José Ignacio Cases Comyn: "Que las ciudades de España sean limpias no es una utopía”

"La mala calidad del aire es un problema público diagnosticado. No debería haber negacionistas"

José Ignacio Cases Comyn, presidente de Novadays.
José Ignacio Cases Comyn, presidente de Novadays.

José Ignacio Cases Comyn (Madrid, 1974) es presidente de Novadays, una consultora española especializada en gestión y políticas públicas. Desde hace más de 15 años trabaja en temas de movilidad, energía e infraestructuras de las ciudades, entre las que figuran Madrid, Málaga, Bilbao y Zaragoza. Está convencido de que con los fondos europeos, España conseguirá en pocos años la transición verde. Se trata de un momento crucial para el sector de las renovables, pues la guerra en Ucrania ha acelerado los planes de Europa por romper la dependencia de Rusia y desengancharse por completo de los combustibles fósiles. Pero para eso es necesaria una estrategia de electrificación del transporte.

¿Cuáles son los obstáculos de España en la transición ecológica?

El mayor reto es la administración de los fondos. Ninguna entidad pública ni empresa española está acostumbrada ni tiene experiencia gestionando tanto dinero en tan poco tiempo. En los próximos tres años se ejecutarán 13.200 millones en movilidad sostenible y la Comisión Europea es muy exigente con los requisitos de cada proyecto. Aquí entra el segundo obstáculo, pues son inversiones muy condicionadas, hay un marco jurídico de control de gasto y transparencia muy exigente.

¿Algún otro?

Por lo demás, es un sector en el que existe la tecnología y además evoluciona rápido, por lo que no veo grandes barreras. Tampoco a nivel social; nadie está en contra de que la calidad del aire mejore.

¿Considera que todos los partidos políticos apoyan la descarbonización?

Mi experiencia es que se trata de un campo que suscita bastante consenso. Hasta ahora, 170 municipios han presentado propuestas para descarbonizar y digitalizar la movilidad urbana. Pienso que de no estar de acuerdo, esto no podría haber sido posible, pero son políticas que van más allá de la polémica que vemos todos los días.

¿Qué opina de quienes niegan los problemas medioambientales?

La mala calidad del aire es un problema público abiertamente diagnosticado. No hay negacionistas o al menos no debería haberlos.

¿Se puede esperar que este impulso verde continúe sin importar la bancada que gobierne?

Sí, porque es un impulso europeo. Todos los Gobiernos tienen la misión de implementar y gestionar los fondos del Plan de Recuperación, pero no pueden reformular el destino de las inversiones. No pueden decidir que el dinero destinado a vehículos eléctricos se use en ampliar autopistas, por ejemplo.

¿Cuál es su diagnóstico respecto al descuento a los precios de los carburantes en un contexto de crisis climática?

Es una medida circunstancial ante un problema muy concreto, pero las políticas a medio plazo son de transformación de la cultura y equipamiento del transporte. En pocos años va a cambiar cómo concebimos la movilidad.

¿Qué se necesita hacer para mejorar la calidad del aire?

Tiene muchos componentes. Cambiar las pautas de movilidad de las personas es uno de ellos y eso la incluye la peatonalizaciones de zonas de las ciudad, su electrificación, la mejora de las vías para la movilidad no motorizada y además un refuerzo del transporte público.

Las grandes ciudades, como Madrid o Barcelona, suelen tener las tasas de contaminación más altas, ¿cree que esto cambiará?

Necesariamente, que la ciudad sea limpia no es una utopía ni algo que vaya a ocurrir algún día dentro de 40 años. Todos esos millones de la movilidad sostenible están para erradicar dos problemas: el cambio climático y la mala calidad del aire. Esto tendrá un efecto transformador en pocos años.

¿Es posible que esta transformación tenga otro impacto más allá del medioambiental?

La movilidad es un derecho fundamental. Que el ciudadano pueda moverse le permite trabajar, ir a estudiar o al médico. En consecuencia, mejorar las redes de comunicación y que el ciudadano pueda elegir cómo moverse es algo fundamental cuando se habla de igualdad. Por otro lado, no se trata nada más de gastar el dinero del Plan de Recuperación, tiene que crear empleo y aumentar el crecimiento. En suma, los ayuntamientos deben conseguir una transformación económica y social que no se limite a mejorar la calidad del aire de las ciudades.

Normas
Entra en El País para participar