Tipos de referencia

El euríbor da un respiro tras el alza de tipos y cierra julio ligeramente por debajo del 1%

El índice se sitúa muy por encima del -0.491% de hace un año y encarecerá el préstamo medio en más de 1.400 euros al año

El euríbor da un respiro tras el alza de tipos y cierra julio ligeramente por debajo del 1%

El euríbor a 12 meses ha experimentado en julio una montaña rusa a merced de la decisión del Banco Central Europeo (BCE) sobre los tipos de interés. El indicador, que arrancó el mes bajando, se disparó a un máximo anual del 1,2% en cotización diaria tras el aumento de las tasas rectoras en 50 puntos básicos, el doble de lo anunciado. Los siguientes días aflojó y finalmente cierra con una media mensual del 0,992%, ligeramente por debajo del 1%. Con todo, el indice de referencia supera el 0,852% de junio y se sitúa muy por encima del -0,491% de hace justo un año, lo que se traducirá en un considerable encarecimiento de las hipotecas variables a las que les toque revisión.

En España, hay alrededor de cuatro millones de hipotecados ligados al euríbor que representan 400.000 millones de saldo vivo hipotecario. Así, un préstamo de 180.000 euros a 25 años con un diferencial del 1% verá incrementada su cuota mensual en 122 euros al mes o 1.464 euros al año. Si el capital pendiente es de 140.000 euros, el aumento anual será de 1.140 euros. Si el importe es de 300.000 euros, la subida anual es de 2.460 euros.

Los rumores sobre la posibilidad de un alza de tipos más agresiva impulsó al euribor a mediados de julio. La confirmación, al subir 50 puntos básicos en vez de 25, supuso un salto hasta su mayor nivel en un día desde principios de julio de 2012. No obstante, después se desinfló y regresó a niveles previos al anuncio del BCE. Hoy, 29 de julio, ha bajado al 0,921%.

Desde iAhorro, el director de hipotecas, Simone Colombeli, comenta que "el indicador ha dado muestras de moderar su crecimiento" a lo largo del mes de julio. El dato más bajo se registró el jueves día 7, con un 0,821%, y el más alto el día 22, que alcanzó el 1,2%.

El euríbor ya había superado el 1% en tasa diaria el pasado junio por primera vez en casi una década. La escalada del tipo hipotecario por excelencia comenzó en febrero y se fue acelerando hasta alcanzar niveles positivos en abril, tras más de seis años (desde febrero de 2016) en negativo. Las previsiones de los expertos iban quedando obsoletas día a día. La elevada inflación en la zona euro presionaba al BCE para endurecer su política monetaria, un movimiento que estaba adelantando el euríbor con las rentabilidades de la deuda también al alza. Ahora, ante las perspectivas de nuevas subidas de tipos en septiembre, los pronósticos apuntan a que el euríbor a 12 meses rondará el 2% a finales de este año.

Desde HelpmyCash recuerdan que "todos los clientes con revisión en cualquier mes de 2022 han visto cómo sus cuotas aumentaban tras actualizarse su interés". Y "los hipotecados cuya revisión llegue en los próximos meses tampoco se librarán de pagar más". Según el Departamento de Análisis de Bankinter, el valor de este índice será del 1,90% en diciembre y del 2,20% en 2023, mientras que la Asociación de Usuarios Financieros (ASUFIN) predice que será del 1,50% al acabar 2022 y del 1,90% el año que viene.

"Los inversores siguen preocupados por saber cuándo tocará máximos la inflación, ya que a pesar de que los precios del petróleo han caído durante las últimas semanas, los del gas se han disparado", apunta el analista de XTB, Joaquín Robles. El IPC de España se ha disparado en julio hasta el 10,8%, su nivel más elevado desde 1984. Además, la inflación de la zona euro ha aumentado también, al 8,9%.

"Lagarde reiteró que su prioridad es estabilizar los precios, aunque eso pueda frenar el crecimiento, por lo que el mercado ya descuenta otra subida de 50 puntos básicos en la próxima reunión de septiembre", añade Robles, que señala que "de cara a final de año serán los datos de inflación los que condicionen la velocidad de las subidas en los tipos de interés del BCE".

Mercado hipotecario

El incremento de los tipos de interés y del euríbor no solo afecta a los ya hipotecados a tipo variable, sino también a los que vayan a contratar hipotecas nuevas. Las entidades financieras están encareciendo los tipos fijos.

“Lo más probable es que las hipotecas variables se van a quedar como están, veo muy poco probable un escenario en el que la variable empeore porque no tendría ningún sentido ni comercial ni financiero”, matiza Colombelli. De hecho, dice que no le extrañaría “que incluso mejorasen”. En cuanto a las hipotecas fijas, cree que "seguramente las entidades financieras apliquen la subida del 0,5% de forma inmediata".

Y añade: "posiblemente muchos bancos revisarán las ofertas de sus hipotecas y préstamos al alza, y es posible que en unas semanas sea muy difícil encontrar hipotecas fijas por debajo del 2% TIN; ya estábamos rondando el 2% y ahora podría haber otro empujón hasta el 2,5%”.

Normas
Entra en El País para participar