Divisas

El euro se fortalece a un día de la reunión del BCE y ya recupera un 2% desde la paridad con el dólar

La divisa comunitaria cotiza en 1,025 'billetes verdes'

El euro se fortalece a un día de la reunión del BCE y ya recupera un 2% desde la paridad con el dólar

El euro se aprecia frente al dólar por cuarta jornada consecutiva y acumula una subida de más del 2% desde que tocó la paridad con el 'billete verde'. La moneda común se mueve ahora en 1,025 dólares frente al 1,001 de finales de la semana pasada. El euro se fortalece a un día de la crucial reunión del Banco Central Europeo (BCE) y ante los rumores de que aplique finalmente una subida de tipos de interés de 50 puntos básicos, en lugar de los 25 puntos básicos anunciados hace un mes, para combatir la inflación. Además, se han desvanecido las expectativas de un alza de tipos mayor a la prevista por parte de la Reserva Federal (Fed) de EE UU la semana que viene.

A la recuperación de la divisa comunitaria también contribuye la esperanza de que Europa evite los peores temores en cuanto a la escasez de energía. El flujo de gas ruso a través del gasoducto Nord Stream 1 se reanudará este 21 de julio tras la finalización del mantenimiento programado, según informó Reuters. "Si mañana se reanudan los flujos de gas ruso será una buena noticia para el noticias para el euro-dólar y, a corto plazo, el euro puede recibir un pequeño impulso y alejarse más de la paridad", comenta Carol Kong, estratega de divisas del Commonwealth Bank of Australia.

Hace unos días, y tras varias sesiones de negociación en torno a la paridad, el dólar llegó superar al euro durante unos segundos por primera vez en 20 años, después de que la inflación de EE UU marcara nuevos récords y ante los crecientes temores de recesión en Europa. Asimismo, la divergencia de política monetaria entre la zona euro y EE UU, con una Reserva Federal (Fed) más agresiva, pesa en la divisa común, que desde comienzos de año cae alrededor del 11%.

Ignacio Dolz de Espejo, director de soluciones de inversión y producto de Mutuactivos, cree que "la brecha entre la política de la Fed y la del BCE parece destinada a crecer aún más". Asegura que el "BCE subirá tipos, pero se espera que lo haga de manera mucho más suave que la Fed por miedo a una crisis periférica incluso cuando la inflación alcanza niveles récord".

Este jueves, el BCE decidirá la primera subida de tipos en 11 años. Está por ver si será de 25 o de 50 puntos básicos, después de que en las últimas horas hayan crecido los rumores en el mercado de una subida más agresiva.

Desde ING creen que se llevará a cabo un alza del 0,25% y se dejará abierta la puerta a un aumento de 50 puntos básicos en septiembre. Por su parte, en Ebury no descartan una subida de 50 puntos básicos "Esta idea está sobrevolando entre algunos halcones”, opina el equipo de análisis de la entidad. “De cumplirse esta previsión, sería una gran señal alcista para el euro”, añaden.

Bethany Payne, gestora de carteras de renta fija mundial en Janus Henderson, espera que el BCE se mantenga firme y suba 25 puntos básicos en julio, pero también que reafirme su intención de actuar de forma más agresiva en las siguientes reuniones, con subidas potenciales de 50 puntos básicos en septiembre y octubre.

Stéphane Déo, jefe de estrategia de mercados de Ostrum AM, explica que la situación a la que ha llegado el euro no es tanto una cuestión de debilidad, sino de un notable encarecimiento del dólar frente al euro y frente a otras divisas, como el yen o el franco suizo. A su juicio, el euro está está infravalorado un 25% y, por tanto, no contiene ninguna debilidad particular, que ha resistido mejor que el yen, la corona sueca o la libra”.

La reciente caída del dólar se debe también a la reducción de las expectativas de un incremento de tipos de 100 puntos básicos en la cita de la Fed de la próxima semana, mientras cobra fuerza la opción de los 75 puntos básicos previstos. "No creo que la debilidad del dólar dure mucho, dado el deterioro de las las perspectivas de crecimiento mundial", dijo Kong, de CBA.

Dolz de Espejo explica que que un euro más débil es un factor positivo porque ayuda a los exportadores. O bien a ser más competitivos si venden en euros o a recibir mayores beneficios si lo hacen en dólares. Sin embargo, tiene un efecto muy negativo en la inflación. "Europa es importador neto de materias primas y, cuanto más caiga el euro, más tendremos que pagar por ellas. Se calcula que por cada 10 % de depreciación del euro frente al dólar, se agregan 0,2 puntos porcentuales adicionales a la inflación de la eurozona en 2023", comenta en un informe. Y añade: "es bastante habitual que en épocas de recesión durante fuertes correcciones del mercado el dólar rebote con fuerza, es un activo refugio".

Normas
Entra en El País para participar