Seat plantea un ERTE hasta final de año por la crisis de suministros

La compañía reducirá en un turno la línea de la fábrica de Martorell que ensambla el Formentor y el León, lo que supondrá un recorte de producción de 19.000 unidades hasta el 23 de diciembre

Los sindicatos estiman que habrá un excedente diario de unos 600 empleados

Trabajadores en la línea de montaje de la planta de Seat en Martorell (Barcelona).
Trabajadores en la línea de montaje de la planta de Seat en Martorell (Barcelona). EFE

La dirección de Seat se ha reunido este viernes con los representantes de los trabajadores para plantearles la aplicación de un ERTE hasta fin de año en la fábrica de Martorell (Barcelona), donde se emplean entre la zona de producción y oficinas unas 9.000 personas. El motivo, según ha explicado la empresa a CincoDías, es la situación de "volatilidad" en torno a los suministros de piezas y semiconductores que se ha agravado en las últimas semanas.

Con este ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo), la compañía pretende reducir la jornada de tres a dos turnos en la línea 2, que es donde la automovilística ensambla los modelos de mayor rentabilidad de Seat: el Cupra Formentor, el Cupra León y el Seat León. La decisión supondrá un recorte en la producción de unos 19.000 vehículos de estos modelos hasta el 23 de diciembre, que es la fecha hasta la que se plantea el expediente. La línea 1, donde se hacen el Ibiza y el Arona, por su parte, se mantendrá sin cambios.

Por último, la línea 3, donde se ensambla el Audi A1, es posible que se gane producción, ya que actualmente está trabajando a un turno y podría pasar a un turno y medio, debido a que para este modelo sí que hay disponibilidad de piezas y chips. Esto supondrá aumentar la producción de este coche en 7.500 unidades hasta el 23 de diciembre, que es la fecha hasta la que se planteará el expediente. Para afrontar este aumento de la producción, Seat utilizará parte del excedente de trabajadores de la línea 2.

Otro cambio será la supresión de los fines de semana de septiembre que la compañía tenía estipulados que se iban a trabajar para recuperar producción. "Como es lógico, no se trabajará ningún fin de semana durante este ERTE", indicaron desde Seat. El expediente, en un principio, se aplicará a la zona de producción de Martorell. La automovilística aún no ha tomado una decisión sobre si afectará o no a la planta de componentes en El Prat de Llobregat (Barcelona), donde trabajan unas 1.000 personas.

Según ha señalado Matías Carnero (UGT), presidente del comité ejecutivo de Seat, a la agencia Efe, las medidas propuestas por la empresa supondrán un excedente diario de 600 trabajadores. La empresa ha explicado a este periódico que su intención es que el ERTE tenga un carácter voluntario.

Cabe destacar que Seat, al contrario que la mayoría del resto de fabricantes de coches en España, decidió no prorrogar su último ERTE, el cual había terminado a finales de junio. El motivo entonces fue que la empresa no vio la necesidad de una prórroga ante la mejora del suministro de chips, algo que ahora ha vuelto a empeorar.

Normas
Entra en El País para participar