Infraestructuras

Los Amodio ponen a OHLA y Caabsa a buscar obras en alianza en México y Perú

El acuerdo se ciñe, de momento, a proyectos de infraestructuras de transporte en Latinoamérica

Luis Amodio y Mauricio Amodio, presidente y vicepresidente primero de OHLA, respectivamente.
Luis Amodio y Mauricio Amodio, presidente y vicepresidente primero de OHLA, respectivamente.

La familia mexicana Amodio comienza a estrechar lazos entre su participada española OHLA, de la que es primer accionista con el 25,96% del capital, y Caabsa, firma con la que operan en el mercado de la construcción en su país natural. El foco, cuentan fuentes familiarizadas con el acuerdo de cooperación anunciado la semana pasada, está puesto en Latinoamérica y, de momento, afecta exclusivamente a la actividad de construcción de infraestructuras de transporte.

La alianza entre ambas, aprobada por el consejo de administración de OHLA, fue anunciada el día 9 ante la CNMV, pero se ahorraron detalles sobre el alcance. “El objetivo del acuerdo suscrito es potenciar, en beneficio de todos los accionistas del grupo OHLA, las posibles sinergias derivadas de la colaboración de ambos grupos en el sector de la construcción, y todo ello sin perjuicio de mantenerse como grupos separados y competidores”, indicó la compañía madrileña ante el regulador bursátil.

Las fuentes consultadas afirman que los equipos de las dos constructoras han comenzado a analizar concursos en México y Perú, eludiéndose por el momento la colaboración en el mercado concesional. En esta primera fase de mayor cercanía también queda al margen el mercado estadounidense, en el que OHLA es una de las principales referencias internacionales. De hecho, basa allí buena parte de su crecimiento internacional.

Las dos constructoras de Luis y Mauricio Amodio han descartado crear una empresa conjunta, en contra de lo que hizo FCC con Carso tras la entrada del mexicano Carlos Slim en el capital de la primera (FCC Américas, participada al 50%). En este caso, se opta por la concurrencia a proyectos en alianza allí donde se aprecie complementariedad.

La comunicación de la cotizada española ante la CNMV, una vez que esta iniciativa pasó por la comisión de auditoría y cumplimiento y obtuvo luz verde en el consejo de administración (con la abstención de los hermanos Amodio), fue realizada atendiendo a razones de gobierno corporativo y a la vista de que podrían darse operaciones vinculadas a partir de ahora. En todo caso, OHLA subrayó que cualquier paso de la mano de Caabsa se realizará “con el máximo respeto a su autonomía e independencia de gestión”.

Reconstrucción

La elección de México para iniciar una andadura uniendo fuerzas se debe a que es el mercado natural de Caabsa y a la larga experiencia de OHLA en el país. Esta última tuvo que desprenderse de OHL México y del desarrollo hotelero de Mayakobá para sobrevivir tras una fuerte crisis reputacional por acusaciones de soborno y malas prácticas contables en el negocio concesional, con el que cotizaba en Bolsa.

El país norteamericano sigue siendo estratégico para el grupo español, que busca reconstruir su negocio en el que fue su principal destino. El pacto actual con Caabsa tuvo un prólogo el año pasado cuando OHLA y la mexicana compartieron consorcio en busca de la entrada en el multimillonario proyecto de construcción del Tren Maya.

En el sector se interpreta que Caabsa, con mayor experiencia en la edificación, puede dar un salto exponencial en la obra civil utilizando las certificaciones y experiencia de la española, y que esta última puede favorecerse de formar sociedades con un socio local.

Sobrevuela esta estrategia el rechazo manifestado este mismo mes por el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador contra empresas españolas, entre ellas Repsol, Iberdrola, OHLA y los bancos. El mandatario dijo hablar de manera informal, pero abrió una nueva grieta de confianza entre México y España. Pese a este mar de fondo, Técnicas Reunidas anunció el lunes la adjudicación de un contrato de 300 millones de euros con la empresa estatal mexicana CFE para la construcción de dos plantas de ciclo combinado.

En cuanto a Perú, su interés para el sector de la construcción reside en un plan de infraestructuras presentado en 2019 y con bajo nivel de ejecución. Entre las prioridades está la ejecución de nuevas líneas de metro, mejoras en la red de carreteras, puertos y ferrocarril. OHLA desembarcó en ese país en 1999.

Nuevo acercamiento dos años después del proyecto de fusión

Estrategia. El anuncio de una estrategia para acercar los intereses de OHLA y Caabsa en el negocio de la construcción fue acompañado de todo tipo de cautelas la semana pasada, subrayándose la independencia de ambas compañías. Y es que apenas han pasado dos años desde el intento de fusión que los Amodio y los Villar Mir tuvieron sobre la mesa (febrero de 2020). Los mexicanos entregaban el negocio de construcción de Caabsa Infraestructuras a cambio de no menos del 31% de la compañía resultante y con la condición de quedar eximidos de lanzar una opa por el 100%. Explicaron entonces ante la CNMV que no perseguían como principal objetivo la toma de control sino sacar adelante un proyecto industrial.

Compromiso con los inversores. La independencia en la gestión de OHLA frente a Caabsa es de exigido cumplimiento ante los bonistas de la española. El acuerdo de refinanciación de deuda alcanzado en 2021 acota el margen de actuación de la firma que dirige José Antonio Fernández Gallar en el plano de las operaciones corporativas.

Normas
Entra en El País para participar