Energía

Enagás y Acciona ponen en marcha en Mallorca la primera planta industrial de hidrógeno verde

La vicepresidenta Teresa Ribera llama a elevar la independencia española en términos energéticos

Las ministras Teresa Ribera y Reyes Maroto, junto a la presidenta balear, Francina Armengol, rodeadas de directivos relacionados con la planta de hidrógeno verde de Lloseta (Mallorca)
Las ministras Teresa Ribera y Reyes Maroto, junto a la presidenta balear, Francina Armengol, rodeadas de directivos relacionados con la planta de hidrógeno verde de Lloseta (Mallorca)

El Proyecto Power to Green Hydrogen Mallorca, liderado por Enagás y Acciona Energía y en el que participan también IDAE y Cemex, ha sido lanzado por la vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera. La planta, ubicada en Lloseta (Mallorca), es la primera de hidrógeno renovable del país. El inicio en la producción de las primeras moléculas de hidrógeno se produjo en diciembre.

Las empresas han hablado de un modelo de referencia para el desarrollo del hidrógeno verde en el sur de Europa. El proyecto forma parte de la iniciativa europea Green Hysland, siendo la primera iniciativa de hidrógeno renovable de un país mediterráneo en recibir financiación europea.

Ribera ha estado acompañada por la presidenta del Govern de les Illes Balears, Francina Armengol, el vicepresidente del Govern, Juan Pedro Yllanes, el presidente de Acciona, Jose Manuel Entrecanales, el CEO de Enagás, Arturo Gonzalo, y el director ejecutivo del Clean Hydrogen Partnership, Bart Biebuyck. También han participado en el acto la ministra de Industria, Reyes Maroto, y el director General de IDAE, Joan Groizard, o el presidente de Cemex para la región EMEA, Sergio Menéndez.

El proyecto forma parte de la iniciativa europea Green Hysland, siendo el primero de hidrógeno renovable de un país mediterráneo con financiación europea

La nueva planta se asienta sobre la antigua cementera de Cemex en Lloseta, cerrada tras la crisis financiera. Ahora precisa el despliegue de las infraestructuras necesarias para construir un ecosistema de hidrógeno renovable en la isla de Mallorca. Con ello, ayudará a alcanzar los objetivos medioambientales marcados por el del Govern de les Illes Balears en las islas. La UE ha comprometido diez millones de euros en su ejecución a través del Clean Hydrogen Partnership.

Esta iniciativa, en línea con la nueva Estrategia de Hidrógeno de la UE y con la Hoja de Ruta del Hidrógeno del Gobierno de España, se ha ganado la segunda mayor subvención concedida por este organismo a un proyecto de hidrógeno verde y la primera a un país mediterráneo.

Teresa Ribera ha destacado que “este proyecto pionero inaugura un desarrollo tecnológico que será muy relevante en los próximos años, para sustituir el gas de origen fósil por gases renovables, como el biogás, el biometano, y por hidrógeno obtenido con energías renovables. Gracias a estos avances, que estamos impulsado con el PERTE ERHA, reduciremos nuestra dependencia de las importaciones de hidrocarburos, ofreceremos una solución para la descarbonización de sectores difíciles de electrificar, como la industria o el transporte pesado, y crearemos nuevas empresas y nuevos empleos de calidad”.

La vicepresidenta tercera ha añadido que “España debe activar todos los resortes para ganar soberanía energética, y las energías renovables van a tener un papel determinante. Y entre ellas, el hidrógeno constituye una apuesta estratégica de país”.

Parte del hidrógeno verde se transportará a través del primer hidroducto de España, que Redexis construirá en la isla

La presidenta Armengol, por su parte, ha valorado el salto de Baleares, “situándose a la vanguardia de la transición energética en España y smarcando el paso igual que ya hicieron con normativas pioneras como la ley de residuos, que suprimió los plásticos de un solo uso, o la ley de cambio climático”.

Pruebas superadas

El electrolizador que produce hidrógeno renovable ya ha completado las pruebas técnicas de puesta en marcha. Una vez que esté plenamente operativo cuando se complete el despliegue de las infraestructuras para su consumo, tendrá una producción de al menos 300 toneladas de hidrógeno renovable anuales.

La electricidad renovable necesaria para alimentar el electrolizador estará garantizada por las plantas fotovoltaicas de Lloseta (8,5MW) y Petra (5,85MW). La plataforma GreenH2Chain, desarrollada por Acciona Energía, acreditará mediante tecnología blockchain que el hidrógeno obtenido en la planta es 100% renovable.

Una vez el ecosistema de hidrógeno verde en Mallorca esté plenamente implementado, el objetivo es reducir las emisiones de CO2 de la isla en hasta 21.000 toneladas al año. Parte del hidrógeno verde se transportará a través del primer hidroducto de España, que Redexis construirá en la isla, y que podrá ser inyectado en la red de distribución de gas natural de la que la compañía dispone en Palma de Mallorca, con lo que contribuye a la descarbonización de los consumos insulares. Actualmente, se está terminando la fase de tramitación administrativa y la compañía podrá iniciar la construcción del mismo en el segundo trimestre del año.

El hidrógeno verde tendrá múltiples aplicaciones en la isla de Mallorca como el suministro de combustible limpio a flotas de autobuses, la generación de calor y energía eléctrica para edificios comerciales y públicos y la creación de una estación de abastecimiento.

También el sector empresarial se está sumando al despliegue de este ecosistema de energía limpia con acuerdos como el alcanzado con el grupo hotelero Iberostar para sustituir parte de su consumo de gas natural por hidrógeno renovable.

Otros sectores económicos industriales, de movilidad, entidades públicas y privadas se sumarán previsiblemente al uso de esta energía renovable, afianzando el proyecto de energía renovable de Mallorca, así como la reindustrialización de Lloseta y de su entorno con proyectos compatibles con las actividades ya existentes.

Mallorca se encuentra en una posición ideal para desarrollar el primer hub de hidrógeno renovable del sur de Europa, convirtiéndose así en el primer ejemplo europeo de una economía insular basada en el hidrógeno verde.

Normas
Entra en El País para participar