, como nuevo ministro de Economía en sustitución de Kwasi Kwarteng.

Truss sacrifica a su ministro de Economía y subirá el impuesto de Sociedades para calmar al mercado

"Está claro que algunas partes de nuestro presupuesto han ido más lejos y más rápido de lo que los mercados esperaban", dijo Truss en una conferencia de prensa. "Tenemos que actuar ahora para tranquilizar a los mercados sobre nuestra disciplina fiscal".

Truss ha abogado por un modelo económico "de bajos impuestos, altos salarios y alto crecimiento", ha dicho. En un momento de conmoción también dentro de las filas del Partido Conservador, Truss ha dicho que para so "fui elegida por mi partido, esa misión permanece". Sin embargo, ha reconocido que "debido a los problemas actuales del mercado, tenemos que cumplir la misión de una manera diferente".

La primera ministra británica ha anunciado la retirada de sus planes de congelar el impuesto de sociedades el próximo año, lo que significa que el gravamen pasará del 19% al 25% en 2023, tal y como como había previsto su predecesor, Boris Johnson. La medida implicará ingresos adicionales para las arcas públicas de 18.000 millones de libras (unos 20.000 millones de euros).

Otra medida muy cuestionada del plan, la que preveía bajar los tipos del impuesto sobre la renta a los tramos más altos, fue retirada solo unos días después de su anuncio, en un intento frustrado por calmar a los mercados.

Tras conocerse lel giro de 180 grados de Truss, la deuda británica respiró aliviada y los rendimientos descendieron en un primer momento. Pero los inversores aún desconfían. Si en un principio la noticia de la marcha atrás en la rebaja fiscal causó un fuerte rebote en el precio de la deuda soberana –las rentabilidades de la deuda a largo plazo cayeron más de 20 puntos básicos–, la jornada concluyó con nuevas subidas de rentabilidad (al 4,3% a 10 años y al 4,7% a 30 años) y con una caída de la libra del 1%. "Haremos lo que sea necesario para garantizar que la proporción de deuda respecto al PIB disminuya a medio plazo", ha querido tranquilizar Truss.

La marcha atrás de la primera ministra, sin embargo, no tiene efecto en la divisa y la libra esterlina pierde más de un 1% frente al dólar, hasta 1,12 dólares.

Las grandes empresas británicas no se habían manifestado a favor de la congelación del impuesto de sociedades que pretendía Truss. En privado, muchas reconocían que la estabilidad financiera y económica es más importante para su capacidad de tomar decisiones y hacer negocios que los impuestos que pagan.

Truss ha sacrificado a Kwarteng, "un gran amigo" con el que compartía su "visión" política, para contrarrestar la polémica que generó un plan de recortes fiscales por valor de 45.000 millones de libras que no convencía a los mercados. Kwarteng anunció a media mañana por carta su dimisión. En la misiva, el político conservador indicaba que había "aceptado" la petición hecha por la primera ministra para que se "aparte" del cargo de titular de Economía.

Según fuentes cercanas a Downing Street. En el nuevo diseño, podrían revertirse hasta 24.000 millones de libras de recortes fiscales, incluyendo el plan emblemático de 18.000 millones de libras con el que se pretendía cancelar el aumento programado del impuesto de sociedades el próximo año.

El anuncio de Truss llega el día en que el Banco de Inglaterra concluye el plan de compra de activos que tuvo que activar de emergencia el pasado 28 de septiembre. El mercado comenzó a temer por la sostenibilidad de la deuda británica ante un recorte de impuestos sin precedentes que no detallaba cómo compensar esos menores ingresos y sin que el Gobierno de Truss quisiera renunciar al gasto público.

 El BoE decidió este lunes implementar medidas adicionales de apoyo a los mercados de deuda para garantizar un final ordenado de su programa de compras de emergencia. El martes reforzó su intervención e incluyó la corpa de deuda indexada a la inflación. Y hoy realizó su última compra, por un máximo de 10.000 millones de libras.  El total adquirido asciende hasta ahora a los 17.800 millones de libras, de los que la mitad corresponden a adquisiciones de los dos últimos días. 

El ya exministro británico de Economía, Kwasi Kwarteng, acortó su viaje a Washington (Estados Unidos) y se encuentra de regreso a Londres para mantener conversaciones con miembros del Gobierno sobre su controvertido plan de crecimiento. El chancellor se había desplazado a ese país con motivo de la reunión anual del Fondo Monetario Internacional (FMI), pero la tensión suscitada en el Reino Unido por su plan de crecimiento habría motivado que adelante un día su regreso a Londres.

El secretario de Estado de Comercio Internacional, Greg Hands, dijo hoy al canal de televisión Sky News que "no es inusual que (Kwarteng) regrese un día antes de una visita internacional" y puntualizó que los encuentros "principales" del FMI y del Banco Mundial "ya han terminado".

Jeremy Hunt, un político moderado partidario de bajar impuestos

Efe

El nuevo ministro británico de Economía,Jeremy Hunt, ha cultivado un perfil político dentro del ala moderadadel Partido Conservador, si bien ha defendido en el pasado recortes deimpuestos con elementos análogos a los que han hecho descarrilar losplanes de su antecesor en el cargo, Kwasi Kwarteng.

Hunt, de 55 años, se presentó en 2019 a las primarias conservadorascomo alternativa a Boris Johnson con un programa económico centrado enhacer del Reino Unido uno de los países industrializados con un impuestode sociedades más reducido.

El Instituto de Estudios Fiscales (IFS, en inglés) estimó duranteaquella campaña que la propuesta fiscal de Hunt costaría a las arcaspúblicas unos 13.000 millones de libras (15.000 millones de euros) alaño, un gasto que se sumaría a una ampliación del gasto en defensa de15.000 millones de libras adicionales por ejercicio (17.200 millonesde euros).

Este mismo año, Hunt ha defendido un recorte del impuesto de sociedadeshasta el 15 %, frente al 19 % al que aspiraba hasta ahora la primeraministra, Liz Truss, y el 25 % al que está previsto incrementarlo ahora,tal como tenía previsto el anterior Gobierno conservador.

Su propuesta, con todo, era más cautelosa en cuanto a rebajar otrostributos: "Me gustaría ver recortado el impuesto sobre la renta, peroeso se debe hacer de una manera sostenible", decía Hunt el pasado julio.

"No puede ser un soborno electoral y debe depender del crecimiento.(...) Eso significa que debemos empezar impulsando la economía para llegara estar en una posición adecuada" para acometer más recortes, detalló.

El ahora ministro de Economía, que defendió la permanencia en laUnión Europea (UE) antes del referéndum de 2016, perdió por un ampliomargen las primarias "tories" de hace tres años frente a Johnson, cuyaspromesas para tratar de aprovechar las oportunidades del Brexit deslumbrarona los afiliados del partido primero y a los votantes británicos en lassiguientes elecciones.

Hunt nunca ha ocultado que continúa ambicionando llegar a lo másalto del Ejecutivo, aunque en las primarias celebradas este verano nopasó el corte de 30 votos entre sus compañeros de bancada para disputarleel cargo a Liz Truss, que finalmente fue la elegida por los afiliados"tories" para liderar el país.

CARRERA POLÍTICA EN EXTERIORES Y SANIDAD

Hunt se convirtió en una figura conocida para el público británicocomo ministro de Sanidad bajo el Gobierno de David Cameron, a partirde 2012, y pasó después a ocupar la cartera de Exteriores, en 2018, duranteel mandato de Theresa May, hasta 2019.

Antes había sido una de las figuras centrales en la organizaciónde los Juegos Olímpicos de Londres 2012 desde el Ministerio de Cultura.

Su experiencia en el ámbito sanitario le valió para ser nombradomás tarde presidente del Comité de Salud y Asuntos Sociales de la Cámaralos Comunes, un cargo que ha mantenido hasta que ha asumido el mandoen el Ministerio de Economía.

Hunt fue elegido por primera vez como diputado por la circunscripcióninglesa de South West Surrey en 2005 y es licenciado en Filosofía, Políticay Economía por la Universidad de Oxford.

Normas
Entra en El País para participar