Infraestructuras

OHLA buscará liberar los 140 millones en garantía de su línea de avales

Convencer a los bancos depende, en parte, de una mejora del ‘rating’.

El consejero delegado de OHL, José Antonio Fernández Gallar.
El consejero delegado de OHL, José Antonio Fernández Gallar.

La mejoría de la salud financiera de OHLA en 2021 tras cinco años de pérdidas; el recorte del apalancamiento en 275 millones entre el pasado ejercicio y los primeros meses de este 2022; su mayor actividad de contratación (3.700 millones en 2021), y la rentabilidad de la actividad de construcción (4,5% de margen de ebitda), han puesto al grupo en posición de hablar con sus bancos de cabecera en un contexto de normalización del negocio.

Ante las expectativas de repetir un resultado positivo en este 2022, fuentes financieras aseguran que OHLA tiene intención de trabajar en aflojar uno de los corsés que impuso la banca en 2019: la garantía de 140 millones para seguir disponiendo de una línea de avales firmada en diciembre de 2016 y que actualmente tiene un saldo de 314 millones. La empresa ha eludido hacer comentarios al respecto.

Santander, Bankia, CaixaBank, Sabadell, Crédit Agricole y Société Générale forman equipo en lo que se conoce en OHLA como Financiación Sindicada Multiproducto, que incluía una línea de avales por 465 millones y otra de confirming por 95 millones. Este apoyo aún fue reforzado en marzo de 2017 con un crédito revolving de 190 millones, pero en posteriores renovaciones la banca estrechó el control a la vista de que se derrumbaba el rating de la compañía. Fueron canceladas la financiación revolving y la línea de confirming, además de rebajarse los avales hasta los citados 314 millones.

Los acreedores de OHLA impusieron la renovación de esta última línea por trimestres, y en junio de 2019 fue exigido el depósito indisponible de 140 millones de euros como garantía. Esa cifra supuso empeñar el 17% del efectivo y activos líquidos del grupo.

En plena expansión de la contratación, con previsión de superar este año de nuevo los 3.500 millones en nuevas obras, y ante la búsqueda de negocio tanto en el sector concesional como en el desarrollo de plantas renovables, OHLA se ha impuesto el reto de liberar ese capital. Pero antes, citan las fuentes financieras consultadas, debe mejorar su calificación crediticia.

De OHLA cuelga la nota ‘Caa1’ con perspectiva positiva de Moody’s desde julio del año pasado. Y en una última revisión de la calificación de Fitch, con la que se canceló el contrato el pasado mes de septiembre, se subió del ‘RD’ (nota de incumplimiento por el canje de deuda en dificultades que acompañó a la reestructuración financiera) a una posición de ‘CCC+’, que aún indica un alto riesgo de incumplimiento.

En la empresa se espera un próximo examen y, dependiendo del resultado, se abrirán conversaciones con el sindicato bancario en busca de recuperar la citada garantía. De hecho, la línea de avales vence el 30 de junio y se intentaría renovar con nuevas condiciones.

El millonario depósito indisponible de OHLA está incluido en la cuenta de resultados en la línea de activos financieros corrientes por un total de 335 millones. Esta última cifra también incluye 50 millones en garantía de la correcta ejecución de obras en EE UU.

Contexto para la apertura de conversaciones

1. Los 24,5 millones ganados en 2021 rompieron una racha de cinco años de pérdidas para OHLA, que venía de declarar 151 millones en rojo en 2020. La viabilidad de la empresa estaba en duda en el momento de entrada de los hermanos Amodio en el capital y la posterior reestructuración financiera.

2. Además de la línea de avales por 313 millones de la financiación sindicada, y de otros 300 millones en avales bilaterales, la compañía consiguió en agosto del año pasado una nueva línea de avales sindicada revolving por 150 millones. El 60% está garantizado por Cesce.

3. OHLA cerró 2021 con un alza del 35% en el ebitda (91,2 millones), 3.700 millones en obra nueva (un 34% más que en 2020) y una cartera creciente en un 17%, hasta superar los 5.800 millones. La posición de liquidez con recurso es de 841 millones y la generación de caja orgánica ha alzado los 200 millones. Tras amortizar el crédito ICO de 140 millones deforma anticipada (en un año y nueve meses) y anunciar la recompra de bonos por 43 millones, la empresa defiende que está cumpliendo los compromisos con inversores y acreedores.

4. El objetivo para este año es dejar la deuda bruta en el entorno de los 350 millones, nominada en bonos con vencimientos en 2025 y 2026, y volver a refinanciar para evitar subidas de intereses fijadas a partir del 15 de septiembre de 2023. Estos títulos de deuda pagan un interés del 5,1% anual, a lo que se suma un 1,5% anual en interés payment in kind (PIK). Este último escalará al 4,65% dentro de un año y medio y, una vez capitalizado, se añade al principal pendiente de la deuda en bonos.

Normas
Entra en El País para participar